El Ayuntamiento de Benidorm, ¿un cortijo o Kehisteinhaus?

0
10685
Publicidad
Publicidad

Por lo que hasta hoy tengo visto Benidorm está a nivel del mar, no a 1.834 m. de altura como está situado Kehistenhaus. No obstante a Benidorm se llega en algo menos de dos horas por tren desde Alicante o por autopista desde Valencia, a pesar de la diferencia de distancia a ambas ciudades. A Kehisteinhaus se llega igualmente en dos horas, andando desde el parking de Obersalzberg, o por autopista desde Múnich. En Kehisteinhaus hay un restaurante, en nuestro Ayuntamiento tenemos equipos que se guisan y se comen todo lo que les cae por delante, vamos como en el mejor restaurante, pero como decía al comienzo, por lo que tengo visto. Ahora bien por lo que tengo vivido desde el panorama político-residencial, pocas diferencias encuentro entre Benidorm y el Nido del Aguila. Amo había en Kehisteinhaus, amo hay en Benidorm. Dictadura hubo en Kehisteinhaus y dictatocracia hay en Benidorm, a fin de cuentas un bigote no hace la diferencia, como el estilo de gobierno tampoco la hace, mas bien lo asemeja. Si la transparencia política era cero en la cota de los 1.834 m. y a 11ºC, aquí también lo es a cero metros de altitud y 23º C.

Un observador prudente, sensato y juicioso nos dirá sin duda alguna que Benidorm es lo que sus vecinos quieren que sea”. Un observador imprudente e insensato dirá “allá se las ventilen sus vecinos, con su pan se lo coman”. Por último un observador crítico, si es decente y prudente, pensará antes de pronunciarse como ciertas cosas parecen iguales y otras difentes… observemos antes de enjuiciar”.

Como nuestro nivel de paciencia por la falta de transparencia y cordura de nuestros sucesivos equipos de gobierno municipal ha sobrepasado los límites admitidos por la OMS, solo tenemos una solución: Admitir solemnemente que nuestro Ayuntamiento es un Kehisteinhaus, un Nido de Aguilas, es un lugar reservado para el uso y disfrute particular de un grupo político alternativo que recubre sus propósitos su Lebensraum (espacio vital) con unas siglas  que nada tienen que ver con sus verdaderas intenciones, con su objetivo que es económico no político. ¿Populares?¿Obreros?… despabilados. Sus operaciones tipo Gleichschaltung eliminan las acciones y propuestas de la oposición.

El columnista de Agencia6, José Antonio Corachán, en una intervención en el seno del Consejo Vecinal de Benidorm

Con regularidad exquisita todos los meses nos sorprenden con sus acuerdos plenarios tomados mediante votaciones inútiles, amparadas por la parafernalia democrática, con la que tratan de engañar a los vecinos. Emulando a P. J. Goebbels, J. R. González lanza  a diario, lemas y consignas que van martilleando el subconsciente ciudadano: “Poquet a poquet”, “Encara mes”, “Benidorm mejora”, “Yo a lo mío”… Con nuestros votos llevan a cabo lo que quieren y fulminan lo que no sirve a su intereses. La opinión de todos los ciudadanos no interesa, solo escuchan  la de sus aplaudidores, besapiés y lamedorsos, amalgama politico-social similar a los camisas pardas, está formada en parte por los que chuparon del bote, parte por los que están chupando y el resto por los que piensan ¿y si un día me dejan chupar?. Saben que el chupetón carece de dignidad, decencia y honor, pero una vez que chupé, chupo o con suerte puede que chupe… ¡que les quiten lo bailao!.

La historia se repite, así que lo mas probable que les quiten lo que bailaron, lo que están bailando y los que piensan  bailar queden sin bailongo. Bailes con mas tradición han caído y están cayendo, incluso puede ser que acabe el baile como el famoso Baile de Torrente, prospere o no el Gobierno de Vergara. Durante uno de esos bailoteos (sesión del Pleno Municipal) estos autoproclamados políticos han dicho no a la bajada del IBI anual y ¿han dado alguna explicación a su negativa? No, las explicaciones solo se dan en las escuelas y los contribuyentes de Benidorm están todos escolarizados, se les pasó el turno de las explicaciones. A los contribuyentes (mas conocidos fiscalmente como sujetos pasivos) se les puede como máximo prometer, para no cumplir lo prometido, y su protagonismo es pagar y callar.

El problema es que algunos vecinos contribuyentes pasivos, en ocasiones somos contribuyentes activos, agitamos nuestra memoria y recordamos que nuestro endeudamiento municipal comenzó con las obras de l’Aigüera, siguió aumentando con el faraónico nuevo Ayuntamiento, Palacio de Deportes, Estación de Autobuses, Frontón de Pelota Valenciana… y algunas obras mas que fueron incrementando la deuda. La deuda ha disminuido no solamente por una gestión apropiada a su amortización, sino sobre todo porque los vecinos con el pago de nuestros impuestos hemos ido liquidándola, nadie nos ha regalado nada, es mas, si como decía antes la gestión ha sido buena en esta ocasión, nada hay que agradecer a nadie, ni sacar las majorettes, ni lanzar las campanas al vuelo, porque para eso hemos pagado con un impuesto revolucionario del 12 % mensual a los gestores, para que hagan bien su trabajo. Las medallas en los templos, en los rogatorios y en los desfiles militares.

Por último ya hemos aclarado el enunciado de este artículo y a su pregunta dado una respuesta. El “yo me lo guiso y yo me lo como” siempre está presente. En este Kehisteinhaus en que se ha convertido el Ayuntamiento, los cocineros compran, guisan y se lo comen, pero ¿quién paga la juerga? Los que pagamos tenemos derecho por lo menos a ver detenidamente las facturas y hasta el momento solo tenemos acceso obligado al pago. ¿Que ha pasado con nuestro derecho  a ver y examinar las facturas de los guisos y  sus componentes? Y cuando el guiso no ha sido el apropiado y con su deglución la digestión ha sido indigesta, nos ha empachado, ¿quién asumió responsabilidad alguna del empastre? Nadie, simplemente porque nuestro Ayuntamiento es, de conformidad con quien lo administra, un Kehisteinhaus donde el amo hace lo que quiere, como quiere y cuando quiere sin tener que dar explicación alguna… ¡faltaría más!.

José Antonio Corachán Marzal (Diplomado en Anticorrupción)

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí