AUGC recibe con esperanza el nombramiento de María Gámez como directora general de la Guardia Civil

0
10300
Publicidad
Publicidad

Tras confirmarse que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, con el visto bueno de Robles como ministra de Defensa, propondrá hoy al Consejo de Ministros, a la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, como nueva directora general de la Guardia Civil, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) quiere expresar su esperanza ante la nueva etapa que se abre, pese a los retos que Gámez afronta al frente del cargo y que deben resolverse con celeridad.

Recientemente, representantes de la delegación en Málaga de AUGC ya han tenido ocasión de conocer a través de una reunión el talante dialogante y la capacidad profesional y política de la nueva Directora General, a la que desde aquí damos la bienvenida con el deseo de que restablezca una línea positiva de integración y comunicación con las asociaciones profesionales, línea que se había quebrado durante el periodo anterior.

Porque resulta absolutamente necesario que se produzca un cambio de calado en la Dirección General de la Guardia Civil, y que éste llegue sin mayor dilación. El desprecio y acoso a los representantes legítimos de los trabajadores debe dar paso al respeto a su labor, tal y como corresponde en un Estado de derecho. Las naturales discrepancias no deben resolverse, como en la etapa precedente, desde la arrogancia y la amenaza, sino con conocimiento, diálogo y política.

No cometer los mismos errores que su predecesor es fundamental, y para ello la nueva Directora General deberá estar adecuadamente respaldada y aconsejada por un equipo que la asesore. Abordar los problemas de seguridad ciudadana en una agenda marcada por el desafío demográfico de la España vaciada, y corresponder a la problemática socio laboral de los trabajadores de la Guardia Civil, así como los propios retos pendientes que afronta la institución, requiere contar con un gabinete mixto y preparado.

Retos como el de un nuevo despliegue territorial operativo de las unidades de la Guardia Civil, el establecimiento de una jornada laboral que facilite la conciliación; la adecuación de la productividad al esfuerzo de los agentes; o la culminación de la equiparación, tanto salarial como del resto de condiciones, de los guardias civiles con el resto de policías que trabajan en España. Asuntos eternamente pendientes por culpa de la permanente interinidad, desconocimiento y falta de compromiso sufridos durante la etapa anterior.

El dialogo es la herramienta clave para alcanzar éxitos que hagan mejorar la seguridad pública, y el propio funcionamiento interno de la Guardia Civil. Es la hora de alcanzar derechos sociales, profesionales y económicos que los guardias civiles, merecidamente, llevan demasiado tiempo esperando. AUGC mostrará toda su capacidad para que esto sea una realidad.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí