«Ya lo tengo». Por José Antonio Corachán

0
1373
Publicidad

Y es que no hay nada como la experiencia, la paciencia y el cuajo, es el cocktail insuperable. Lo del cuajo no acabo de digerirlo, pero como ahora se lleva tanto el tripartito y por otra parte no hay dos sin tres, me dije: pongo al cuajo, lo he puesto y a funcionar. No se trata hoy de invento alguno, puesto que como sabemos no hay nada nuevo bajo el sol, ni tampoco de un nuevo método de pesca, caza o contemplación, se trata de política contemporánea, es mas, de futurismo político de calidad homologada. Dejar pasar el tren de la abundancia, dicha y felicidad sin subirse a él es porque eres tonto, tonto de guardia, tonto consolidado, o porque no tienes estación o apeadero donde detenerlo y subirte  a él. Y eso es lo que tengo, el apeadero, la parada, el andén desde donde acceder al tren de la política del futuro, transversalmente.

Olvidemos los sistemas democráticos parlamentarios presidencialistas, bipartidistas o multipartidistas. Prescindamos de los sistemas centralizados o descentralizados. Arrinconemos los sistemas de escrutinio electoral. Demos de lado a los sistemas autoritarios. Apartemos las trasnochadas monarquías. Omitamos a los sistemas de partido único. Enterremos en las profundidades del averno la tiranía, el nazismo y el fascismo. Una vez desnudos de la mundanal política, nazcamos al divino transversalismo, ese es el sistema bueno, el excelente, el magnífico sistema político. Con él caiga la que caiga, te sales transversalmente por la derecha o por la izquierda y los demás ni se enteran de que va la película y tu a lo tuyo, pero eso sí transversalmente.

En mi generación existía una graduación académica universitaria, la licenciatura en Ciencias Políticas y Económicas,  pero algún iluminaty político hizo desaparecer lo de Políticas, porque pensó: el obtener el título supone tener conocimientos contrastados sobre la materia y con ello facilitar el acceso laboral a su ejercicio, hecho que a su vez conlleva el Alta Fiscal. Por lo tanto si elimino lo de “Políticas” elimino la cultura y saber político, apiolo en un zulo el Alta y salgo luciéndome de político sin gastarme un duro, por la cara, que paguen los demás, titulados y atitulados. Y así andamos cobrando sin alta Fiscal amparados en el IRPF y buscando títulos en la Juan Carlos I donde al parecer los regalan. Por eso y algunas cosas mas que no menciono por timidez, al resto, a los analfabetos solo nos queda una salida para forrarnos: el Sistema Transversal. Que la cosa va bien, pues vale, yo a lo mio. Que la cosa se tuerce, se encorva o se dobla, pues nada, me voy rápido y veloz al transversalismo que es lo mio y sigo forrándome.

Así que tal como hemos llegado a este punto tendremos que abordar como ponerlo en práctica permanente y fijarlo como sistema. Veamos que necesitamos básicamente para ello: Cuatro pilares, a saber:

1. Un idioma para comunicarnos.

2. Un territorio donde asentarnos.

3. Personal preparado y documentado.

4. Un decálogo de actuación e ideario.

El idioma lo tenemos y llevamos años de veteranía con él: El Espanglish. El territorio también, el Islote de Benidorm según la cartografía marítima; según otras fuentes,  la Isla de los Periodistas. Igualmente el personal cualificado está a nuestro alcance, los políticos corruptos identificados por copia simple en la imputación judicial por corrupción, por sentencia firme, o en el caso de haber salido disparado (con permiso) de la trena, identificándose con el Certificado de Penales. El decálogo lo dejaré para el final porque de mayor quiero ser transversal…

Como decía el idioma es un pilar básico del sistema y nos evita enfrentamientos culturales idiomáticos, castellano, catalán, gallego, valenciano, euskera… y con tres campañas bien llevadas nos sitúa en el nivel que necesitamos. La primera campaña tiene un lema para concienciar al ciudadano: “Benidorm nos roba, a la catalana” (Benidorm steals our bolsillo). La segunda con mayor amplitud territorial tendrá el lema “España nos roba, a la canadiense” (España steals our pasta) y por último la tercera campaña nivel internacional tendrá como lema “Benidorm nos esquilma a la escocesa” (Benidexit ya). Tendremos instalada una mesa del monólogo en la futura cafetería del Centro de Observación de la Isla y nos acompañará un mediador internacional. Al no intervenir el Dr. Sánchez en el evento nos evitamos el Helipuerto, el puerto y la manutención y alojamiento de sus numerosísimos acompañantes y con una cerveza y una tapa salimos del apuro económico, habida cuenta de que el grupo de manifestantes previsto vendrán nadando o en patera cedida por Salvamento Marítimo y con su hamburguesa B. King en bolsa impermeable. Los manifestantes no violentos que vuelvan será atendidos por la prensa y la Cruz Roja previamente a su internamiento en Centro de Acogida.

Se preguntará el lector: Y el monólogo ¿de qué va?. Ya empezamos, de qué va a ir, tonto, va de Declaración Urbi et Orbi de la Isla como “Paraíso Fiscal de la Humanidad”, figura retórica inexistente el los códigos de Comercio, Civil, Penal, de Hamurabi y de la Circulación, al objeto de  eludir discrepancias y enfrentamientos con Policía y Juzgados. ¡Con un par! Y si me apuran mucho como Colón, con uno solo. Porque no la había  comentado, pero en el área pendiente del islote vamos a montar un Corruptódromo a la brasileña donde homenajear debidamente a los corruptos y en la parte mas alta un trampolín a lo roca Tarpeya para los arrepentidos. ¡Que no falte de na!.

Nuestro jefe de opinión analiza los devenires de los tiempos que nos han tocado vivir a la actual sociedad contemporánea

Soy consciente de que faltan muchos detalles, entre ellos hay dos que cabe destacar. La seguridad  estará a cargo del TUB (Trileros Unidos de Benidorm) y sorpresa ¡sorpresa! La moneda circulante será el lingote metálico en su modalidad de oro, plata y cobre. El papel moneda no será legal porque el papel, como a las hojas secas se lo lleva el viento. En un primer momento no, pero como la Mesa del Monólogo estará permanentemente en lo suyo, vamos a exigir a la gibraltareña nuestras aguas territoriales donde colocar Buques Cisterna para la venta de fuel y gas ciudad y como novedad los Cruceros Trilecasinos con el todo incluido. Será bienvenido cualquier carguero que transporte en sus bodegas tomate marroquí o naranja sudafricana, preferentemente envasados en maletas.

Con todas estas premisas el éxito del futuro Paraíso Fiscal de la Humanidad está asegurado. Queda por último explicitar el Decálogo-Ideario elaborado por N.Firpo y adaptado a las necesidades insulares:

I.   El poder está y reside en el dinero con independencia de su origen o procedencia.

II.  Todo gobierno defrauda a sus gobernados. Este defraudará incluso a los gobernantes.

III. Durante toda nuestra vida somos humanos, estemos derechos, sentados o acostados. Hablar de        Derechos Humanos es un machismo inaceptable. Las Derechas ¿no son Humanas?

IV. Todo gobernante debe ser hábil mercachifle, por ello solo empleará el monólogo en su discurso.

V.   El gobierno debe nutrirse de pícaros y expertos en chanchullos y gatuperios.

VI. Todo gobierno debe rechazar la Transparencia.

VII.En política, la soberbia es un valor positivo, y la chirimita instrumento protegido.

VIII.La economía y con ella los Presupuestos se adaptaran a los caprichos del gobierno.

IX.  La pobreza dignifica, la riqueza más, aunque lo sean “poquet a poquet”.

X.   La Educación y la Cultura son del pueblo y para el pueblo. La Ignorancia es exclusiva del gobierno.

Así que con todo esto ya podemos empezar. Empezar a hacer las maletas y largarnos hacia el Paraiso Fiscal de la Humanidad. Yo por el momento estoy con ellas en la puerta de la Oficina Europea de Patentes y Marcas, no sea que algún espabiladeras me pise la idea transversal y no pueda repetir el ¡¡Ya lo tengo!!… transversalmente, claro.

José Antonio Corachán Marzal

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí