¿Dónde está Pablo Casado?

0
10251
x-default
Publicidad
Publicidad

Hemos dejado atrás la primera semana tras las segundas elecciones generales a las que hemos sido convocados los españoles en este 2019. Una semana donde quienes más votos perdieron, PSOE y UP, se abrazaron espectacularmente el martes tras autoproclamarse candidatos a la presidencia del gobierno pasándose por sus huevecillos a la figura del Rey, que es a quien corresponde tal misión, Constitución en mano.

Pero resulta que a estos siniestros personajes, llamados Pedro y Pablo, quienes parece que se han propuesto hacernos retroceder a la edad de los “picapiedra”, tienen como misión aniquilar todo aquello gracias a lo cual ellos están donde están. Son gente falsa, mentirosa, y sobre todo muy peligrosa. Les da igual decir en el mismo día una cosa y su contraria sin que se les caiga la cara de vergüenza. No la conocen, no la han “mamado”.

Si dañino para todos los españoles, incluídos los buenos socialistas y comunistas, ha sido todo lo que hemos visto en estos siete días y lo que estamos viendo en las primeras horas de este lunes 18 de noviembre, peor está siendo el estado de desaparición del líder de la oposición, de Pablo Casado, de quien nada se sabe desde el pasado martes, el día del abrazo del oso entre “los picapiedra”.

Todos estamos de acuerdo que la gente que haya votado al Partido Popular, lo ha hecho para que su líder haga cualquier cosa menos lo que anda haciendo estos días, que es nada. De Abascal, el otro líder de la derecha, poco se ha sabido, aunque al menos dio la cara para denunciar el embrión de pacto de gobierno que necesita para prosperar a bilduetarras, incendiarios republicanos de Cataluña y un sinfín de votos llegados desde partidos que anunciaron en su día no apoyar semejante invento, pero que ahora parece que podrían llegar a respaldar, como son los cántabros y los canarios, a quienes deben haberles prometido algo que saben jamás van a cumplir Pedro y Pablo, sobre todo porque ya vemos lo que vale su palabra, nada, absolutamente nada.

La única situación que parece puede tranquilizarnos ante el riesgo de despedazar la Constitución por parte de estos dos fracasados unidos en un abrazo, es que Vox lograse más de 35 escaños, lo que paralizará cualquier intento de reforma a las bravas, tal y como lo contempla la propia Carta Magna. Ahí toparán con hueso, porque por desgracia, el PP ya ha demostrado que si hay que tijeretear lo que no se debe, se apunta a un bombardeo cuando menos podamos esperarlo. Ya lo hizo en su día cuando la famosa “reforma express” impuesta por Europa.

Estamos en momentos muy complicados, pero queridos amigos, yo aconsejo tranquilidad porque esto se cae solo por su propio peso. España podrá con “los picapiedra” y esos líderes que se van al “Hola” dejando todo empantanado en el peor momento político de nuestro país. Los españoles hemos demostrado hace una semana que a esta gentuza había que recortarles poder, y perdieron entre ambos (PSOE y UP) 1.300.000 votos.

Sí, ellos ahora son los que se hacen la foto preñándose a besos y abrazos, pero es imposible que eso se mantenga con los “albañiles” de ERC,CC, PRC y toda la colla de partidillos que se unen a la “orgía política” que menos interesa a España y los españoles dadas las circunstancias

Ahora bien, o Pablo Casado espabila y actúa con diligencia en esta situación, o los españoles no le perdonaremos su silencio. Ya ha perdido dos elecciones generales, y si no demuestra ahora que tiene madera de líder, ya puede ir preparando sus maletas porque no volverá a pasar un tren por la estación donde siga esperando no sabemos qué.

No estamos para “Tiempos de Silencio”, magnífica obra de Martín-Santos, sino más bien para todo lo contrario. Un fallo en los tiempos y en las formas ya hemos visto dónde han enviado a Albert Rivera. Y visto lo visto esta semana, parece como si Casado quisiera emularlo por la vía de urgencia. Ojalá reaccione, y sea hoy mismo.

Cuando un líder deja de ser útil para una sociedad, y su partido admite un silencio injustificado como sucede ahora, tanto el líder como el partido sobran para los hombres y mujeres de ese país que ven abandono en las funciones del político para el que todos ellos votaron. Y Pablo Casado, como no se ponga el mono de trabajo, ya sabe el futuro que le espera.

Feliz lunes!

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí