Ser emprendedor en España, es sinónimo de Fracaso

1
10261
Publicidad
Publicidad

Suena fuerte verdad, pero es la triste realidad de muchos españoles emprendedores. Vivimos en un país de “MENTIRA” donde la sociedad política y los bancos se han encargado de especular con el pan de cada uno de nosotros.

  • No podía darme de alta para que no se me echaran encima los bancos: cobré a través de una sociedad que no era mía para remontar.
  • Lo de que el emprendedor nunca debe tirar la toalla es un error; ojalá yo hubiese tirado la toalla a tiempo en proyectos que iban mal.
  • Los políticos no quieren parados, así que promocionaban ser emprendedor lanzando un mensaje suicida a los más jóvenes.
  • Primer embargo por el Préstamo Renta Universidad de Zapatero: 12.000 jóvenes siguen hipotecados.

En España, hay cientos de miles de personas arruinadas, por ser emprendedoras. Fue muy bonito escuchar por parte del gobierno “Capitalista de Rajoy” España necesita autónomos y emprendedores para levantar el país. ¿Qué pasa cuando una persona fracasa con su proyecto y se enfrenta a las deudas, a los proveedores, a Hacienda, Seguridad Social o incluso a la pérdida de su casa? Un gran, “TE JODES”.

Os voy a relatar, algunos testimonios, de personas que fueron emprendedoras y se arruinaron por “España”.

  • Juan, es un emprendedor arruinado: “Llegados a este punto, uno se plantea para que quiero un DNI y ser español, si lo único que tengo son deudas y no puedo tener ni un numero de cuenta en el banco, porque me embargan lo poco que gano para comer y pagar el alquiler”.

Historia real de un emprendedor

Antonio, un joven Alicantino, desarrollo un proyecto de hostelería, para crear un restaurante y así dar empleo a familiares y amigos. Este joven, con un trabajo estable, solicito un ICO en el banco Sabadell y otro en el Banco BBVA. Con estos prestamos obtuvo la cantidad suficiente, para realizar la obra del proyecto, comprar el mobiliario e iniciar el arranque del negocio.  Un préstamo de 80.000 € a pagar en siete años con una mensualidad total de 1200€. Una vez iniciado el arranque del negocio, Antonio solicito los permisos de terraza, el entonces concejal de urbanismo Miguel Ángel Pavón, se encargó de poner trabas, con aquellas famosas palabras de “Alicante limpia de terrazas”. Después de pasar todo el verano sin los permisos de terraza, porque a este funcionario “inepto” para su cargo, no le apeteciera poner una firma.

Antonio fue sancionado por la policía local, por la colocación de la terraza sin permiso del Ayuntamiento. Los gastos mensuales eran muy superiores a las entradas de dinero y a pesar de tomar medidas para intentar solventar la situación, acabo perdiendo el restaurante, quedándose con una deuda de 80.000€ más intereses y una deuda en la seguridad social. Si sumamos la incompetencia de los políticos, más el abuso de los bancos y la desgracia de un negocio infructuoso, obtenemos un emprendedor arruinado. Esta es la realidad a la que se enfrentan la mayoría de nuestros emprendedores. Muchos diréis, que se acoja a la “Ley de segundas oportunidades” y un concurso de acreedores. Señor@s para acogerse a la ley, hay que pagar un abogado concursal y una serie de gastos y si una persona esta “ARRUINADA” ¿cómo va hacer frente a los gastos de un concurso? Esto es otra “ley basura” del gobierno.

El caso de Andrés, debería de tomarse por los españoles como una medida de urgencia, contra la sociedad política, por incompetencia en las instituciones de la Seguridad Social.

Andrés, es un autónomo de 62 años, que solicito la prejubilación, dado que su negocio, después de 29 años ya no funcionaba. El funcionario le aprobó el subsidio para mayores de 52 años. Pasado un año recibió una carta de la Seguridad Social, diciendo que se habían equivocado al concederle la prestación y que le faltaba por cotizar unos meses, además de tener que reembolsar la cantidad dispuesta durante el año, 3.872,83€. “SE HABÍAN EQUIVOCADO” pero; ¿qué clase de funcionarios pagamos los españoles? Si una persona solicita un subsidio es porque no tiene recursos económicos.

España, un país donde a los emprendedores se les castiga y a los vagos se les premia. “SI, VAGOS” personas sin oficio ni beneficio. En la Comunidad Valenciana, si tienes un hijo y ambos cónyuges carecen de ingresos, la asistente social te arregla una ayuda desde 800€ a 1800€ hasta que encuentres trabajo o tu hijo se emancipe. Este es el mensaje que nos mandan desde el Gobierno, “NO HAGAS NADA, NOSOTROS TE PAGAMOS” y cuantos más hijos más dinero.

Desde el inicio de la crisis, han corrido ríos de tinta cantando loas al emprendimiento y los emprendedores. Un discurso que, como una gota de agua cayendo una y otro vez sobre la piedra años y años, ha ido erosionando paulatinamente a la opinión pública. De hecho, por primera vez en el año 2016, convertirse en emprendedor, se convirtió en la opción predilecta de la mayoría de los españoles (26,8%) por encima de hacerse funcionarios (25%), que históricamente venía siendo la opción predilecta de los universitarios.

Sin embargo, las modas no tienen siempre son buenas y, las ventajas que vende el discurso proemprendimiento cuentan siempre con una contrapartida de carácter económico que invita a pensar fríamente si merece la pena lanzarse a la piscina del mundo empresarial.

1. El 80% de las de las startup fracasan el primer año de creación

Es un hecho, si creas una Startup cuatro de cada cinco veces fracasarás. No se trata de una estadística aislada. La mayoría las escuelas de negocio coinciden en esta cifra. Además, más de un 30% de los autónomos echan el cierre de su negocio ante de que termine ese primer año.

2. El 90% de ellas ya no sobrepasan los dos años

Es decir, 8 de cada 10 empresas ya habían muerto durante su primer año. De las dos que habían conseguido sobrevivir, una de ellas (el 50%) habrá desaparecido durante el año siguiente.

3. Hasta 12 años en ser “relevante”

Aquellas que consiguen sobrevivir a los dos primeros años y no tiran la toalla, tardan un mínimo de 8 años en conseguir un cierto grado de relevancia. Según explica el fundador de coches.com en su blog, Iñaki Arrola, algunas empresas que han triunfado en Internet como Milanuncios, Tripadvisor, Fon, Idealista, Privalia o Softonic han tardado al menos una década en hacerse relevantes.

4. Si tu empresa pasa una mala racha, nadie te ayudará

El ecosistema emprendedor es profundamente darwinista y superficial. Cuando a una nueva empresa parece irle bien, todo el mundo llama a su puerta y los inversores llaman a su puerta. Sin embargo, cuando atraviesa un momento delicado, nadie parece escucharlas. Este comportamiento obedece a la lógica clásica del mercado porque los inversores buscan ganar dinero con tu startup. “Cuando te dedicas a Venture Capital tienes que maximizar la inversión en compañías que van bien y no ayudar a mantener compañías que están sufriendo. Es duro pero es así”, asegura Arrola.

5. Puedes arruinarte hasta perder tu casa

Uno de los mantras que rodean el ecosistema emprendedor es que emprender sale muy barato Esto en gran medida depende de préstamos, avales, deudas y el tipo de sociedad o categoría de autónomo al que se encuentre adscrito el emprendedor. Frente a la creencia popular de que emprender sale prácticamente gratis, que de hecho tampoco es cierta ya que en España es el cuarto país de la UE en el que sale más caro emprender.

6. Más horas de trabajo

Los trabajadores por cuenta ajena, los asalariados, trabajan una media de 36,5 horas semanales. Mientras tanto, los trabajadores por cuenta propia lo hacen hasta lo hacen 45,1 horas, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). Es decir, los emprendedores trabajan el equivalente a una jornada de trabajo extra a lo largo de la semana.

7. España no es un buen lugar para abrir una empresa

España es el país que peor se posiciona de todo nuestro entorno en la UE para abrir un nuevo negocio. Por delante se encuentran países como Macedonia, Letonia o Georgia, según el índice elaborado por el Banco Mundial, Doing Business. Destaca en España como principal problema el tiempo que se tarda en montar una nueva empresa, superior a un mes en la mayoría de las ocasiones, y la cantidad de capital necesario para formalizar su situación legal.

Moraleja, si eres emprendedor y te arruinas “TE JODES” si eres vago y quieres tener hijos “TE PAGAMOS”.

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Totalmente de acuerdo contigo Miguel, yo tambien soy un emprendedor arruinado por esta mierda de sociedad politica. Me parece un artículazo, muchas gracias por acordarte de nosotros, gente jodida de verdad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí