«Yo sí venceré a ETA y sus miserables cómplices». Por Toñi Santiago (desde Santa Pola)

1
690
Publicidad

OPINIÓN

Siempre dije que nunca me vincularía a una formación política, pero prometí a mi hija Silvia Martínez Santiago, asesinada en un atentado criminal por la banda terrorista de la ETA, que intentaría hacer Justicia cuando sus ojos se despedían de mí en aquella ambulancia que la trasladaba desde la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola al Hospital de Elche, donde nos dejó para siempre.

Han pasado veinte años desde aquella tarde del 4 de agosto de 2002. Los asesinos de mi hija ahora están en el gobierno, porque son quienes mandan y ordenan en los despachos de La Moncloa y desde el Parlamento de España, en lugar de estar pudriéndose en la cárcel. ¡Quien nos ha visto y quien nos ve!

Tras las «heroicidades» de quienes triunfaron en las urnas en las últimas dos décadas, desde un Aznar que gobernaba cuando asesinaron a Silvia, hasta Pedro Sánchez que «babea» ante los criminales hoy en día, pasando por un Rajoy que ni se acordó de mi hija y todas las víctimas del terrorismo en España, creo que ha llegado el momento de dar un paso por el bien de todos los españoles.

La libertad de un país no debe sustentarse solamente con la acción de poder votar, los ciudadanos debemos ir más allá cuando nuestros empleados, los políticos, olvidan que los dueños de la finca somos los españoles, y por tanto debemos defender nuestros derechos con esos votos y acciones posteriores que deberían tener más fuerza que una bala o una bomba. Y por eso, hoy día 8 de noviembre, os anuncio que quiero vencer con el apoyo y respaldo de los españoles de bien, a todos los cómplices de una banda criminal y terrorista que apoya a un gobierno formado por indeseables.

¿Os habéis preguntado qué diferencia hay entre que Pedro Sánchez se hubiera presentado por EH-Bildu o por el PSOE, tal y como lo hizo, engañándonos miserablemente a todos los españoles?

En este 2022 se han cumplido cuarenta y cinco años desde las primeras elecciones democráticas de junio de 1977, y en todo este tiempo los políticos españoles, ésos que hoy nos tienen arruinados, no han tenido agallas de cambiar, adecentar y mejorar una Ley Electoral para que Usted o cualquier persona decente, podamos enfrentarnos a la ruina y ruindad de toda esta casta política en listas electorales sin necesidad de formar parte de unas siglas. Al parecer, todo lo tienen muy bien estudiado. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen.

Corren tiempos donde cada amanecer nos desayunamos con encuestas. Y en esos datos que se ofrecen en unos medios de comunicación mermados de independencia en su gran mayoría, siempre aparecen los mismos corderos disfrazados todos ellos con la piel de lobos hambrientos que necesitan seguir anestesiando a una población que venimos viendo atónitos el papel de la mal llamada izquierda, derecha, y los ultras de ambos lados. ¡Todos son iguales de perversos!.

Hoy doy un paso adelante, sabiendo que podré ganar o quedar la última allí donde me corresponda estar, y lo hago con valentía, rodeada de personas extraordinarias, víctimas de las tropelías y maldades de una clase política diabólica que están acabando con todo. Y lo hago primero por cumplir la palabra que di a mi hija en aquella ambulancia, y segundo porque quiero liderar un movimiento social y político que forme parte del engranaje que provoque, entre otros, la caída de un sistema podrido, muy peligroso y malvado.

Por tanto, y tras haber dejado pasar el tiempo y ver que la situación empeora por momentos, he decidido unirme a una formación política nacional llamada España Suma, donde yo soy una más y donde sus gentes determinarán mi papel en un futuro llegado el momento de contiendas electorales. Todos aquellos que han pisoteado desde los atriles políticos la memoria de mi hija Silvia Martínez Santiago en estos veinte años, que sepan que me van a tener enfrente, desde dentro o desde fuera, porque yo sí entiendo que se puede hacer oposición a gobiernos miserables desde fuera de las instituciones.

Visto lo visto, tampoco está sirviendo de nada tener «dentro» a partidos como PP o Vox, que ni están ni al parecer, se les espera. Son una mala fotocopia en blanco y negro de un PSOE vínculado a los amigos de los coches bomba y los golpistas que quieren destruir España. Jamás alguien lo tuvo tan fácil desde la oposición, y sin embargo esperan recoger las nueces del nogal sin dar un palo a sus ramas. Estoy convencida que sucede porque no valen ni para eso.

Llego a este momento para ayudar a todos los españoles. No vengo a hacerme fotos y soltar discursos cargados de mentiras y podredumbre. Vengo con la intención y decisión de devolver la dignidad y honor a mi patria, España, formada por gentes maravillosas que hoy «sangran» ante unos políticos que atentan contra nuestros derechos logrados con sangre como la de mi hija Silvia.

Estoy convencida que somos muchos más quienes queremos acabar con el silencio cómplice al que nos quieren habituar estos impresentables a quienes pagamos sueldo y privilegios a final de mes a través de impuestos confiscatorios

Inicio con ilusión y con un equipo inmejorable esta trayectoria donde Usted, tú y todos los españoles de bien vamos a ser los protagonistas de un cambio que necesita de héroes anónimos. La historia de España está cargada de momentos heroicos de los hombres y mujeres de nuestro pueblo, y hoy estamos en un momento crítico de la historia una vez más.

Ha llegado de nuevo el momento de actuar, y debemos empezar desbancando del poder a la ETA, que es quien manda. Luego vendrán otras acciones y peticiones de ejecutar con su medicina, impuesta a través de la memoria histórica, lo que muchos pensamos de ellos y sus socios. Pero eso será obra de una Justicia que recuperará su necesaria labor en favor de la paz, prosperidad y la democracia en España.

En breve tendréis la posibilidad de uniros a este movimiento a través de las nuevas tecnologías para hablar conmigo y mi equipo, y que nadie dude que aquí sí vamos a escucharos a todos, seáis un mendigo o seáis el Rey de España.

Es la hora de romper la baraja de cartas marcadas por unos políticos que nos conducen hacia el ostracismo, una casta que ha llevado a la democracia española al sanatorio, y no quiero como ciudadana que termine en el tanatorio. La vida y la muerte de todos nosotros depende de una sola letra, y hemos de agarrarnos a ese hilo de vida y actuar juntos por el bien de España y nuestros hijos y nietos.

Prometo no fallaros porque mi angelito, mi hija Silvia, me lo pide desde el cielo. Hoy hubiese cumplido 27 años, y he esperado este día para dar esta noticia porque sé que para ella es el mejor regalo posible.

¡Un abrazo desde mi corazón a todos los españoles de bien!

Toñi Santiago

Publicidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí