España despierta hoy con 830 muertos y 18.000 enfermos de coronavirus gracias a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

0
10357
Publicidad
Publicidad

No cabe duda que la comparecencia de Pablo Iglesias ayer, Día del Padre, ofreciendo un mitin desde La Moncloa en plena cuarentena por el contagio de su mujer, vino a demostrarnos a todos que él hace las cosas “porque le sale por los cojones”. O mejor dicho, el “marqués de Galapagar” entiende que el coronavirus es un asunto por el que no hay que perder el tiempo, y por tanto, debemos de achacarle y asignarle que con su comportamiento ante la pandemia tanto ayer, como anteayer y hace doce días en las manifestaciones del 8M es algo por lo que no preocuparse en absoluto. La imagen que transmite es esa, la de que “aquí no pasa nada“.

Este vicepresidente, más malo que un dolor de riñón, se burla de los españoles ante el drama que estamos viviendo. Hoy día 20 de marzo nos levantamos con 830 muertos y casi 18.000 contagiados con riesgo de perder sus vidas ante la más mínima complicación en su salud. Este político millonario vestido de pobre, con aspecto de “homeless” (un sin techo), nos vacila con su voz de canalla intentando vendernos una burra ciega, coja y sorda. ¡Cómo han engañado a las buenas gentes de este país!

La irresponsabilidad de Pablo Iglesias, que tiene dominado a Pedro Sánchez, a quien ha dejado k.o. por lo que vemos tras los Consejos de Ministros, debería provocar la unión de todos los españoles y decir ¡basta!. Ahora ya sí que no valen ni ideologías ni zarandajas porque aquí nos va la vida debido a la responsabilidad criminal que se deriva de sus comportamientos de hoy, ayer y hace dos semanas permitiendo actuaciones en la calle donde se puso en riesgo la vida de miles de personas al permitir exponerlas a un contagio. El 8 de marzo llegó a celebrarse porque tenemos un gobierno de inútiles, demostrado ya por sus hechos.

Ya no nos vale que nos digan una y mil veces que todo lo hacen basándose en criterios científicos y de los expertos. También los expertos y los científicos dicen que cuando uno está en cuarentena, no sale de casa ni de broma. Y como quiera que este canalla no respeta ahora la palabra de los sabios, tampoco es creíble que nos diga que las manifestaciones del 8M, la liga de fútbol aquel fin de semana, unido a otros eventos, se realizaron en base a la voz de los que más saben. Están demostrando que hacen lo que les viene en gana porque van a “fundirlo todo”. Por esa regla de tres, mucho me temo que ante las aglomeraciones de público del fin de semana del 7 y 8 de marzo, “la ciencia”, como dice el “okupa de La Moncloa”, diría y aconsejaría seguramente lo contrario, es decir, aconsejó que todos en casa y Dios en la de todos. Pero ellos, por una foto y una cámara de las televisiones progresistas, matan.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han demostrado en las últimas 48 horas que no están por ayudar a los españoles a superar la pandemia. Ellos están a ver si la cosa empeora, y con esa excusa, acabar con el régimen democrático que tanto logró conseguir de mano de nuestros padres y abuelos

Ayer lo vimos con la esperpéntica aparición “del coletas“. Le importamos un bledo. Y piensen el grado de importancia que tenemos los españoles para él, si le importamos un comino a Pablo Iglesias, que pide los votos a los humildes para vivir el tio como un multimillonario. Con ese detalle a vista de todo el mundo, irrebatible por otra parte, ya no hace falta decir más.

Ayer el siniestro Iglesias llegó a decir que el coronavirus no entiende de ideologías, pero sí de clases sociales, ya que según él, a unas afecta más que a otras. Increíble pero realmente cierto

830 muertos en los primeros minutos de este 20 de marzo que nos traerá más muertos en quince días que todos los atentados de ETA. Hay que añadir los 18.000 contagiados con riesgo de morir. Es imperdonable, máxime cuando estamos viendo a los responsables de los hospitales de toda España implorando la llegada de un material para el personal sanitario que Dios sabe cómo se estará gestionando. Las mujeres en los pueblos están confeccionando mascarillas para hacerlas llegar allí donde sea menester con tal de evitar contagios. Si hemos llegado a eso, al punto de que falten mascarillas, imaginen Ustedes las cosas más importantes y más valor que deben estar faltando en todos los centros hospitalarios.

Con el estado de alerta, el gobierno se ha apoderado de todo, y ahora veremos si da algo para luchar contra la pandemia. Han instalado el caos en tres días de gestión centralizada sin dar solución a los problemas de salud de los españoles

El coronavirus mata y asesina, pero tan letal como la pandemia está siendo la pésima gestión de un gobierno que en noventa días está colocando a España al borde del precipicio. Unámonos hoy, que mañana puede ser tarde.

Feliz Viernes.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí