La comarca de la Marina Baja alicantina mira de reojo al estado de sus embalses en descenso de reservas

0
372
Publicidad

Los pantanos de Guadalest y Amadorio son vitales para el turismo que se anuncia puede llegar a ciudades como Benidorm coincidiendo con la evolución favorable de la pandemia.

Los datos ofrecidos por la Confederación Hidrográfica del Júcar indican que si las lluvias no lo remedian, podrían aparecer los primeros problemas de abastecimiento en una comarca como la Marina Baixa donde el turismo es vital en la economía de todos sus municipios.

Así, esta semana nos deja una media del 38% de media en los dos pantanos de la zona. El de Guadalest ofrece reservas de 5,40 hectómetros cúbicos, lo que representa el 41% de su capacidad total, que está tasado en 13 Hm3. Hace un año ofrecía reservas equivalentes al 60%. Por tanto, la mengua de reservas es más que evidente, amén de preocupante.

Por su parte, el embalse de Amadorio, el más cercano al mar de cuantos existen en España, está en estos momentos al 34% de su capacidad, estimada en unos 15 Hm3. Hace un año era el 45% de su capacidad la ocupada por agua destinada al consumo humano y agrícola.

De momento, salvo error u omisión, los políticos no han tenido iniciativas al menos públicas destinadas a tomar medidas que palíen las consecuencias de una sequía que amenaza ya tanto al campo como a la fuente de riqueza de la Marina Baixa, que es el turismo.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí