“El autobombo de los mediocres en Benidorm”. Por José Antonio Corachán

0
10835
Publicidad
Publicidad

Consultado el diccionario de la Real Academia Española, obtenemos la siguiente definición: Elogio desmesurado y público que hace alguien de sí mismo. Aprovecho la consulta para ampliarla a la palabra “elogio” y obtengo: Alabanza de las cualidades y méritos de alguien o de algo.

Terminada la consulta al solo efecto de evitar equívocos, entro en el último Autobombo del que tengo conocimiento, orquestado en los micrófonos de una emisora local y protagonizado por dos ex, un ex-concejal de nuestro Ayuntamiento y un ex-vicepresidente del Consejo Vecinal. Lamentable, deplorable, triste y en ocasiones desagradable entrevista interpretada por ambos personajes según mi opinión. Acepto, por supuesto, cualquier otro pareceer discordante, a fin de cuentas todo depende del color del cristal con que se mira y en esta ocasión puede ser que el cristal no sea todo lo transparente que debiera ser.

Y no es diáfano porque en ocasiones con ambos “ex” he tenido opiniones antagónicas que han enturbiado inevitablemente la claridad deseada. Hoy cuando he escuchado el diálogo de la citada entrevista, la turbieza del cristal ha aumentado y mis esfuerzos en aclararlo han sido inútiles. No entiendo el objeto de esa entrevista, no capto cual es su propósito, no comprendo su finalidad, no vislumbro su intención, a no ser que la suma de los anteriores noes lleve un propósito mezquino y no deseable: Deteriorar la imagen de la actual vice-presidenta del Consejo Vecinal. Y hasta ahí podíamos llegar, una cosa es la libertad de expresión y otra cosa, como es el caso, utilizar esa libertad para denostar  la gestión de una compañera, y a continuación halagar el propio ego. Una falta de respeto innecesaria y extemporánea.

El haber sido y no ser, no legitima el sambenito y descrédito público de la gestión actual de  la vicepresidenta. El no ser y haber sido es una cuestión de tiempo irreversible como lo es al parecer la carencia de un mínimo de humildad de los protagonistas.  El yo he sentado las bases del Consejo, es a todas luces una muestra de egocentrismo que autocalifica. Si a ello añadimos comentarios sobre el anterior vicepresidente tales como se dedicó a la estraegia política… ya hemos llegado a donde íbamos: Los demás ni cumplieron ni cumplen con su obligación, yo si cumplí con creces, porque si tiene alguna duda quien me escuche, soy el mejor. Pero además por si hay la mínima duda o sospecha sobre su autocalificación, su autoestima, añade, he dejado el paso abierto a otros consejeros… y remata la faena afirmando que el Consejo Vecinal es un ídolo con los pies de barro… comentario que en su boca merece las dos orejas, el rabo y los cuernos.

El entrevistador para atizar el fuego dice haber preguntado a varios consejeros que le han confirmado que ahora el Consejo Vecinal “ha dejado de sonar”. El entrevistado hincha mas el pecho y nos cuenta lo bien que hizo su gestión, olvidando que todo lo hecho fue consensuado por el resto de los consejeros, que no estábamos allí para hacer bulto, trabajábamos y trabajamos como él, desinteresadamente por y para nuestros vecinos, para y por Benidorm, sin esperar loas, méritos o medallas. No voy a caer en el error de seguir el camino de su dialéctica calificándolos, simplemente doy mi opinión sobre una entrevista que considero indebida e injusta, a la que no encuentro otra razón que el autobombo.

José Antonio Corachán Marzal

Consejero del Consejo Vecinal de Benidorm

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí