“Camino del progreso”. Por José A. Corachán

0
10205
Madrid 03-02-2018 Gala XXXII edicion de los Premios Goya 2018 En la foto Pablo Iglesias y Pedro Sanchez Imagen JUAN MANUEL PRATS
Publicidad
Publicidad

OPINIÓN

Salvados de la muerte vírica, pero todavía con el susto en el cuerpo, todo gracias a la eficaz y competente acción de gobierno del Excmo. Sr. Presidente (camarada Sánchez) y sus no menos competentes y dignos camaradas Ministros, entre brotes, rebrotes y bornizos, con el inevitable recuerdo de las decenas de miles de fallecidos y sin Presupuesto que llevarnos a la boca, nos enfrentamos por el camino del Progreso a un futuro Progreso expléndido, maravilloso y encantador.

El presente nos trae cada día mas y mas empresas cerradas y con ellas puestos de trabajo perdidos, pero eso no debe preocuparnos, vamos caminando hacia el Progreso por el camino del Progreso, bien encauzados, bien encarrilados, bien orientados aborregadamente por nuestros camaradas del gobierno. Sabemos que hay voces discordantes propias del fascismo residual que tratan de convencernos de tonterías tales como que estos camaradas en el gobierno tratan de romper la nación española, pero es falso, totalmente falso, espurio y apócrifo, de tal suerte que en cuanto el gobierno consiga ilegalizar esas vocecitas, quedaremos  deambulando tranquilos por nuestro camino del Progreso hacia el Progreso. Si van a ser dos días como quien dice, uno para dejarnos en la miseria absoluta e irreversible y otro para morirnos de hambre. Dos días.

Somos conscientes de que nunca llueve a gusto de todos, pero por una razón, porque no todos somos progresistas. Si lo fuéramos, que lo seremos, estaríamos tan felices con la lluvia mas tempestuosa  como con la sequía mas árida y pertinaz, porque tenemos que abandonar los viejos hábitos, las viejas costumbres, las antiguas farsas y bojigangas… si vamos al Progreso, progresemos. Por ejemplo que es eso de que los niños vienen de París colgados del pico de una cigüeña… ¡por favor! ¿Y las niñas que, de dónde vienen? Unos y otras vienen por no aplicar la ley progresista del aborto de forma transversal y si me apuran mucho… bueno que me apuren, no pienso soltar la prenda eutanásica, la guardo para mejor ocasión.

Porque el problema de esta cuestión de París desde el punto de vista progresista tiene una mas sencilla solución: el día en el que la sociedad se convierta en el colecivo LGTBIQ, todo resuelto: espermatozoide con espermatozoide, óvulo con óvulo por mucho que copulen no procrearán. Lo que pasa es que llegados a esta deducción progresista ¿qué final nos espera? No lo tengo claro por el momento, tal vez mas tarde me aclare, porque lo cierto es que me da la impresión de que me he metido en un berengenal del que no me sacará el Progreso por mucho que progrese.

José Antonio Corachán vuelve a dar el el clavo de la situación política en España

¿Para qué quiero Presupuestos? Incluso aún siendo Presuciertos de nada me van a servir. ¿Para que que quiero nueva Ley de Educación si no voy a tener a quien educar? Es más, estamos creando servicios cuyo nombre nos equivoca y engaña.

Por ejemplo el Salario Mínimo Vital en realidad debería llamarse el Salaro Mínimo Agonizante, la Pensión tendría como apelativo real la Suspensión y así tendríamos un montón mas de ejemplos, ERES, ERTES y demas inventos progresistas que son un cállate hoy, ya gritarás enfurecido mañana.

Ese mañana llegará cuando nuestros camaradas gobernantes comprueben que la Eurocáritas no existe, que no hay con que pagar parados, salarios mínimos, ERES… funcionarios, sanitarios, policías, militares… etómagos agradecidos, amiguetes y subvenciones quijotescas

Camaradas, cuando no tengamos para pagar energías, agua, alimentos… cuando nuestros mayores estén criando malvas y nuestros pequeños en el limbo… habremos alcanzado al fin el soñado y novelesco Progreso. En ello estamos.

José Antonio Corachán Marzal

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí