Un tribunal francés ha condenado a Hassa, la única hija del rey Salman de Arabia Saudí, por golpear y secuestrar a un empleado

0
1611
Publicidad
  • Un tribunal francés la ha condenado este jueves a una pena suspendida de 10 meses de cárcel y a desembolsar 10.000 euros
  • La hermana del príncipe heredero saudí será juzgada en París por agredir a un fontanero

Y, finalmente, Hasa bint Salman (45), hija del rey Salman de Arabia Saudí, fue declarada culpable. Un tribunal francés la ha condenado este jueves a una pena suspendida de 10 meses de cárcel y a desembolsar 10.000 euros por golpear y secuestrar a un empleado contratado para reformar su apartamento en París.

Los hechos que desembocaron en su abrupta huida de Francia y el inicio del proceso se remontan a septiembre de 2016. La princesa, hermanastra del todopoderoso príncipe heredero Mohamed bin Salman, contrató a Ashraf Eid, un pintor y decorador francés de origen egipcio, para la reforma de su apartamento, ubicado en la avenida Foch, en las inmediaciones del Arco del Triunfo en el distrito XVI de París.

Pero la relación laboral se torció poco después, cuando la princesa halló a Eid fotografiando las habitaciones del inmueble para -según el decorador- usarlas más tarde con el propósito de devolver el mobiliario a su posición original. Hasa le acusó de intentar vender a la prensa las instantáneas de su vivienda y descargó la cólera sobre el empleado. «Tienes que matar a ese perro. No merece vivir», le ordenó Hasa a su entonces guardaespaldas, según el testimonio ofrecido durante el interrogatorio y publicado inicialmente por Le Point.

La corte gala, que juzgó a Hasa en rebeldía y llegó a dictar una orden de arresto internacional contra ella que la ha obligado a permanecer en territorio saudí desde 2018, considera ahora que la princesa fue cómplice de la violencia ejercida sobre Eid y de su secuestro. Su guardaespaldas, Rani Saidi, ha recibido, por su parte, una sentencia suspendida de ocho meses y a pagar 5.000 euros.

«NO SE COMETIÓ EL MÁS LEVE CRIMEN»

La defensa de la saudí, la gran ausente durante estos tres años, ha anunciado que recurrirá el fallo. Alega que el testimonio de Eid es falso. «No hay nada en el caso que sirva para establecer que se cometió el más leve crimen. Esta sentencia no está basada en ningún prueba concreta sino en acusaciones infundadas realizadas por el demandante que ni siquiera acudió al juicio para respaldarlas», ha explicado el abogado de la princesa, Emmanuel Moyne.

Otro de los representantes de Hasa, Lisa Janaszewicz, ha señalado, además, que es la hija de Salman la verdadera víctima del escándalo judicial. «Al ser grabado sin su consentimiento, Eid vulneró su derecho a la privacidad. La princesa ha sufrido además dos años de procedimientos legales y un tratamiento mediático que ha cambiado injustamente el modo en que es percibida«.

Hasa es la única hija del rey saudí Salman (83), fruto de su primer enlace con su prima Sultana bint Turki, quien falleció a los 71 años en julio de 2011. Su equipo legal ha tratado durante el juicio de lanzar un alegato a favor de la princesa. «Es una mujer cariñosa, humilde, accesible y culta», aseguró Moyne durante el inicio del juicio el pasado julio.

Según el relato de la víctima, el escolta -siguiendo las instrucciones de Hasa- le atizó a Eid un golpe en la cabeza; le ató manos y pies y durante cuatro horas le propinó una salvaje paliza. Las vejaciones sólo cesaron cuando intervino otro hombre y después de que el torturado aceptara la humillación de arrodillarse y besar los pies de Hasa, que grabó la escena. «No vuelvas nunca más al distrito XVI», le espetó antes de recobrar la libertad y acudir a una comisaría de policía para denunciar el calvario.

«VERÁS CÓMO SE LE HABLA A UNA PRINCESA»

Durante el maltrato, la princesa le había dejado caer un recado: «Verás cómo se le habla a una princesa, cómo se dirige uno a una familia real«. Tras la denuncia, el guardaespaldas fue arrestado y acusado de violencia armada, robo y secuestro. En octubre de 2016 le fue rechazada la petición de libertad bajo fianza.

Casi nada se sabe sobre la biografía de la controvertida Hasa. En la prensa saudí se celebra su afición por los trabajos de beneficencia y su defensa de los derechos de la mujer. «Es la única hija de Salman y es conocida por ser arrogante, temeraria y corrupta«, señaló hace año y medio en conversación con LOC un activista saudí con buenos contactos en los pasillos de Riad, que exigía anonimato por miedo a represalias. Junto a los pormenores de los hechos, el pintor también denunció que la princesa le dejó sin pagar 20.000 euros por los trabajos realizados en el apartamento y les requisó sus herramientas.

No es la primera vez que la vasta familia real saudí se enfrenta a la justicia francesa. Hace seis años un tribunal galo decretó la confiscación de todos los bienes de la princesa Maha al Sudairi, viuda de Nayef bin Abdelaziz, quien fuera príncipe heredero y ministro del Interior fallecido en Ginebra un año antes. Maha, junto a su séquito de 60 personas, había dejado en un hotel de lujo facturas sin pagar por la friolera de seis millones de euros.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí