Un minusválido recibe una brutal paliza en Granada por negarse a hacer de mendigo en las calles de la ciudad

0
10301
Publicidad
Publicidad

Le abordaron en la calle y tras agredirle repetidamente golpeándole en la cara y posteriormente con un palo, una vez ya en el suelo, intentaron subirlo a una furgoneta para trasladarlo hasta la entrada de un centro hospitalario de la ciudad, lugar donde debía pedir limosna

Agentes de la Policía Nacional en Granada han detenido a dos varones de nacionalidad rumana de 52 y 47 años respectivamente, con numerosos antecedentes policiales, quienes habrían agredido a un compatriota suyo de 39 años y minusválido, por haberse negado a ejercer la mendicidad en beneficio de estos. Todos los detenidos han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.

La víctima, un ciudadano rumano de 39 años, el cual padece varias enfermedades que le han causado numerosas secuelas físicas y una falta evidente de psicomotricidad, era el objetivo de un grupo de tres varones también rumanos. Estos le abordaron en la calle y tras agredirle repetidamente golpeándole en la cara y posteriormente con un palo, una vez ya en el suelo, intentaron subirlo a una furgoneta para trasladarlo hasta la entrada de un centro hospitalario de la ciudad, lugar donde debía pedir limosna y ejercer de aparcacoches. Los beneficios conseguidos con tales actos deberían ser entregados posteriormente a sus agresores. No obstante, la intervención de los vecinos logró que este grupo huyera del lugar tras lo cual pudieron auxiliar a la víctima.

Dos detenidos y una tercera persona en búsqueda

El minusválido fue atendido por lesiones leves y presentó la correspondiente denuncia en las dependencias policiales. A partir de ese momento comenzó la investigación de los hechos consiguiendo al poco tiempo identificar a los presuntos autores de la agresión y detener a dos de ellos. Se trata de dos varones rumanos de 52 y 47 años, con numerosos antecedentes policiales, que ya habían sido expulsados del país con anterioridad, a pesar de ser beneficiarios del régimen de ciudadanos comunitarios, por realizar actividades contrarias a la seguridad ciudadana. Uno de ellos había conseguido nueva documentación tras cambiar su apellido, pudiendo así regresar a nuestro país con una falsa identidad.

Ambos han sido imputados como presuntos autores de los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación en la mendicidad y grupo criminal. Paralelamente y conforme a la Ley de Extranjería y al Derecho Comunitario se les han incoado un nuevo expediente para ser expulsados a su país de origen. Las investigaciones continúan con el objeto de localizar a la tercera persona partícipe en los hechos expuestos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí