“La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad”. Por J.A.Corachán

0
10336
Publicidad
Publicidad

En los últimos tiempos y mas exactamente desde que llegó el gobierno socio-nar-comunista, la verdad es un bien tan escaso que cuando se obtiene, es todo un lujo. Bien,  ya tenemos un lujo que ostentar. Ya sabemos oficialmente la verdad sobre el caso del coronel Diego Perez de los Cobos, máximo responsable de la Guardia Civil en Madrid, un profesional donde los haya y con una gran experiencia, que incapaz de sumarse al coro de aplaudidores y lametraseros del gobierno, se ha visto de forma fulminante desposeido de su cargo y apartado de la investigación sobre los informes previos al 8-M ocultados por el gobierno de la Transparencia Invisible.

El “artista” de tamaña barbaridad ha sido, como no, el grande feministro Grande Marlaska que necesita por lo visto de un grande y profundo reciclaje profesional ya que con la decisión del citado despido ha demostrado publicamente que desconoce cuales son sus funciones, desconocimiento dificilmente justificable si tenemos en cuenta su practica durante años en el ejercicio diario de la judicatura a un alto nivel.

Dicho lo anterior, para que el lector no avezado en el mundo competencial jurídico-adminstrativo  lo entienda, la Guardia Civil entre otras atribuciones tiene encomendadas dos fundamentales: Seguridad Ciudadana con dependencia del poder administrativo y Policía Judicial al servicio del poder judicial. Ambos poderes son independientes y compatibles en un régimen democrático como el nuestro, donde de echo pueden trabajar juntos pero no revueltos y por supuesto lo que no los compatibiliza es que el revuelto, el embrollado, la turbulencia tenga su origen en los poderes adminstrativo y/o judicial, pilares fundamentales de la democracia. El resto de competencias y capacidades de la Guardia Civil son:

    * Agrupación de Tráfico en las vías interurbanas.

    * Criminalística al servicio de la ciencia forense.

    * Servicio marítimo en aguas juridiccionales españolas y aguas continentales.

    * SEPRONA, conservación de la naturaleza y medio ambiente.

    * Agrupación de Reserva y Seguridad, ante situaciones de emergencia.

Nuestro jefe de opinión acierta de lleno en uno de los mayores escándalos de un gobierno español en décadas

Asentadas las anteriores premisas vamos a lo que vamos. El feministro Grande Maralaska se pasó de frenada cuando circulando por la vía adminstrativa invadió conscientemente (sus años de experiencia como juez avalan la consciencia) e irrumpió en la vía judicial invadiéndola.

En otras palabras, por grande que sea Marlaska que geneticamente lo es, no tiene competencia alguna para apartar de súbito, de forma meteorica y tajante al coronel Perez de los Cobos,  de la investigación ordenada por la Juez del Juzgado de Instrucción n.º 51 de los de Madrid. Aparcarlo en la cuneta es competencia exclusiva de la citada Juez y en todo caso de sus superiores jerárquicos.

Entiendo que a Grande Marlaska le sentara grande la camisa de la investigación sobre todo si en ella andaban liados el delegado del Gobierno en Madrid Sr. Franco y el disfónico portavoz de los sabios y expertos científicos Sr. Simón a las ordenes del feministro de Sanidad (otro que baila sardanas). La camisa, mas bien camisón, le venía grande puesto que a fin de cuentas el último responsable de la actuación de ambos enchufados es el marqués de la Moncloa. Y así está el enfermo, ni se muere, ni cenamos. Su fallecimiento y nuestra cena, no obstante, están asegurados.

¿Volverán los coches patrulla de la Guardia Civil a velar la seguridad del duque de la Chaqueta Prestada?¿O a evitar el dulce sonido de la cacerolada al domicilio del ministro de las 40 maletas? No creo, y en todo caso, telemáticamente.

José Antonio Corachán Marzal

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí