Alicante y el cambio climático: ni un dato extremo desde 2007 en un mes de febrero

0
10409
Publicidad
Publicidad

Ayer saltó como noticia la temperatura máxima registrada en la Antártida desde que se tienen registros. El termómetro alcanzó los 18,3 grados en lo que allí ahora es verano, y que viene a coincidir con un año extremadamente cálido en el icono sur de América, con temperaturas que superan los 40 grados en ciudades como Buenos Aires.

Aunque ese dato de ayer en la Antártida no dista mucho del captado en 1961, hace 59 años, con más de 17 grados, los alarmistas sobre el cambio climático lanzaron sus voces de alarma, con la famosa Greta y “sus gretos” al frente.

Somos muchos quienes tenemos claro que el planeta Tierra es un ser vivo que ha demostrado a lo largo de los miles de millones de historia que no hay nada ni nadie que paralice su continuo cambio. Todos hemos estudiado las glaciaciones, periodos tórridos y etapas de cambios bruscos en todas partes de los cinco continentes, y el clima se encarga de regularlo todo y volver a la normalidad lo que hemos vivido en primera persona, que en conjunto es como una gota de agua en un océano. Ninguno de nosotros podemos hablar del tiempo que hacía hace doscientos años, mil, o mil millones.

De lo que sí podemos echar mano es de los datos históricos de los observatorios meteorológicos desde que se toman medidas. Y en Alicante contamos con dos, uno en la capital y otro en el aeropuerto de El Altet. Y si nos ceñimos a un mes de febrero, ésta es la tabla del periodo 1939-2020, que son los 81 años de los que se tienen mediciones:

Estos datos de Aemet, demuestran que durante febrero, el año que más llovió fue en 1947, la precipitación máxima en un día fue en 1980 con 137 litros por metro cuadrado, o que el mes de febrero más caluroso fue en 1990 con 29,4 grados de máxima. En el polo opuesto, el febrero más frío fue en 1956, con casi cinco grados bajo cero en Alicante capital.

Todo ello, queridos amigos, no deja de demostrar que si en la última década, en concreto desde 2007, no hemos tenido datos extremos a destacar, eso del “cambio climático” no deja de ser una anécdota más, como lo fue el temporal que precisamente los días 4, 8 y 12 de febrero de 2012 sufrimos en la Comunidad Valenciana, que dejó helada a media provincia con cuatro grados bajo cero durante aquella semana, y nieve casi a nivel del mar.

Imagen nevada de Sierra de Bernia en Altea durante el temporal de febrero de 2012

Ahora que incluso tenemos ministerios contra el cambio climático, veremos si son capaces de detener la fuerza de la naturaleza cuando venga con sus “escrituras debajo del brazo” solicitando ocupar lo que es suyo, como ha sucedido en los últimos temporales, donde no ha sido la borrasca quien ha provocado daños, no. Hemos sido los humanos ocupando aquello que no nos corresponde quienes hemos provocado los daños que sabemos que tarde o temprano, la naturaleza va a ocupar de nuevo.

Fotos: Antonio Zarco

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí