Análisis de GOD OF WAR RAGNARÖK

0
85
Publicidad

Juego disponible en formato digital y físico para PlayStation 4 y PlayStation 5.

Juego analizado en PlayStation 5.

Han pasado 5 años desde que se lanzase God of War (2018) que fue un título sensacional y eso es innegable. Santa Monica Studio logró renovar una serie que estaba desgastada. God of War: Ragnarök no intenta reinventar la rueda, sino que toma lo que lo hizo tan espectacular y lo eleva a la enésima potencia pero, ¿habrá sido suficiente?

Debido a que es un juego muy esperado que se centra en la historia (especialmente en cómo terminaron las cosas en el anterior), muchos jugadores quieren jugarlo a ciegas y lo respetamos. Así, esta reseña no contendrá spoilers . No habrá nada sobre la trama que no sepas, pero cubriremos algunas mecánicas de juego que son completamente nuevas. Por eso, esta revisión será un poco diferente de lo habitual.

God of War: Ragnarok tiene lugar poco después de los eventos de God of War (2018). Kratos y Atreus están lidiando con el Fimbulwinter en Midgard, ya que ocasionalmente son atacados. Sin embargo, Atreus sigue siendo tan rebelde como siempre y termina descubriendo cosas que lo pondrán a él y a su padre en el camino para encontrar al dios nórdico de la guerra.

God of War: Ragnarök toma la jugabilidad de 2018 y la mejora en todos los sentidos. Al principio, comenzaremos desde cero una vez más, aunque el Hacha Leviatán y Las Espadas del Caos están disponibles desde el principio. Esto quiere decir que aún tendrás que desbloquear varias mecánicas y combos en el árbol de habilidades.

En cuanto a la jugabilidad es básicamente la misma que en el juego de 2018, pero con algunos refinamientos y mejoras, como los ataques desaltar y atacar, las nuevas animaciones de matar enemigos aturdidos con R3, etc.

Una de las críticas que recibió el título de 2018 fue la variedad de enemigos, pero en esta ocasión God of War: Ragnarök logra traerte una gran variedad de ellos, así como varios jefes y subjefes con enfrentamientos espectaculares. Por supuesto, muchos enemigos se repiten a lo largo del juego, pero es más variado que en 2018 donde habían Trolls para dar y regalar.

God of War: Ragnarök es un juego largo. La campaña principal te puede durar unas 25 horas sin prisas y siguiendo los objetivos. Para explorar todo lo que ofrece el juego y completar todas las misiones, coleccionables y desafíos, se puede alargar alrededor de 50 a 60 horas, dependiendo de lo que te quieras entretener con todo lo que ofrece..

A pesar de que vuelves a visitar muchos reinos en God of War: Ragnarök, son diferentes debido al Fimbulwinter. Es normal que en algunas partes pienses que «ya he estado aquí antes“, como el Lago de los Nueve en Midgard, que ahora está completamente congelado.

God of War: Ragnarok es fácilmente uno de los juegos más pulidos de PlayStation 5. El modo de rendimiento ofrece fácilmente 60 fotogramas por segundo constantes. Los otros modos hacen que el juego se vea bonito en un televisor 4K, pero, sinceramente, 60 fps vale mucho más. God of War: Ragnarök es un juego muy hermoso. Los modelos de los personajes están muy bien hechos y muchos paisajes son impresionantes.

Otro punto que sin duda merecen elogios, son los temas de accesibilidad. Hay varias opciones que puede cambiar que pueden facilitarle la vida si tiene algún tipo de discapacidad física. Sin embargo, vale la pena mencionar que puedes cambiar todos los botones del juego. Entonces, si no te gusta atacar con R1 y R2, simplemente cambia a cuadrado y triángulo sin ningún problema.

La banda sonora también es excelente, y puede poner la piel de gallina en momentos importantes de la historia. Y el doblaje al castellano no queda atrás, ya que sigue doblado por Rafael Azcárraga, Ramón De Arana o Gabriel Jiménez.

CONCLUSION

Santa Monica Studio ha hecho lo imposible: mejorar lo inmejorable. God of War Ragnarök es mejor, más grande, un despliegue técnico y sonoro fuera de serie. Todo lo que podamos decir de las nuevas aventuras de Atreus y Kratos es quedarnos corto. Es cierto que no asombra como nos pasó con el juego de 2018, pero es una vuelta de tuerca más a lo que vivimos hace unos años. Así da gusto que venga el Ragnarök.

Hemos realizado el análisis gracias a un código que nos ha proporcionado PlayStation.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí