El Real Madrid suma su cuarto triunfo consecutivo en Liga gracias a un gol de Casemiro en Valladolid

0
10408
Publicidad
Publicidad

El Real Madrid suma y sigue. Los de Zidane vencieron al Valladolid en el estadio José Zorrilla con un gol de cabeza de Casemiro y dieron continuidad a su buen momento. El equipo, que encadena cuatro victorias en la Liga y ocho partidos invicto a domicilio, firmó un partido completo. Pese a ello, la primera oportunidad fue para el Valladolid a los siete minutos. Courtois rechazó el disparo de Orellana dentro del área y el balón llegó a Janko, que remató desde el punto de penalti y se encontró con otra parada aún más espectacular del portero blanco.

Reaccionó el Real Madrid y cinco minutos después intentó adelantarse con un remate de Asensio desde la frontal que se marchó alto. El dominio de los de Zidane fructificó en dos goles de Mariano, en el 23’ y el 30’, que fueron anulados por fuera de juego. La última ocasión del primer tiempo fue también para los madridistas. Kroos sacó una falta lateral en el 39’ y el testarazo de Casemiro, sin oposición, se fue elevado. 

Ocasiones

El guion no cambió tras el paso por los vestuarios. El dominio era visitante y las ocasiones se sucedían. Kroos sacó un córner en el 50’ y el remate de cabeza de Casemiro desde el punto de penalti no encontró portería. Un minuto después recortó Lucas Vázquez hacia dentro y su ajustado disparo con la izquierda desde la frontal del área hizo lucirse a Masip.

El Valladolid estuvo cerca de marcar en el 54’, cuando Orellana aprovechó un despeje de Mendy y empalmó una volea dentro del área a la que respondió Courtois con otro paradón. El encuentro cambió en el 65’. Kroos sacó una falta al segundo palo y el remate picado de cabeza de Casemiro fue inapelable. 0-1 y Zidane decidió hacer tres cambios de una tacada. Hugo Duro, que debutó, Arribas e Isco sustituyeron a Mariano, Asensio y Vinicius Jr. El Madrid defendía el importante botín obtenido con el dominio del esférico como premisa.

Imbatidos por tercer partido consecutivo

De ahí hasta el final, los de Zidane, muy inteligentes, supieron mantener la renta obtenida y apenas concedieron ocasiones ante un rival que veía cómo pasaban los minutos y apenas pisaba el área de Courtois. De hecho, este es el tercer partido consecutivo en el que el portero madridista no recibe un gol. Otro dato que indica que el Real Madrid llega en un buen momento a la importante cita del miércoles en la Champions en Bérgamo.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí