“¿Mandeeeee?”. Por José Antonio Corachán

0
10721
Publicidad
Publicidad

Mira que uno se esfuerza, se aplica, pone empeño, ahínco y voluntad ante los comunicados de nuestro Ay-untamiento (el de Benidorm en este caso), pero a pesar de todo y gracias a su opaca transparencia tras leerlos y releerlos siempre termina uno con el interrogante, ¿mande?. Sea porque no se ha entendido nada del comunicado, sea porque el comunicador está en otro mundo.

Decía uno de los titulares de un  diario provincial de quien mejor le pague, venido a menos por cierto:

Benidorm resuelve las primeras 45 ayudas a empresas y autónomos para paliar los efectos del covid-19

No es cierto, puesto que como mas adelante dice el artículo, es la Junta de Gobierno Local quien tiene que aprobar la propuesta en su próxima reunión. Llevamos ocho meses y aún andamos así con el hambre en los talones y la mesa sin poner. Yo como no lo entiendo sigo con el interrogante ¿mande?

La propuesta de la concejala de Empleo y Desarrollo Local, consiste en subvencionar con 500 €, 750 €, o 1.000 € a todas aquellas pequeñas y medianas empresas y comercios afectadas por los efectos económicos del covid-19. Y me pregunto ¿alguien en su sano juicio cree que después de ocho meses con esa magnánima y expléndida subvención de 500, 750 ó 1.000 € puede desafectarse economicamente sin haber fallecido previamente? A estas alturas de la película esas pymes y comercios tienen que estar mas “tiesos” que la momia de Ramses I. Dice la concejala contar con 2.500.000,00 €, cantidad que si dividimos, multiplicamos, restamos y sumamos en bloques de 41.500 € nos puede durar hasta el 2032… y para entonces… ¡todos calvos!. ¿Mande? ¿Es ese el objetivo del  Empleo y Desarrollo Local? ¿No será Desempleo y Recesión Local?.

Imagen de archivo de J.A.Corachán

Esas míseras cantidades no alcanzan a cubrir el IAE anual, o los Seguros Sociales de los autónomos de un semestre, ni tan siquiera la tasa de rocogida de resíduos sólidos urbanos, tasa que hay que pagar aunque no existan resíduos por el cierre. A no ser que todo este paradigma económico de las subvenciones esté dirigido a todos aquellos que no pagan impuestos, Seguridad Social y tasas, que los hay: mojiteros, trileros, okupa-tumbas, aplaudidores y personal de confianza… los soplapostes no cuentan mientras las mascarillas sean obligatorias, soplan restringidos.

Mas o menos el 80 % de nuestra trama empresarial son Pymes (en Europa son el 60 %) y en Benidorm con limosnas filantrópicas e 500, 750 y 1.000 € no es que evitaremos su cierre puesto que ya están cerradas, ¿las libraremos de la quiebra? ¿las eximiremos de la miseria en la que están hundidas por falta de ingresos?… Cuando nuestra economía era el ladrillo, al romperse nos envolvió el polvo y los cascotes del escombro y al final nos recataron… Cuando nuestra economía era el turismo de destino, la buena gestión estatal y local del covid-19, nos ha dejado a la luna de Valencia, cual Gallo de Morón, sin plumas y sin cacareo ¿alguien cree que con esos 500, 750, 1.000 € van a creceros las plumas y volveremos al cloqueo?… ¿Mande?.

Con subvenciones para pobres no se crean empleos, son como sabemos pan (pan duro) para hoy y hambre (hambruna) para mañana, para pasado mañana y… hasta que la vida aguante

Las obscuras golondrinas volverán, pero los turistas ¿volverán?… Ellas colgarán sus nidos de los balcones vacios… y nosotros ¿nos colgaremos de las subvenciones, en racimos de 45 Pymes o de 41.500 €?… con estas iniciativas de Empleo y Desarrollo Local será mas prudente buscar un panteón donde descansar eternamente de este no saber qué hacer. No obstante la culpa será como de costumbre de los “técnicos” porque a fin de cuentas los políticos estan en sus manos, son buena gente… y cobran regularmente a final de mes.

¿Mande?

José Antonio Corachán Marzal

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí