Veinte años de peajes, dos décadas de promesas incumplidas, y un quinto de siglo sin progresar en media provincia de Alicante en infraestructuras

0
1516
Publicidad

Ya tenemos al hatajo de golfos que componen a todas las formaciones políticas que hemos votado recientemente mintiendo de nuevo sobre la autopista que cruza la provincia de Alicante, la AP-7, que hay que recordar, debería ser gratuita desde el 1 de enero del año 2000. Ahora que se acerca el fin de la prórroga de veinte años que le concedieron Zaplana y el presidente Aznar, sus herederos por los madriles y por la capital del Turia vuelven con frasecitas en sus comunicados de prensa como….«el gobierno abre la puerta a liberar la autopista»….»el gobierno apuesta por eliminar peajes»…..»el gobierno se replantea»….»el gobierno no descarta prorrogar»….etc. ¡¡¡Mamarrachadas propias de trileros que juegan con el pueblo que les da de comer!!!

Si tuviesen dignidad y un mínimo de vergüenza, el titular no daría lugar a dudas: «Los gobiernos de Valencia y Madrid confirman que la autopista AP-7 quedará libre de peaje y ya se trabaja en los proyectos para construir los nuevos accesos a todos los pueblos de la Marina Baja desde este vial». Sin más

Esta gente que nos gobierna desde Madrid, desde Valencia, desde la Diputación de Alicante y desde los Ayuntamientos de las comarcas directamente afectadas como son las dos Marinas, pero indirectamente toda la provincia, creen que los ciudadanos somos tontos y vamos a comulgar con todas sus tropelías a estas alturas de la película. Y se equivocan porque los ciudadanos estamos de todos ellos hartísimos, con el añadido de que muchos no vamos a transigir ante más tomaduras de pelo por parte de quienes cobran a final de mes de los impuestos que pagamos todos, especialmente los que afectan a las gasolinas, casi inaccesibles de nuevo para miles de familias como ya sucediera hace diez años.

Tramo de la AP7 antes del peaje de Altea con el Peñón de Ifach al fondo como símbolo de la Costa Blanca

Ni ministros, ni diputados de allí y de aquí, ni senadores, ni concejales ni alcaldes pueden seguir condenando a tierra a la ruina. Tenemos una autopista construída en tiempos de Franco, tenemos un trenet construído en tiempos de Alfonso XIII, y tenemos una carretera general cosnstruída en tiempos de Primo de Rivera que une a la capital con una comarca rica venida a menos desde hace tiempo. Nada se ha hecho en cuarenta y tantos años de democracia salvo prorrogar el peaje por dos décadas y electrificar un trenet que tarda ahora más en llegar desde Benidorm hasta Alicante que cuando la locomotora era de carbón.

Las Bancas de Suiza, Liechtenstein y la de Alemania sufragaron los gastos de la construcción de la AP-7 desde inicios de los años 70. Ya en 1981 certificaron que el vial entre Alicante y Altea había quedado amortizado.

Ni se ha eliminado el peaje de la AP-7, ni ha llegado el AVE que nos prometieron millones de veces a las comarcas del norte de la provincia, ni tampoco ha llegado la vía ancha, ni la autopista prometida que uniría Benidorm con Alcoy, ni por supuesto se han construido las variantes del Plan Nacional de Carreteras 1984-1991 treinta años después de ser aprobado por los gobiernos de Felipe González.

¿Se dan cuenta Ustedes de la tomadura de pelo de toda esta colección de inanes que viven a cuerpo de rey por no dar un palo al agua?. Ahora toca hablar de peajes porque no saben de qué hablar ante la nulidad en la gestión de todos y cada uno de ellos. No hacen nada, se ríen de nosotros y además, tienen comprados a los medios que les siguen la corriente en lugar de sacarles los colores a estos desmañados de la vida pública.

Es vox populi entre quienes vienen desde Madrid hasta Alicante en AVE que es «incomprensible» que tarden menos desde la capital de España hasta nuestra tierra que desde la capital alicantina hasta Benidorm, que todavía sigue siendo la «capital española del sol y playa» para millones de visitantes. Y sucede lo mismo con quienes llegan desde Oslo o Londres al aeropuerto de nuestra provincia. Tardan más en llegar desde El Altet hasta Benidorm que el vuelo desde sus países hasta España.

Peaje de la autopista en su inicio dirección norte a la altura de El Campello. ¿Será a partir de diciembre una estampa olvidada?

¿Nos damos cuenta que estamos alejándonos de todo aquello que supone progresar y estar a la altura de lo que hoy en día exige el turismo que deja riqueza allí donde acude en masa?. Aquí parece ser que ni los unos ni los otros quieren mover ficha, están muy bien como están, y mientras tanto, a tomarnos el pelo a todos día tras día y legislatura tras legislatura.

O espabilan ellos, o espabilamos nosotros, pero lo que es evidente amigos, es que ya no podemos seguir cruzados de brazos ante tanto trilero en la política que, además, pagamos entre todos. Si no valen, que dejen paso a gente nueva. Ya hemos soportado más de lo que deberíamos haber aguantado.

El valenciano Ábalos, socialista él y ministro del gobierno en funciones que parece no tiene ganas de iniciar la legislatura que votamos hace dos meses y dos días, dijo que el próximo 31 de diciembre la AP-7 quedará liberada de peajes y pagos. No se crean nada porque entre otras cosas que conllevaría tal gesto en favor de todos, estaría la construcción de accesos a todos nuestros pueblos, y de eso, que sepamos, no hay nada. Eso sí, todos ellos, los de allá, los de acá y los de acullá….cobran su sueldo a final de mes. En eso no hay margen de error, ni fallo ni retrasos. Y como guinda, nos venden que son «progresistas». Ver para creer.


Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí