La alcaldesa popular de Onda reclama a la Generalitat los 822.000 euros invertidos en centros educativos de Infantil y Primaria

0
10197
Publicidad
Publicidad

Los centros educativos se están mejorando gracias a la inversión que ha realizado el Ayuntamiento de Onda.

La conselleria de Educación de la Generalitat Valenciana debe a los ondenses, a día de hoy, un total de 822.480 euros en facturas impagadas del Pla Edificant y de otras inversiones para reformar los centros educativos de Onda. Es una afirmación de la alcaldesa popular Carmina Ballester, compartida por su equipo de gobierno.


Así lo ha hecho público, en un ejercicio de transparencia, el concejal de Hacienda del Ayuntamiento, Salvador Aguilella, quien ha explicado que “el consistorio ha tenido que adelantar el dinero a las constructoras para que puedan seguir adelante con las obras de los colegios. El Pla Edificant está siendo un fracaso, en los pocos sitios donde se están mejorando las infraestructuras educativas públicas es porque todo el gasto lo asumen los ayuntamientos, cuando la competencia es al cien por cien de la Generalitat Valencina”.


Concretamente, la mayoría de las facturas corresponden a las obras ejecutadas durante este verano en los CEIP Pio XII, Mestre Caballero y Balltasar Rull, así como en el proyecto de ampliación de la Secció IES Serra d’Espadà.


En el CEIP Pio XII se ha remodelado la zona exterior del edificio mediante la construcción de una rampa de acceso, pintado de patio con producto antideslizante, un muro de contención y se ha hormigonado los parterres de arena. Por su parte, en el CEIP Mestre Caballero se ha actuado en la zona de circulación exterior con una cubierta entre los edificios y se ha trabajado en la mejora de la eficiencia energética y en el acondicionamiento de las aulas.


Por otro lado, en el CEIP Baltasar Rull se ha reformado y adecuado la zona exterior, acondicionando la zona ajardinada y construyendo un almacén para el gimnasio, así como la mejora de ventanas y de la recogida de aguas pluviales.


Obras de urgencia
En paralelo, la dejadez de la institución autonómica ha hecho que el ayuntamiento se vea obligado a destinar 25.000 euros a fondo perdido para financiar parte de las obras de urgencia que necesitaba el CEIP Miralcamp antes del inicio del nuevo curso escolar.


El centro presentaba desperfectos en los azulejos de la fachada que ponían en riesgo la integridad física del alumnado y viandantes, así como el arreglo del caucho de la zona de recreo infantil que utilizan los alumnos de 2 a 5 años.
“Estos largos retrasos en el pago de facturas están condicionando la estabilidad financiera de los ayuntamientos en toda la provincia. Nos invitan a asumir inversiones que suponen un esfuerzo económico muy grande para las cuentas municipales y luego no cumplen con los plazos de pago. Puig y sus socios solo buscan salir bien en la foto y anunciar servicios y obras a costa del dinero de los ayuntamientos”, ha manifestado Aguilella.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí