“Convivir con el ruido en Benidorm”. Por José Antonio Corachán

0
10228
Publicidad
Publicidad

En Benidorm convivimos con los turistas nuy a gusto, por ser nuestro principal motor económico, pero en cambio estamos condenados a malvivir con el ruido que nuestro Ayuntamiento pasivamente permite, en especial en el casco antiguo. Parece ser que la Ordenanza n.º 3, en vigor desde el 16 de Abril de 2007, de PROTECCIÓN CONTRA LA CONTAMINACIÓN ACUSTICA Y VIBRACIONES es mas bien la Chirigota n.º 3 de INDEFENSION ANTE EL ENRARECIMIENTO ACUSTICO Y TREPIDACIONES, puesto que al ser indefenso, abandonado, no vale para lo que trató de ordenar, habida cuenta que con su regulación “perjudica” los intereses económicos de los bares y restaurantes ubicados en la citada zona.

La experiencia de años nos lleva a deducir que el Ayuntamiento, concretamente su equipo de gobierno, prioriza los resultados económicos de restauradores y propietarios de bares, y posterga la salud de sus vecinos, demostrando con ello la incapacidad e ineptitud de su gestión. Será conveniente, oportuno y necesario que los ciudadanos censados en Benidorm, tengan muy presente a la hora de emitir su voto para elegir a sus concejales, qué capacidades gestoras tienen los componentes de las listas a votar, porque con independencia de las gestiones que nos tienen acostumbrados a entrampar, con la salud de los vecinos no se juega.

Es curioso que sea el propio Ayuntamiento de Benidorm quien en su página web LíneaverdeBenidorm.com, formule la siguiente pregunta en su Guía orientada a ciudadanos¿Quién no se ha quejado alguna vez de la cantidad de ruido que hay a su alrededor? A la que habrá que contestarle con otra pregunta: ¿Han servido las quejas para algo? Vamos a imaginar por el momento que la pregunta va de guasa, porque si entreviéramos la mínima formalidad en ella, la palabra sinvergüenzas agotaría la tinta de nuestra impresora.

Este equipo de gobierno y los anteriores, no solamente incumplieron e incumplen el espíritu de las propias Ordenanzas Municipales, sino que parece desconocer las leyes que sobre contaminación acústica tenemos a nivel Autonómico, Estatal, de la Unión Europea e incluso olvida los Derechos Humanos Fundamentales, aunque ni desconoce ni  relega los medios legales para aumentar sus salarios mensuales hasta en un 12%. Llevamos años pidiendo que con los medios y autoridad  que consiguieron con la mayoría democrática de nuestros votos, procuren el descanso noctívago u hogareño a que tienen derecho nuestros vecinos de la zona centro sin ofrecer solución alguna, en cambio ellos en unos pocos días tras su nombramiento obtuvieron su objetivo económico sin ruido alguno. Todo tiene su razón de ser, el dinero es como el tiempo “tempus fugit” y hay que conseguirlo antes de que desaparezca, de que se evapore, en cambio el descanso… el descanso siempre está asegurado… al menos el descanso eterno, que invariablemente a todos llega mas tarde o mas pronto, no depende de Ordenanzas cuchuflauteras, de políticos veleidosos, es la Ley Natural.

Como hemos visto son tres los actores sociales de este desconcierto, los productores, los usuarios y los vigilantes. Buscaremos su opinión para tratar de encontrar una solución para nuestros convecinos del casco antiguo utilizando simplemente la solidaridad, alternativa que nos brindan estas líneas y la proximidad de la Navidad, convencidos de que si lo logramos será el mejor regalo que podemos ofrecerles: el descanso nocturno debido y obligado, pero eso sí, falto de ruidos, barahúndas y algarabías.

José Antonio Corachán Marzal

 Diplomado en Anticorrupción

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí