Algunos agentes de la Policía Nacional de Benidorm presumen de “violar” la normativa anticovid en las redes sociales

0
2483
Publicidad

OPINIÓN (Todas las fotos del contenido de esta opinión han sido captadas de las redes sociales abiertas de los implicados, por tanto, hablamos de contenidos públicos)

Que Benidorm es una ciudad en clara decadencia económica, social, cultural, deportiva y política es visible para mentes despejadas saliendo a dar un paseo por sus calles, plazas, avenidas y playas.

Que en Benidorm los índices de delincuencia son de los más altos de España no lo digo yo, lo dijeron antaño y lo siguen diciendo las estadísticas del ministrillo del Interior, un tal Marlaska, quien por cierto ya ha avisado a la casta política local que la futura Comisaría de Policía Nacional de la ciudad no tiene ni un duro asignado en los presupuestos del Estado de 2022, ni lo tendrá en 2023. Una Comisaría que ya debería ser vieja y ni siquiera tiene visos de ver la luz. ¡Menudo respeto nos tienen y han tenido quienes han gobernado en los últimos cuarenta y cinco años!

Es curioso que una ciudad que antaño era una máquina de hacer billetes en beneficio de todos, gracias al turismo europeo, no vaya a recibir para su seguridad ni un céntimo de los fondos “Next Generation”, esos de los que presumen los políticos y que pagamos todos. Se ha olvidado que el turismo, si huye de algo, es de la falta de seguridad.

Sigo. Que Benidorm haya sido noticia esta misma semana por ser la ciudad de la Comunidad Valenciana con mayor tasa COVID (156 casos por 100.000 habitantes), no lo digo yo, lo han dicho las autoridades sanitarias. Y aquí es donde quería llegar. Voy a ver si logro explicarme, no sea que luego me vuelva a ver cara a cara con el Comisario en los Juzgados, aunque eso a estas alturas de mi vida no me preocupa, porque he aprendido que cuando uno va con pruebas, por muchos jueces corruptos que se alíen con sus “amigos” policías, al final terminan como Rufete en Lorca.

Miren amigos, desde hace unos meses, cuando estábamos confinados, he recibido llamadas de amigos y correos electrónicos de lectores que me alertaban de varias cosas muy extrañas, por no llamarlas increíbles, que siempre tenían como protagonista a algunos agentes de la Policía Nacional de Benidorm. Y al final, por respeto a los amigos y por máximo respeto a la audiencia de este medio, me puse a indagar en la veracidad o no de las denuncias. No ha sido difícil encontrar la cruda y alarmante realidad porque además de ser cierto, es que los protagonistas presumen públicamente de ello. Vean esta fotografía:

La instantánea está subida a las redes sociales de agentes de la Policía Nacional de Benidorm ayer día 15 de octubre a la 01.10 horas de la madrugada, justo coincidiendo con el ascenso de contagios COVID en la ciudad.

Si miramos las pocas restricciones en vigor en la Comunidad Valenciana, observamos que el Grupo UPR (Unidad de Prevención y Reacción) ha presumido de violar aquellas normas por las que ellos han estado sancionando a diestra y siniestra: nos muestran que ellos son más de diez en la foto, y como quiera que ni guardan ni respetan la distancia reglamentaria, aparecen sin mascarilla. Olé, olé, olé…y tres veces Olé, como diría la famosa canción de Mari Trini.

Siguiendo esta historia, que es para no dormir, me contaban que se ha visto la presencia de coches patrullando Benidorm con agentes de la Policía Nacional montados en aquellos vehículos llamados Sara Montiel (perdón, Xsara Picasso), que dudamos hayan podido superar la ITV reglamentaria, tan viejos  como la gran inolvidable cantante y actriz de Campo de Criptana, donde alguno de estos agentes deberían ser destinados a cuidar sus molinos de viento. ¿Y por qué digo esto?.

Miren al fondo de la foto de la reunión UPR sin mascarillas y miren a su líder en sus redes sociales, alardeando no sabemos si su belleza, su poderío, su sexappeal o su «inteligencia:

¿Ustedes ver normal que el número tres de la Comisaría de Policía Nacional de Benidorm, el Inspector Fraile, aparezca en redes sociales con estas pintas, y dirija una unidad de élite?

Este “ejemplar” agente se hizo famoso en 2018, no por acudir a Got Talent, sino por aquellas imágenes que dieron la vuelta al mundo de un policía con porra en mano atacando y sacudiendo mamporros a un padre que llevaba a su hijo a hombros en la “zona guiri” de Benidorm durante el Mundial de Fútbol que por aquel entonces se disputaba en Rusia.

No sabemos si es que este agente le afectó en alguna de sus intervenciones el polvo en suspensión que contamina últimamente la ciudad, un polvo que va y viene en motos, y por tanto hace estas cosas, o es que el actual Comisario permite todo a ciertos personajetes desde dentro de la propia Comisaría, dañando el honor y nombre de los agentes que sí cumplen a rajatabla con su trabajo, y por supuesto, no hacen el payaso en las redes sociales. ¡Hasta un clown tendría más respeto por su profesión!

Esto es mucho más serio de lo que parece. Éstos de la foto han “brillado” por las sanciones durante la pandemia contra los ciudadanos que pagamos su nómina a final de mes (sí, aunque estas cosas no les gusta que las digamos) cuando alguna de las restricciones han sido “violadas”. Y lo han hecho durante el día y durante la noche. Controles y emboscadas (controles por sorpresa sin luz, como en una guerra), para hacer caja y tener contentos no sabemos muy bien a quiénes.

El resultado ha sido que Benidorm, durante la pandemia, ha impuesto más sanciones a los ciudadanos que la mismísima ciudad deValencia, pese a que en Benidorm éramos los cuatro gatos de siempre ante el cierre del sector turístico.

El caso es que hace unos días, se ha condecorado a uno de los agentes de Benidorm, entre otras cosas, por ser la mano derecha del actual Comisario y por los talonarios de multas que ha puesto el buen señor. Enhorabuena, siempre hay que felicitar a quien recibe un premio. Su familia debe sentirse muy orgullosa de ello.

Agente galardonado, entre otras cosas, por liderar la imposición de multas

Yo creo que visto lo visto, y vistas las ganas de protagonismo que tienen los chicos de la foto, podrían aprovechar el magnífico trampolín que tendrán a su disposición en breve gracias al BenidormFest, y a ver si con ayudas de comisarios, ministrillos y quien haga falta, terminan representando a España en el Festival de Eurovisión 2022. Yo les animo a que lo hagan bajo el nombre de “Grupo UPR Benidorm”, y que le pongan un título a la canción que sea algo así como “Somos los putos amos y hacemos lo que nos sale de los nísperos”.

Cada uno puede hacer lo que desee y le plazca en su vida privada, que deja de serlo cuando se comparte con el mundo entero a través de internet, y es denunciable todo esto al tratarse de agentes de la autoridad.

En Benidorm queremos fotos de policías, pero no de sus jaranas. Queremos fotos de sus actuaciones deteniendo a corruptos y mangantes, que hay excedente de cupo, y contra estos delitos, no vemos actuación alguna, sino complicidad que se repite continua y constantemente.

La verdad, que nadie lo olvide, es lo único que al final nos hará libres.

Feliz fin de semana.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí