Ana Vega (Vox) es la portavoz con menor actividad en les Corts Valencianes y cuesta a los valencianos 503€ por minuto trabajado

0
527
Publicidad

La legislatura toca a su fin y a solo unos meses de concurrir de nuevo a elecciones municipales y autonómicas, es tiempo de hacer balance del desempeño de nuestros políticos durante los últimos cuatro años para valorar si nuestro voto fue bien empleado, o, por el contrario, deberíamos entregar nuestra confianza a otras siglas cuando en mayo seamos llamados a las urnas.

Los titulares de prensa, manifestaciones públicas, o las iniciativas legislativas presentadas con mayor o menor éxito son una buena forma de medir el trabajo de nuestros representantes, sin embargo, la web de la Generaliat Valenciana ofrece una herramienta mucho más objetiva, que permite conocer con precisión las horas dedicadas por cada diputado al trabajo parlamentario y a sus intervenciones en las diversas comisiones en las que participa.

Ante la gran disparidad de diputados por grupo, este medio ha optado por comparar el trabajo de los síndicos (portavoces) de cada uno de ellos, para evaluar de la forma más objetiva posible la labor de sus siglas.

Derechas en las antípodas

Comparando el cómputo total de minutos empleados por cada portavoz durante sus intervenciones en las diferentes comisiones en las que ha participado durante los casi cuatro años que ya ha durado la decima legislatura, PP y Podemos se reparten el protagonismo en la cámara valenciana. Aunque el PP destaca por encima de los demás grupos, con un total de 30,07 horas, repartidas entre Eva Ortiz, con más de 23,25  horas de intervenciones a sus espaldas y Maria josé Catalá quien solo acumula 6,42h al entrar en 2021 a sustituir a su compañera de partido en el cargo de portavoz.

Cabe destacar el notable trabajo de Maria Pilar Lima al frente del grupo Podemos, quien dedicando más de 23,48h a sus intervenciones ha eclipsado a la socialista Ana Barceló, quien ha dedicado 23,05 horas a su actividad parlamentaria, pese a contar con una representación mucho mayor en la cámara.

Sesión plenaria en las Cortes Valencianas

A la cola figuran Carmen Luisa Robles (Compromís) con solo 14,09h de intervenciones, Ruth María Merino, de Ciudadanos, con 13,26h, y finalmente, para sorpresa de nadie, Ana Vega en representación de Vox, quien con solo 12,21 horas de intervenciones, no llega ni a la mitad de horas parlamentarias que sus homólogos populares.

El caso de Vega resulta todavía más impactante si se la compara con otros compañeros de su propio partido, que sin ostentar la portavocía, a la que se presupone un cierto protagonismo parlamentario, han acumulado muchas más horas de actividad. El sanvicenteño David García, con 25,28 horas de intervenciones, el valenciano José María Llanos con 34,54 horas, el ilicitano Miguel Pascual con 30,09 horas de parlamento a sus espaldas, e incluso la maltratada villenense Ana María Cerdán (17 horas) superan ampliamente el exiguo peso de Vega, cobrando todos ellos, dicho sea de paso, casi 30.000 euros menos anualmente.

Ana Vaga

Ana Vega, o «Vaga«, como la apodan muchos parlamentarios en las cortes, por su deficiente desempeño al frente de la portavocía de Vox, es un caso especialmente llamativo y sangrante de parasitismo político.

La síndica de la «España que madruga» entró a las Cortes Valencianas habiendo cotizado en toda su vida laboral tan solo 450€ tras trabajar un año como pasante en el despacho de abogados del representante de Izquierda Unida en el Ayto. de Alicante, de lo que cabe deducir que, o bien cobraba en negro, o su labor en aquel bufete era poco menos que anecdótica, sin embargo, 4 años después, Vega percibe unos emolumentos, pagados con el dinero de los valencianos, de 90.635€ al año más dietas, lo que equivale a unas 8 veces el salario medio en España.

Comparativa de la declaración de bienes de Ana Vega de 2019 (izda.) en la que solo declaró 450 euros en todo un año como abogada y 2022 (derecha) donde tras 4 años como sindica de Vox muestra una notable mejora en su condición patrimonial con unos ingresos brutos por actividad de 90.635,60€, sin contar las dietas.

Estas cifras suponen que en sus 4 años como síndica de vox, la señora Vega se ha embolsado cerca de 362.540€ por apenas 12 horas de trabajo, o lo que es lo mismo, cada minuto que Vega dedicó a sus intervenciones en les Corts, le costó a usted, querido lector, algo más de 503€ de sus impuestos (sin contar dietas).

Pese a su más que generoso salario, Ana vega ha protagonizado diversos escándalos relacionados con el pago de su ostentoso viaje de bodas por unos empresarios locales, su ausencia en un homenaje a las víctimas de ETA para irse a comer a un restaurante de lujo con su marido (también cargo público gracias a la propia Vega), o el engaño, aún sin corregir, de su currículum en la web de las Cortes Valencianas.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí