Menos mal que la construyó Franco

0
11436
smart
Publicidad
Publicidad

Estos días estamos viendo demoler los peajes de la autopista AP-7 que se construyeron en durante el régimen franquista. Llegan con veinte años de retraso, pues la corrupción de PP y PSOE lograron una prórroga a finales del siglo pasado en favor de la concesionaria a cambio, eso nos dijeron, de construir los accesos a Terra Mítica, que por entonces estaba levantándose en las laderas del Puig Campana en Benidorm.

Franco, con financiación de la Banca de Alemania, Suiza y Liechtenstein aprobó construir una vía rápida de pago cuando apenas había en España cuatro coches en cada pueblo. Aquello fue visión de futuro. Ya en 1980, las tres bancas europeas emitieron un comunicado donde certificaban que la inversión se había amortizado. La contrata de entonces dejaba claro que el 1 de enero de 2000, la autopista quedaría libre de pago. Luego vinieron los políticos y prorrogaron dos décadas más.

Durante ese tiempo, hubo un Plan Nacional de Carreteras (1984-1991), donde se tenían que realizar variantes en todos los pueblos de la costa alicantina. Algunos de ellos llegaron tarde, como fue el caso de Benidorm, o llegaron ilegales como fue el caso de Villajoyosa, sentenciada como tal por el Tribunal Supremo. Otras, como fue el caso de Benissa, Gata de Gorgos y Altea se quedaron olvidadas en un cajón pese a que aquel Plan contaba con el dinero para la construcción de los viales que nunca llegaron a verse.

Ahora, de forma inevitable, tocaba liberar la autopista pese a voces contrarias de patronales, ciertos empresarios y algún que otro mequetrefe

Pero la cosa ha llegado de forma chapucera. No se han abierto accesos directos a localidades como Alfaz del Pi, Altea centro, Calpe y Gata de Gorgos desde la autopista. No ha existido un plan real de aliviar el tráfico en ciertos lugares colapsados, especialmente la Marina Baja, y han tirado por el camino fácil y aprovechando la infraestructura heredada del franquismo cuarenta y cuatro años más tarde.

Los usuarios hemos pagado durante veinte años un peaje por usar la AP-7 gracias a los políticos “que miran por el pueblo”

Parece increíble que Alicante no haya estado conectada por la costa con la capital de la región, Valencia, a través de un vial libre de pago. Parece mentira que Alicante tampoco esté comunicada por la costa con Valencia a través de ferrocarril, y parece más mentira todavía que hasta Benidorm, que es la verdadera capital del turismo en España, no haya llegado la Alta Velocidad, lo que llamamos todos AVE. Ni un duro en inversiones en casi medio siglo.

¿Alguien se imagina que Franco nos hubiera dejado todo tal y como él lo recogió en 1939?. Pues estos políticos locales, provinciales, regionales y nacionales dejarían todo exactamente igual de como se lo encontraron en 1976 si se marchasen hoy en día. Y quien lo niegue, sabe que miente a sabiendas

Esa es la cruda y triste realidad. Somos para los políticos la escoria, el rebú, los olvidados, y pese a ello, estamos en el top 5 de las principales provincias españolas. No quiero ni pensar si se nos hubiese tratado con dignidad cómo andaríamos ahora. Y no podemos olvidar que mientras tanto, a otros no sólo les dan todo lo que piden, sino que condonan deudas o directamente no les piden los miles y miles de millones que han ido solicitando de anticipo a la hacienda que pagamos todos. Ahí tenemos a los corruptos vascos o los infames catalanes.

Menos mal que, en este caso, Franco construyó la autopista AP-7, antaño llamada Autopista del Mediterráneo, porque si fuese por Madrid o Valencia, iríamos con burro en pleno Siglo XXI.

Feliz sábado!

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí