La Archidiócesis de Sevilla acoge del 2 al 7 de octubre la Jornada Mundial por el Trabajo Decente

0
10218
Publicidad
Publicidad

La Archidiócesis de Sevilla, a través de la delegación de Pastoral Obrera, Cáritas diocesana, la Juventud Obrera Cristiana, la Comisión general de Justicia y Paz, la Juventud Estudiante Católica, la Hermandad Obrera de Acción Católica (Hoac) y la Conferencia Española de Religiosos (Confer) se suma un año más a la Jornada Mundial por el Trabajo Decente a celebrarse el próximo miércoles 7 de octubre. Para esta edición, tomando en consideración las limitaciones debido a la COVID-19, han propuesto la realización de un acto en el que se lea públicamente el manifiesto titulado: “Nos movemos por el trabajo decente”.

“Se trata de una propuesta adaptable, como cada año, a las posibilidades y realidades de cada diócesis, respetando las indicaciones sanitarias que estén vigentes en el momento de la celebración de la jornada”, explicó el delegado diocesano de Pastoral Obrera, Diego Márquez.

Otra de las iniciativas que plantean desde la delegación de Pastoral Obrera es una caminata o carrera individual en la que cada persona porte en un lugar visible el dorsal con el lema del manifiesto, disponible para su descargar aquí.

“Para la realización de la campaña en la semana del 2 al 7 de octubre, es necesario que los participantes apunten cuántos kilómetros han recorrido y lo compartan en sus redes sociales, datos que luego sumarán la delegación diocesana de Pastoral Obrera y que se publicará al final de la jornada”. Recomiendan el uso del hashtag #NosMovemosPorElTrabajoDecente, #AccionContraElParo e #IglesiaPorElTrabajoDecente

“Todos llevaremos el mismo número en el dorsal porque, además de ser la fecha de la jornada mundial por el trabajo decente, es un símbolo de que nos encontramos en una misma lucha, una carrera de fondo en la que llevamos corriendo varios años, y que para llegar a la meta debemos hacerlo en comunión con otras personas y realidades”, refiere Márquez.

Vigilia de oración

Para el miércoles 7 de octubre, convocan a una Vigilia de Oración en la Parroquia de la Resurrección del Señor a las siete y media de la tarde, con la finalidad de “orar por todas las personas y familias que sufren el paro y la precariedad y renovar nuestro compromiso con ellos”. Posteriormente se dará lectura  pública del manifiesto “para expresar desde la fe nuestro rechazo a la creciente precarización y a la defensa de una economía que no recurra a remedios que en realidad envenenan la sociedad, como los rendimientos disociados de la creación de puestos de trabajo dignos”.

Precariedad y desempleo

Desde la Pastoral Obrera son conscientes que “la pandemia ha sumado más personas a la situación de paro y ha consolidado la precariedad en Sevilla”, advierten además que esta “precariedad se está convirtiendo en estructural en nuestra provincia. Ahora tenemos un empleo más precario, con un débil tejido productivo en el que abundan las empresas de menos de cinco trabajadores con miles de sevillanos al borde de la pobreza y la exclusión por la falta de un empleo o un empleo decente. El 55% de las empresas sevillanas no crea empleo ya que son personas autónomas”, advierten desde la delegación diocesana.

Ante esa situación, la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente invita a “movernos en comunidad, aunar esfuerzos, buscar apoyos y seguir reclamando un trabajo decente”. Urge, para ello, “adoptar las medidas necesarias para conseguir que el trabajo decente sea una realidad accesible para todas las personas, con condiciones que permitan mantener una vida digna y que la protección social llegue a todas las personas que lo necesitan”.

El delegado de Pastoral Obrera considera que “la salida de esta situación no será solo dar cosas. Tenemos que preguntarnos ¿cómo podemos curar, cuidar?, vivir la solidaridad y ofrecer lugares concretos en los que sembrar la justicia social desde la liturgia, desde la catequesis, desde la forma de organizarnos, predicar o lanzar campañas de sensibilización”.

Diego Márquez recordó que el lema es “Ante el parado, activa tu conciencia”. En esta línea, exhortan a reflexionar sobre ¿cómo afrontamos en la vida de la Iglesia el tema del trabajo digno? No se trata solo de si se cumplen las campañas, sino de afrontar la realidad de los parados y excluidos del mundo laboral, si su dolor se ha fijado en nuestro corazón y si luchamos en cada espacio eclesial para que ellos tengan el puesto digno que merecen”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí