Trabajadores del Teatro Principal de Alicante son despedidos tras denunciar sus precarias condiciones laborales

1
345
Publicidad

El Teatro Principal de Alicante, gestionado a partes iguales por la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de Alicante y el banco Sabadell, es noticia después de que una importante cantidad de trabajadores de sala y montaje denunciase a través del Sindicato Independiente de la Comunidad Valenciana, el injusto despido que sorpresivamente han sufrido.

La institución prescindió de los empleados a través de un mensaje de whatsapp enviado en la madrugada del día 4 de enero, a través de las empresas Roi Plus Outsourcing and sales y Go Group, encargadas de la subcontrata del servicio de azafatas y montaje, después de conocer la interposición por parte de estos de papeleta de conciliación reclamando sus derechos laborales, aunque los primeros despidos ya se produjeron en el mes de noviembre de 2022 entre operarios de montaje que exigían el pago de sus salarios y quienes ya han demandado ante la jurisdicción social.

Precariedad laboral e impagos

El detonante de la situación viene de lejos. Ya en 2020, este medio recibió una nota en la que los empleados del Teatro Principal informaban de las precarias condiciones que hoy denuncian, acusando la falta de pago de sus salarios y la inexistencia de contratos por escrito.

El sindicato Independiente, a través de sus servicios jurídicos, ha denunciado además, que los trabajadores despedidos permanecían sin convenio reconocido, acumulaban retrasos de meses en el cobro de salarios y sus altas y bajas en la seguridad social se realizaban por día trabajado en claro fraude de ley, con jornadas que en ocasiones superaban las 16 horas.

Algunas de las azafatas despedidas aparecen aún en las redes de la subcontrata Go Group posando en el hall del Principal durante el concierto de año nuevo de este año.

Cabe decir que de entre los gravísimos hechos, destaca especialmente el presunto acoso laboral sufrido por una de las empleadas, que requirió de asistencia médica en su propio puesto de trabajo debido a la grave crisis de ansiedad producida por uno de sus superiores y al que la empresa alude en su despido, restándole importancia y acusándola de exagerar los hechos en perjuicio de la institución al «sobreactuar» y dar «aviso a la Policía y a los servicios de emergencias sanitarias sin ningún motivo«.

Responsabilidades políticas

Pese al papel de las empresas subcontratistas en los hechos denunciados, la subdirectora de la institución, María Dolores Padilla (colocada como cuota del PP), sería la máxima responsable de la indecorosa situación de los trabajadores, no solo por tener conocimiento de la misma, sino por alentarla mediante una serie de contratos realizados, como ella misma ha reconocido, sin publicidad y a «dedo» que, de acuerdo con la demanda presentada por el Sindicato Independiente, enmascararían una situación de cesión ilegal de trabajadores.

El alcalde de Alicante Luis Barcala junto a María Dolores padilla en una imagen de archivo

La nefasta gestión de personal del teatro cuenta con precedentes similares. En el año 2020 la instrucción ya fue condenada a restituir en su puesto a dos trabajadoras contratadas como falsas autónomas por la dirección en sustitución del personal de taquilla.  De ser reconocida esta nueva situación por los tribunales, supondría un importante revés económico para el coliseo alicantino, cuyas cuentas permanecen en números rojos y todo un escándalo en plena campaña electoral del alcalde Luis Barcala, quien según fuentes consultadas, ya estaría barajando el cese de Padilla.

Publicidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí