“Benidorm bien merece una dosis de transparencia”. Por J. Antonio Corachán

0
10199
Publicidad
Publicidad

En la convocatoria en sesión ordinaria de Pleno de nestro Ay-untamiento y el el punto n.º 11 de su Orden del Día leemos:

“Propuesta de la Concejala de Hacienda de supresión y derogación de las Ordenanzas n.º 18 reguladora de la tasa de alcantarillado y n.º 19 reguladora del precio por el servicio del agua potable y aprobación de las ordenanzas n.º 18 y 19 reguladoras de la prestación patrimonial pública de naturaleza no tributaria por el servicio de alcantarillado y agua potable respectivamente.”

Es decir, suprimo y derogo tasa de alcantarillado y precio del agua potable y a continuación apruebo nuevas ordenanzas, y surge la pregunta ¿con nuevos precios mas caros?… ¡Oido cocina!… Apareció la pregunta por parte de la oposición y compareció la respuesta por parte de la Concejala Sra. Caselles con su habitual difusa y secreta transparencia… “los técnicos están estudiando el tema”… ¡Pélate esa mandarina! Dª María Lourdes Caselles, una cosa es que por nuestro aspecto y condición de ciudadanos censados nos tome usted por tontos y otra cosa bien distinta es que a pesar de nuestro ámbito y posición seamos tontos.

Cucarachan que pululan por las alcatarillas de Benidorm saliendo a las viviendas de la ciudad

Vamos a ver, si los técnicos no han terminado su trabajo ¿para que demonios presenta una propuesta de supresión, derogación y simultaneamente la aprobación de una propuesta inacabada?¿cual es el porqué de las prisas? Si de los pozos sigue manando el agua, si en el pantano hay un nivel de agua aceptable, si los millones de cucarachas siguen polulando a sus anchas por nuestro alcantarillado, cocinas y estancias… ¿cuál es su urgencia, su acuciamiento, su premura y apremio?… ¿la difusa transparencia?

Volvamos al origen de la cuestión, al punto n.º 11 del Orden del Día del Pleno 09/2020. Analicemos con mas detenimiento su contenido, investiguemos el lenguaje utilizado y averiguaremos lo siguiente: En la 2ª, 3ª, 4ª y 5ª líneas del enunciado: Ordenanza n.º 18 reguladora de la tasa de alcantarillado y n.º 19 reguladora del precio por el servicio del agua potable y aprobación de las ordenanzas n.º 18 y 19 reguladoras de la prestación patrimonial pública de naturaleza no tributaria por el servicio de alcantarillado y agua potable respectivamente. Ha habido un cambio sustancial en la denominación de dos servicios públicos, alcantarillado y agua potable. Cambio que como no se ha dado explicación alguna mas bien parece una operación de Trile al mejor estilo del trile de Benidorm. ¡Hagan juego señores, hagan juego!¡No va más! Pero eso sí, con el rodillo del PP, propuesta aprobada. Explicaciones… hoy no ¡mañana! cuando terminen su trabajo los técnicos municipales, o en todo caso cuando nos adeuden en el Banco el importe del servicio de alcantarillado y consumo del agua potable.

J.A.Corachán en una intervención pública

El problema es que como ciudadanos censados solemos apacentar, paciendo y herbajando por las verdes praderas del conocimiento, sabemos cual es la diferencia entre tasa y prestación patrimonial:

*Tasa es un ingreso de Derecho Público con las características propias de un tributo. Pagamos la tasa cuando utilizamos un bien público en nuestro beneficio. La tasa solo cubre el costo, no admite beneficio.

*Prestación patrimonial pública tiene su causa en un contrato y no está sujeta al principio de reserva de ley. No es coercitiva. Pagamos un precio público por un servicio que existe en el sector privado. La prestación permite un beneficio.

Visto lo anterior deducimos que si el Ay-untamiento contrata con una empresa privada, como es el caso,  el mantenimineto y conservación del alcantarillado, la tasa se convierte en una prestación patrimonial sujeta a beneficio. Lo mismo ocurre con el servicio del agua potable, al establecer un contrato de servicio en baja con una empresa privada el precio se convierte en tarifable y con la escusa de su escasez se escalonan las tarifas de forma que el precio aumenta el beneficio proporcionalmente al aumento de consumo.

Se supone que en la próxima sesión ordinaria del Pleno puedan comunicarnos los nuevos precios del agua potable y de su evacuación y con ellos podamos calcular nuestro nuevo nivel de empobrecimiento. Eramos pocos y parió la burra. No tenemos suficiente con el corovid-19 y el tsunami económico que le sigue… Por cierto, ¿alguien sabe que pasó con las subvenciones a los vecinos empadronados en situación de pensionistas?… al parecer fueron absorbidas por el aumento del 12 % del salario de todos los concejales. ¡Buen provecho!.

José Antonio Corachán Marzal

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí