Análisis de TCHIA

0
243
Publicidad

Disponible en formato digital para PlayStation 4, PlayStation 5 y PC.

Juego analizado en PlayStation 5.

Desarrollado por Awaceb y la editora Kepler Interactive nos traen Tchia, un juego de aventuras en un grupo de islas ficticio inspirado en las auténticas islas de Nueva Caledonia. 

Cuando su padre es secuestrado y su hogar es tomado por Meavora, el tiránico gobernante del archipiélago, Tchia, la heroína del juego, se embarca en una gran aventura alimentada por maravillas místicas y momentos desarmantemente tiernos. A medida que los jugadores atraviesen esta tierra ficticia inspirada en gran medida en la nación insular de Nueva Caledonia, conocerán una gran variedad de nuevas culturas, tradiciones e idiomas.

Han brotado extrañas criaturas conocidas como Maano, hechas de tela y poseídas por algún tipo de espíritu maligno. Maano y Meavora representan una gran amenaza, colonizando y contaminando las hermosas y cautivadoras islas. Depende de ti zarpar y visitar las islas del archipiélago, liberar sus tierras, rescatar a tu padre y derrotar a las fuerzas del mal.

Por el camino, Tchia desbloqueará sus propias habilidades sobrenaturales, que le permitirán saltar con el alma dentro de animales y objetos de su hogar para resolver puzles, moverse libremente y evitar peligros. Usando esta habilidad, podrás alcanzar zonas y lugares que de no ser de esta forma no podríamos llegar.

Lugares en los que podremos «sincronizar» como las atalayas de Assassin’s Creed, pero en lugar de lanzarnos a un montículo de paja, daremos un grito que nos servirá como tal.

Pero no solo vale para alcanzar lugares altos, sino también para defendernos de los enemigos. Por ejemplo, si nos metemos dentro de un coco podremos atacar a los enemigos lanzando el coco y saluendo de el en el momento oportuno para poder así atacar con mas fuerza al enemigo.

Aunque también podremos atacar con nuestro fiel tirachinas que nos sacará de mas de un apuro.

Awaceb no esconde el amor que sienten por The Legend of Zelda, ya que nos recuerda mucho a The Wind Waker y a The Breath of the Wild. A The Wind Waker por ir navegando con nuestra barca con la que podemos ir de una isla a otra y también podemos zambullirnos para recoger tesoros. Aunque deberemos controlar nuestro medidor de respiración, porque como en todo juego que disponga de zona acuática podremos ahogarnos si se nos acaba el aire.

Pero a su vez recuerda también a The Breath of the Wild por su mundo abierto y que a la hora de escalar montañas, palmeras o incluso paredes hace que consumamos resistencia, resistencia que deberemos de controlar ya que se agota conforme vayamos escalando.

También disponemos de un ukelele mágico que es completamente funcional y que nos servirá para aprender canciones que nos serán de gran ayuda. Por ejemplo podemos aprender una canción que nos lleve de un punto a otro sin necesidad de hacer el recorrido a pie o en barco. Y también podremos tocarlo en las fogatas, fogatas que sirven como pundo de descanso, para comer, tocar el ukelele o cambiarnos de ropa en cualquier momento. Compartiremos historias folclóricas cantando en dehru (un idioma nativo de Nueva Caledonia que hablan todos en el juego) y en francés mientras tocamos el instrumento.

Pero no todo será tocar un instrumento y cantar, verás el comienzo de las ciudades, las fábricas y el capitalismo a medida que avanzas, un cruel recordatorio de como el ser humano abarca y acaba con todo lo que quiere. También tenemos momentos de relajación donde encontraremos pequeños minijuegos para afinar nuestra puntería y recoger así suculentas recompensas.

Referente al apartado gráfico entra directamente por los ojos, tanto por su simplicidad como la grandísima y magistral paleta de colores que han sabido trabajar con sabiduría. En cuanto al apartado sonoro cumple sin más la expectativas, habiendo sonidos relajantes y músicas que acompañan a perfección junto al idioma nativo del juego.

CONCLUSIÓN

Awaceb ha creado un juego hecho con mimo y cariño desde el minuto uno. El mundo de Tchia es hermoso al igual que sencillo, pero dotándolo de vida de una forma tan especia que muchos otros juegos quisieran tener. Tchia es una compra obligada.

Hemos realizado el análisis gracias a un código que nos ha proporcionado Kepler Interactive.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí