Análisis de Yakuza 6: The Song of Life

0
10659
Publicidad
Publicidad

Juego analizado en Xbox Series S

Si has jugado los juegos anteriores de la serie Yakuza (y no tienes excusa para no hacerlo, ya que todos están en Game Pass), sabes que Kazuma Kiryu ha recibido muchos golpes y patadas a lo largo de los años, pero el Dragón de Dojima siempre renace como cuál Ave Fénix. En Yakuza 6: The Song of Life, las cosas vuelven al punto de partida cuando, sin darse apenas cuenta, deberá de cuidar al pequeño Haruto, el hijo de Haruka, que por diversos motivos que no os contaré, queda en coma. Así como hizo de padre para la joven Haruka en Yakuza 1, Kiryu debe proteger una vez más a un niño inocente incluso mientras golpea a las bandas de matones y gángsters que saldrán a su paso.

El juego tarda un poco en arrancar, con una escena cinematográfica tan larga que hará que los recién llegados a la saga Yakuza se planteen y todo el juego va a ser así. Sin embargo, no todo serán cinemáticas, ya que tomaremos el control del Dragón de Dojima y regresaremos a Kamurocho para disfrutar de las vistas, ya sea visitando tiendas tiendas o encontrarnos con personajes extravagantes a los que nos tiene acostumbrados la saga Yakuza. Tanto si eres un veterano de la serie como si no, en el menú de opciones tendremos información de los anteriores capítulos para poder ponernos en situación con el lore del juego. Si es el primero al que juegas, te recomiendo que te tomes la historia principal como una aventura pausada que como una obligación de tener que terminarte el juego. Tómate todo el tiempo necesario y habla con la gente, come en los muchos restaurantes que hay, juega en la sala de juegos de SEGA y haciendo todas las otras actividades disponibles en Kamurocho (y más tarde en Hiroshima).

Yakuza 6: The Song of Life nos trae a un Kazuma Kiryu que anhela retirarse y dejar atrás la vida de Yakuza, siempre ha sido un personaje muy autorreflexivo, y esa es una de las razones por las que lo amamos. No todo será luchar, sino que tendremos momentos más tranquilos y suaves, como Kiryu intentando hacer todo lo posible para cuidar al bebé de Haruka, comprando leche para Haruto y moviéndolo hacia arriba y hacia abajo para calmarlo, dándole un poco de sentido a su vida atormentada y solitaria.

Sin embargo, como de costumbre, los desarrolladores Ryu Ga Gotoku son maestros en equilibrar toda la emoción y acción con elementos para relajarnos de la historia principal. Estos vienen en las muchas misiones secundarias con las que te encontrarás mientras Kiryu deambula por las calles de Kamurocho e Hiroshima. El salto de calidad gráfica tiene un salto notable a diferencia de Yakuza 1 al 5 como es lógico, lleno de entornos destructibles que brindan la capacidad de llevar las peleas callejeras a un buen nivel.

Pero no sólo el Yakuza vive de la historia principal y de más de 50 historias secundarias, tienes toneladas de minijuegos repartidos por los entornos urbanos, como karaoke, dardos, béisbol, ejercicio, jugar en salas recreativas y muchos más en los que estarás cientos de horas alucinando con la cantidad de cosas que se puede hacer.

Eso sin mencionar el modo Clan Creator, un adictivo juego de estrategia en tiempo real que te robará más horas de las que puedes llegar a creer. Es cierto que tanto en Yakuza 4 como en Yakuza 5, el lore principal fue más rico en la narrativa y agregaron cada vez más personajes y lugares al universo de Yakuza, Yakuza 6: The Song of Life se siente un episodio más pequeño y devuelve la atención a Kiryu, pero eso no es malo en ningún momento, sino que Yakuza 6 se siente como un capítulo adicional donde no cogió todo lo que querían contar en el capítulo anterior y lo hayan tenido que alargar a posteriori para crear un nuevo capítulo.

El menú principal presenta un resumen práctico y conciso de cada juego principal de la serie (excepto, por alguna razón, Yakuza 0 ), mientras que los primeros eventos del juego ponen al jugador al tanto de quién es Kiryu y dónde se encuentra en la vida. Sega ha creado un excelente sitio web que resume la serie, e incluso si eres un jugador nuevo que decide, por cualquier razón, saltarse todo lo acontecido hasta ahora, la historia del juego sigue siendo algo que puedes disfrutar, ya que hace mucho esfuerzo para contextualizar a Kiryu y sus acciones desde el principio.

Dejando a un lado la historia, tenemos la jugabilidad, que es la misma de siempre, excepto mejorada hasta su cúspide: los juegos de Yakuza se juegan como juegos de rol de acción, ambientados en un “mundo abierto” pequeño pero denso que es una recreación de los centros urbanos japoneses. Te involucras en peleas, lo que te permite encadenar y realizar combos simplificados, o usar movimientos contextuales (como recoger algo en tu entorno y golpear al oponente en la cabeza con él, por ejemplo). Tienes un “modo rabia” especial que puedes activar, y subes de nivel tus estadísticas y habilidades usando la EXP que obtienes de estas peleas (que, a su vez, puede ser mayor en función de lo bien que lo hagas).

Yakuza 6 también tiene, sin duda, la escritura más nítida (debido a una excelente localización por parte de Sega y Atlus). En cuanto al doblaje, todo en japonés, suena genial y evita el escollo del que a menudo caen muchas pistas de voz japonesas, con cosas que suenan tan exageradas que saca al jugador del momento. Lamentablemente, el juego continúa sin llegar al castellano, por los que no dominéis el inglés se perderán casi por completo todo lo que en Yakuza 6 acontece.

CONCLUSIÓN

Yakuza 6: The song of life es una historia seria y sombría, y la culminación de una larga narrativa, pero sabe divertirse y tiene la madurez suficiente para nunca parecer que se está esforzando demasiado. El juego se ve en Xbox absolutamente fantástico; escritura y localización nítidas, con alguna sátira ingeniosa sobre la sociedad moderna; gran combate fluido; minijuegos increíblemente adictivos y profundos; ambiente japonés realmente auténtico; gran actuación de voz; una historia que equilibra la seriedad y la fantasía, y logra contextualizar y concluir una narrativa de larga duración con gracia y aplomo, pero que por desgracia nos vuelve a llegar completo en inglés. Probablemente para muchos, Yakuza 6 no será el mejor juego de la saga, pero sin un buen final para la historia de nuestro querido Kazuma Kiryu.

Hemos realizado el análisis gracias a un código que nos ha proporcionado Sega.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí