Desastre de gestión

0
10635
Publicidad
Publicidad

En España estamos en manos de tarados e ineptos. Basta ver la cara de Pedro Sánchez para darse cuenta que no soporta la situación que vivimos, y si llegase a aguantar, será por su propio orgullo, aunque tengo mis dudas de si será capaz de soportar otros envites como los que se ha tenido que tragar esta semana. La transparencia de la Comunidad de Madrid a la hora de facilitar los datos de la evolución del coronavirus unida a la alerta de los Cuerpos de Seguridad del Estado, que ya el 4 de marzo avisaron de que todo estaba “disparado”, ha conducido a este irresponsable gobierno a tomar decisiones con dos semanas de retraso, y con ello, víctimas contagiadas por miles y muertos por cientos.

La declaración del “estado de alarma” llega tarde, pero llega. Y menos mal que llega porque el espectáculo de ayer ofrecido por las diferentes facciones dentro del Consejo de Ministros es de traca, es para llevar a todos ante el Tribunal de Derechos Humanos de La Haya, de Estrasburgo o el de la ONU

Ayer vimos al bloque de Podemos, contagiando por la presencia de un vicepresidente que se saltó a la torera su cuarentena, quien además se colocó junto al presidente, y azuzó con su agenda comunista pidiendo más dinero, expropiaciones al “estilo Chávez”, y disputando poder al otro sector. Ayer Pablo Iglesias quiso demostrar por qué posó con las piernas abiertas en la foto de familia del Consejo de Ministros en la puerta de La Moncloa. El nene se cree Dios, y con ello queda todo dicho. No hay calificativos para atribuirle lo que hizo ayer.

Foto para la historia. Un ministro en cuarentena acudió a un consejo de ministros saltándose todos los parámetros del sentido común

Por parte socialista ayer se vio que algunos siguen acojonándose ante las embestidas de los nacionalistas como Torra o Urkullu, a quienes el Estado de Alarma ha venido a demostrarles que es muy fácil quitar competencias a las autonomías por la vía rápida. Los catalanes, desde hoy sí tienen un 155 en toda regla. Menos mal que los de Esquerra Republicana han mostrado un atisbo de sensatez y han manifestado que antes de las luchas políticas, está la salud de los ciudadanos. ¡Menos mal!

Dentro de ese grupo del irreconocible PSOE, cabe recordar las palabras de Pedro Sánchez hace un par de semanas, cuando dijo aquello de que “todo está controlado”, o a la ministra Calviño cuando dijo “el impacto del coronavirus será poco significativo”, o a la siniestra ministra Carmen Calvo, quien dijo la víspera del 8 de marzo, “a las mujeres les va la vida con estas manifestaciones”.

Desde luego a muchos españoles les va a ir la vida debido a la irresponsabilidad de un gobierno que no debería estar gestionando esta terrible crisis sanitaria. Nos enfrentamos ante una tragedia nacional, con docenas de miles de contagios y miles de muertos. Ayer, y pese a tener todas las alarmas encendidas, el gobierno ofreció la foto de la vergüenza, un desastre total y absoluto, que “toreó” las siete horas de espera en la comparecencia del presidente filtrando informaciones de lo que se estaba “cociendo” entre los dos bandos de un ejecutivo que ha ofrecido al mundo una imagen de imprudente e insensato.

Dicen que no es la hora de pedir responsabilidades. Yo me niego a callarme. Y lo hago simple y llanamente porque cada error de este gobierno infame está costando vidas en mi país, en España, y en cualquier momento me puede tocar a mi, a mi familia, a mis amigos, a mi pueblo, a mi entorno…..y por tanto no me da la gana silenciar lo que siento con la sensatez y sentido común que me manda mi educación y trayectoria de todos mis años vividos.

Espero que Pedro Sánchez, ahora que toma las riendas de la situación, no siga siendo el “hombre anuncio”. Contará con mi apoyo si muestra fortaleza, pero pediré que se marche por el sumidero él y su gabinete si antepone los derechos de la gentuza que tiene de socios antes de trabajar por todos los españoles

Cuidense amigos, que eso depende exclusivamente de nosotros y del equipo de profesionales sanitarios y hospitalarios que estos días dan todo de sí para que todo se contenga y mejore la caótica situación que se nos avecina. Seamos optimistas pese a todo.

Un abrazo y feliz domingo!

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí