Los gladiadores del Coliseo se baten en el MARQ de Alicante.

0
450
Publicidad

La vida en el imperio romano era, en muchos aspectos, sorprendentemente parecida a la que disfrutamos hoy en día, e incluso en sus matices más brutales, encontramos un fiel reflejo de nuestros tiempos. Los gladiadores, siempre retratados como seres sanguinarios, combatiendo hasta la muerte en la arena del Coliseo por el favor del Cesar, tenían mucho más en común con super estrellas del deporte como Cristiano Ronaldo o Rafa Nadal que con un harapiento bárbaro sediento de sangre.

Casco original expuesto en el MARQ perteneciente a un Thraex.
Pompeya, Cuartel de los gladiadores
50–79 d.C.

La exposición itinerante “Gladiadores, héroes del Coliseo” trae al museo arqueológico de la diputación de Alicante (MARQ) una visión que desmitifica a estos “deportistas de élite” de la antigüedad, recreando su día a día de forma fiel y precisa de la mano de la doctora Rossella Rea, directora del museo del Coliseo de Roma por 32 años (hasta 2019) y comisaria de la muestra que visita Alicante, que ya ha pasado por algunas de las instituciones más prestigiosas de Europa como el Museo Galorromano de Tongeren en Bélgica (2015), el Moesgaard Museum de Aarhus en Dinamarca (2016), el Het Valkhof Museum de Nimega en los Países Bajos (2017), el Queensland Museum de Brisbane en Australia (2018) o más recientemente, el Musée de la Romanité de Nimes, en Francia (2019).

La exposición se vertebra a lo largo de tres salas principales, en las que se desgranan todos los aspectos de los juegos del Coliseo. Desde el origen de las luchas de gladiadores como tributo fúnebre, hasta las batallas de fieras y las distintas equipaciones y técnicas de combate, altamente especializadas, que empleaban los luchadores que se batían en la arena.

Resulta impactante acercarse a una parte de la cultura romana, aparentemente tan alejada de la sensibilidad actual y a la vez precursora de todos los aspectos presentes en los modernos macro eventos deportivos. Detalles como los dos árbitros vigilantes en cada combate para garantizar el «fair play» y el cumplimiento de las elaboradas normas de la lucha, los abultados precios de los “fichajes”, ajustados a la valía de cada combatiente, las apuestas en las gradas, o incluso los números musicales durante los descansos, el fenómeno fan o las figuras de acción, ya estaban presentes en el grandioso espectáculo del Anfiteatro Flavio de Roma o en los muchos otros que a su imagen proliferaron a lo largo del imperio.

Pompeya, Porta di Stabia
Dinastía Julio-Claudia (20-50 d.C.)
Museo Arqueológico Nacional, Nápoles
Relieve funerario de un organizador de juegos de gladiadores, recuperado en Pompeya expuesto en el MARQ

Instalaciones interactivas y replicas a tamaño real de los luchadores y sus armaduras acompañan a la enorme cantidad de piezas originales, con un excepcional estado de conservación, traídas del propio Coliseo de Roma, de Pompeya o de yacimientos de toda Italia, que acercarán al visitante a un pedazo del imperio, hasta casi poder mancharse los zapatos con la arena del circo y oler la sangre fresca goteando de las espadas. Después de todo, aún sigue muy vigente aquello de «al pueblo, pan y circo”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí