El Consell es informado de la compra urgente de 120.000 vacunas frente a la lengua azul para la cabaña ganadera de la provincia de Alicante

0
338
Publicidad
  • Se han inoculado hasta la fecha más de 15.000 dosis en ovino y bovino
  • No se han detectado más animales con sintomatología en la Comunitat Valenciana

El Pleno del Consell ha tomado razón de la declaración de emergencia de la compra de 120.000 dosis de vacuna frente al serotipo 4 del virus de la lengua azul, adoptada por la Conselleria de Agricultura, Ganadería y Pesca el 22 de febrero.

Los viales adquiridos se están destinando a la vacunación obligatoria de todos los animales mayores de tres meses de edad de las especies ovina y bovina en la provincia de Alicante, así como a la vacunación voluntaria en la especie caprina.

La compra se adjudicó a la empresa Laboratorios Syva por un importe de 0,23 euros por dosis (2 ml) más IVA (10 %), lo que supone un total de 30.360 euros, IVA incluido, y con un plazo de ejecución del contrato de un mes.

La enfermedad se detectó en una explotación de vacuno del municipio de Orihuela el pasado 8 de febrero, e inmediatamente la Conselleria comenzó a actuar en la adopción de medidas y adquisición de vacunas.

Ha sido de crucial importancia actuar de manera rápida para completar la pauta de vacunación en el mayor número de animales al menos 21 días antes del inicio del periodo de actividad del mosquito vector.

La vacunación se inició hace varias semanas, y hasta ahora se han inoculado más de 15.000 dosis, la mayor parte en explotaciones ganaderas agrupadas en las Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS).

La lengua azul o fiebre catarral ovina es una enfermedad causada por un virus del género Orbivirus de la familia Reoviridae que afecta a los rumiantes tanto domésticos como salvajes y se transmite mediante la picadura de ciertas especies de mosquito del género Culicoides.

No afecta a las personas, pero puede producir daños en la cabaña ganadera, ya que afecta a la producción de carne y leche y limita los movimientos y el comercio de animales de las áreas suspendidas.

Se trata de una enfermedad de declaración obligatoria, y su notificación debe ser inmediata en el caso de detectarse en una zona o compartimento sin la enfermedad.

La Conselleria mantiene en la provincia explotaciones “centinela” donde se está controlando la entrada del virus a las mismas y, por tanto, la posible difusión de la enfermedad hacia el norte de la provincia. No se han detectado más animales con sintomatología en la Comunitat Valenciana.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí