Leonhard Euler en el olvido de la historia

0
10074
Publicidad
Publicidad

Cursar mi carrera de ingeniería me llevo inevitablemente a estudiar con mucha profundidad los conceptos más avanzados de cálculo infinitesimal y sus aplicaciones racionales en la física moderna, dando un paseo de creatividad que partía de concebir el entorno tridimensional hasta interpretar la mecánica vectorial en n-dimensiones.

Durante ese viaje primigenio de contacto numérico-espacial fui desarrollando interés por dos grandes científicos multifacéticos de la historia, Sir Isaac Newton y Leonhard Euler. Y no es de extrañar, cuando aún hoy por hoy, sus teorías, teoremas y descubrimientos siguen rigiendo lo que humildemente llamaría, la columna vertebral de las matemáticas y la astronomía.

De Newton sabemos mucho, de hecho suele ser muy popular hoy día junto con Albert Einstein cuando se tocan conversaciones en el campo de la física; incluso en series de televisión que aluden a científicos generalmente se habla de ellos; sin embargo, no es el caso de Euler.

Así pues, en el presente artículo presento un resumen de la vida y obra de Leonhard Euler (1707–1783), talentoso hombre de ciencia que podría llegar a equipararse al mismísimo Da Vinci. Veremos también como nos beneficiamos de sus aportes y al mismo tiempo tocaremos un poco sobre su vida personal.

Leonhard Euler, ratratado por Jakob Emanuel Handmann (1753)

Un Científico Multifacético

Muchas de las personas que saben quién es Leonhard Euler dirían sin vacilar que su  impacto en el mundo científico no puede pasarse nunca por alto. Al igual que Da Vinci, Euler no se centró en una sola rama de la ciencia. Euler era conocido por su trabajo en óptica, astronomía, teoría de la música, mecánica y dinámica de fluidos con todo su trabajo en estos temas que los moldeó en los años venideros, así como algunas de sus teorías que todavía se usan en la actualidad. Desafortunadamente, la magnitud del número de sus descubrimientos significó que la mayoría no fueron nombrados por él, sino por la primera persona que demostró sus teorías para evitar nombrar todo después de él.

Desde su nacimiento, un 15 de abril de 1707 en la ciudad de Basilea, Suiza, su intelecto era claro para algunos, pero debido a que su padre era clérigo, quería que Euler siguiera un camino en teología. Su gracia salvadora fue Johann Bernoulli, quien contactó con el joven Euler a través de su padre como amigo de la familia Bernoulli. Se sabía que Johann Bernoulli era el mejor matemático de Europa en ese momento y, bajo su tutela, después de convencer a su padre de que el joven Euler se encaminaba hacia una gran carrera en matemáticas, lo instruía todos los domingos, donde su habilidad se hizo cada vez más evidente.

Johann Bernoulli retratado por Johann Rudolf Huber, 1740

Problemas visuales

Las hazañas científicas de Euler se vuelven aún más impresionantes cuando ponemos en perspectiva su deterioro de la vista en su edad adulta. En 1738 quedó casi ciego en su ojo derecho, lo que en lugar de culpar a una fiebre recurrente de 3 años, culparía al trabajo de cartografía que realizó para la Universidad de San Petersburgo.

Después de mudarse a Alemania debido al deterioro de las condiciones en la Universidad de San Petersburgo a medida que la censura se hizo cada vez más propensa, su vista empeoró con el desarrollo de una catarata en su ojo izquierdo, que fue su único ojo de trabajo en su estancia en Alemania.

Esto lo llevó inevitablemente a que se volviera ciego.

Ante esto comentó una frase muy célebre:

Ahora tendré menos distracciones.

Leonhard Euler

En lugar de desanimarse, su productividad en realidad aumentó con la ayuda de algunos escribas que le permitieron aumentar su producción de documentos matemáticos a una base diaria, lo que destacó su perseverancia y su afinidad por las matemáticas.

Euler y Catalina La Grande de Rusia

Bajo Catalina la Grande, Euler fue persuadido de regresar a Rusia con la promesa de un gran sueldo y pensión, así como altos cargos en el gobierno para todos sus hijos. Este desde luego aceptó y pasó el resto de sus días bajo el próspero Imperio de Rusia dirigido por Catalina. Más tarde moriría de una hemorragia cerebral mientras discutía el descubrimiento de un nuevo planeta llamado Urano, terminando su vida como la vivió, investigando la ciencia.

Catalina La Grande de Rusia, retratada por Fyodor Rokotov 1770

Lo que aprendemos

La falta de cobertura de Euler en la cultura popular que suele estar a favor de científicos como Einstein y Newton parece un poco desproporcionada si se toma en cuenta los logros de este, especialmente en en términos de volumen de descubrimientos científicos. Pero debido a que muchos de sus hallazgos y desarrollos fueron nombrados por las personas que los confirmaron en lugar de por el propio Euler, su popularidad parece adolecer si consideramos su impacto en el mundo científico.

En términos generales, todos pueden aprender de la filosofía de trabajo de Euler y de cómo se aplicó a un tema en el que sobresalió, así como la importancia de reconocer el talento a una edad temprana que permita su desarrollo adecuado para alcanzar su potencial. Sin la ayuda de Johann Bernoulli, Euler podría nunca haber terminado con su amor por las matemáticas como lo había hecho con su ayuda y debido a la presión de su padre sobre él siguiendo un camino en teología, su intelecto podría haberse aplicado de la manera que él no alcanzaría todo su potencial.

Además, no podemos restarle importancia a su perseverancia después de su pérdida de visión, ya que no solo la ignoró como un simple hecho de la vida, sino que también transformó su ética de trabajo lo que le permitió ser aún más productivo que nunca.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí