La Policía Nacional tiene que salir a promulgar que garantiza la seguridad de los turistas en Benidorm tras las últimas noticias nada tranquilizantes

0
10421
Publicidad
Publicidad

Hace cuarenta días saltaba la noticia de la detención e ingreso en prisión de un agente de la policía nacional perteneciente a la Comisaría de Policía de Benidorm por causas relacionadas con drogas, quien renunció a la defensa de los abogados del sindicato al que pertenece, y optó por contratar a uno de los penalistas más reputados de España, Francisco González Fernández, y con minuta más elevada por realizar su trabajo. En la UPR de la propia comisaría lo saben muy bien, al igual que en Polop de la Marina y Callosa d´en Sarrià, donde su acusación contra los de la “manada callosina” les mantiene a todos ellos en prisión, o los acusados del “crímen del alcalde de Polop”, quienes fueron defendidos de forma impecable por este abogado, terminando absueltos tras una década de calvario.

Hace una semana, la llegada de pateras a las costas alicantinas provocó que la Comisaría de Benidorm se quedase “en bragas” porque muchos de los agentes que patrullan la ciudad fueron enviados a controlar a los inmigranes llegados al hospital de campaña ubicado junto al Hospital General de Alicante.

Aquello levantó una polvareda porque Benidorm, aunque esté a un 40% de su capacidad, ha visto en los últimos tiempos un incremento de los índices de delincuencia, según nos han confirmado a Agencia6. La falta de medios y la necesidad de una nueva comisaría también juegan muy poco en favor de la seguridad de una ciudad turística que languidece por momentos.

Hoy sacan un comunicado para calmar la preocupación existente entre la población, asegurando que la policía nacional garantiza la seguridad en Bendiorm, algo que celebramos, y que jamás podrá acusarse a los agentes de nada, porque la inmensa mayoría de ellos demasiado hacen en sus horas de servicio. En ese sentido pensamos que nadie tiene algo que objetar, las quejas van hacia estamentos superiores de la policía y gobiernos, que vienen prometiendo mejoras en la ciudad que no llegan nunca. Ya se ha hecho bastante paripé con estas cosas, llegándose incluso a presentar la maqueta de una nueva comisaría en el Salto del Agua de la que nada se sabe ni nadie mueve ficha. En Benidorm a las autoridades esas cosas no les han interesado nunca, ellos están a otras cosas.

Del comunicado de prensa recibido en nuestra redacción un 31 de julio, destacar solamente un párrafo que dice lo siguiente:

La Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior activó el pasado 1 de julio la Operación Verano 2020 en las nueve comunidades autónomas de mayor afluencia turística de su demarcación, en la que participan Policías Nacionales junto a miembros de otros Cuerpos de Policía Local y Autonómica. De ellos, 350 se desplegarán en Benidorm hasta el próximo 31 de agosto.

En el resto de la nota de prensa se cita que en la oficina de atención al ciudadano ubicada en el Rincón de Loix, el SATE, se han realizado 4.200 gestiones, sin entrar a detallar los motivos de esas gestiones. Esa oficina se creó para atender a los turistas víctimas de robos, violencia y similares.

De las colas que diariamente se pueden observar en los exteriores de la Comisaría de la Calle Apolo XI del escaso turismo que hemos recibido y son víctimas de delincuentes, no se dice nada. Una pena no saber cuántas denuncias se interponen a diario pese a ser un año anormal en todos los sentidos. Ya lo contará Marlaska en sus informes rutinarios sobre las mejoras en los índices de todos los destinos turísticos. Este año, con la debacle de visitantes, si no descienden sería como para salir corriendo.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí