El Papa Francisco ha recibido hoy a detenidos, enfermeros y refugiados en la Fiesta de la Misericordia

0
536
Publicidad

El rostro de la Misericordia no es sólo la Bula de Convocación del Jubileo Extraordinario de 2016 – «Misericordiae Vultus»- sino también la mirada de un recluso que ha ofrecido su error a Dios, de una enfermera que ha pedido ayuda para salvar vidas, de un discapacitado que quiere consuelo en la dificultad, de una familia que con su protección llega desde Argentina a un nuevo país . Estos son los rostros con los que Francisco se cruzó en la misa que celebró este domingo, a las 10:30 horas, en la iglesia del Santo Spirito in Sassia, con motivo del domingo de la Divina Misericordia.

También los Misioneros de la Misericordia

Entre ellos se encuentran también jóvenes refugiados de Siria, Nigeria y Egipto, de los cuales dos egipcios de la Iglesia copta y un voluntario de Cáritas Siria de la Iglesia católica siria. El grupo de detenidos y detenidas procede de la cárcel de Regina Coeli, de la cárcel femenina de Rebibbia y de aquella de Casal del Marmo de Roma, estarán presentes algunas Hermanas Hospitalarias de la Misericordia, una representación de enfermeras del Hospital Santo Spirito in Sassia. Junto al Papa -se lee en un comunicado del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización- han concelebrado varios Misioneros de la Misericordia, en representación de más de mil sacerdotes, instituidos durante el Jubileo Extraordinario, a los que el Papa ha confiado un mandato especial, vinculado a la celebración del sacramento de la Reconciliación y a la predicación del misterio de la misericordia divina. Las lecturas han sido proclamadas por un seminarista, mientras que el servicio litúrgico ha sido realizado por jóvenes de una parroquia de la periferia de Roma. En cumplimiento de la normativa anti-Covid, la asistencia estuvo limitada a 80 personas.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí