Análisis de SuperEpic: The Entertainment War

0
786
Publicidad

Juego disponible en PlayStation 4, Nintendo Switch, Xbox One, Microsoft Windows

Juego analizado en PlayStation 4.

Hoy os traemos el análisis de SuperEpic: The Entertainment War, un juego de plataformas de acción al estilo metroidvania que se presenta como una sátira humorística en la industria de los videojuegos. Es el año 2084 y solo queda una empresa de videojuegos en todo el planeta: la siniestra RegnantCorp. Esta malvada empresa ha enganchado a casi todo el mundo con sus juegos vacíos, que han sido cuidadosamente diseñados para fomentar la adicción y el gasto excesivo a través de microtransacciones.

Sin embargo, no todo el mundo ha caído bajo el control de RegnantCorp. Dos héroes son nuestros protagonistas, un mapache llamado Tan Tan y su fiel llama, que no habla y es tan superfluo para la experiencia que he olvidado por completo su nombre.

En cuanto a la jugabilidad, SuperEpic se apega mucho a la fórmula clásica de metroidvania. El gran mapa se despliega gradualmente a medida que encuentras llaves, elementos y habilidades de desbloqueo que te permiten acceder a nuevas áreas. El combate es muy variado, con ranuras de armas separadas para golpes hacia arriba, golpes hacia abajo y ataques horizontales; todo lo cual se puede actualizar por separado.

A pesar de que solo usé una de mis tres armas, morí unas cuantas veces, sobre todo durante las peleas contra los jefes finales. Vencí fácilmente al jefe final en mi primer intento, y solo perdí una fracción de la barra de salud. Sin embargo, una de las cosas interesante de SuperEpic son sus minijuegos. Algunas áreas secretas opcionales están bloqueadas detrás de los teclados, pero para obtener la combinación, debemos escanear un código QR con nuestro teléfono y completar un breve juego para dispositivos móviles, rompiendo así la cuarta pared entre el jugador y el personaje. El primero que encontré fue una «imitación» del famoso Flappy Bird, y para mi sorpresa fue realmente brillante. Sin embargo, a medida que avanzas en el juego, los minijuegos se vuelven más largos, más desafiantes y en ocasiones, menos divertidos.

Los niveles están muy bien diseñados y también son variados, con la pegadiza banda sonora retro que agrega una generosa dosis de encanto. En lo que se refiere al lore principal, «estar tratando de acabar con RegnantCorp» cubre prácticamente el 90% del juego. Hay indicios obvios de que las cosas no son lo que parecen, pero sin estropear nada, las cosas se vuelven realmente confusas en el tramo final del juego. Hay varios finales disponibles, pero el primero que vi fue, como lo diría suavemente, una gran decepción. Volví a intentarlo cargando la partida final antes de enfrentarme al jefe final y estuve dando vueltas para liberar a todos los prisioneros en el sótano. Después de eso, obtuve un final más «apañao».

CONCLUSIÓN

SuperEpic: The Entertainment War es un juego divertido, entretenido, es un metroidvania con personalidad, la música es cañera, ver la sátira de los cerdos con trajes es un punto muy a su favor, pero el lío del lore en la recta final del juego y cuando te acabas el juego y ves un final decepcionante (al menos la primera vez), hace que todo lo bueno que tiene pierda muchos enteros de un plumazo. Aún así, vale mucho la pena probar las locas aventuras de Tan Tan y su fiel llama.

Hemos realizado el análisis gracias a un código que nos ha proporcionado Meridiem Games.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí