¿Corrupción socialista? En Alicante de eso sabemos más que nadie….

0
10418
Publicidad
Publicidad

Ahora que es noticia Ximo Puig y sus presuntas corruptelas con hermanos, The Guardian y vaya Usted a saber cuántas cosas más, me he animado a echar mano de la hemeroteca justo al leer que el presidente de la Diputación de Alicante, el popular Carlos Mazón, ha cesado en su puesto a uno de los cargos de SUMA tras haber sido imputado por contratas de hace unos años.

Miren amigos, todos estamos leyendo que la sentencia de la macro causa de los ERES de Andalucía se retrasa ante la cita electoral del 10 de noviembre. Aquí en Alicante tuvimos un escándalo que se ocultó a la opinión pública ante los comicios generales del 22 de julio de 1986, el “escándalo de las loterías”, que colocó a nuestra provincia por segunda vez en la prensa nacional por temas de corrupción desde la llegada de socialistas a ayuntamientos en 1979 y al gobierno de España a finales de 1982. La primera ya fue el “desvirgamiento” de las basuras en la Vega Baja unos años antes.

Por aquel entonces se habían convocado los concursos para adjudicar las nuevas administraciones de lotería en toda la provincia, y mire Usted por donde, el “gordo” fue a caer en manos de socialistas y su entorno. Cabe recordar, en este caso por orden alfabético, los pueblos, cargos y nombres de los adjudicados a quienes, una vez destapado el escándalo, desde la cúpula del PSOE “obligaban” a renunciar a la administración concedida. Creo recordar que sólo una hizo caso a los jefes. Los demás siguen vendiendo lotería a día de hoy. Vamos a recordarlos, porque viene bien refrescar la memoria de vez en cuando.

En Albatera la concesión fue para Clementina Martínez, hermana del alcalde socialista Antonio Martínez.

En Alcoy la cosa fue a parar a la esposa del primo del alcalde socialista y entonces también diputado provincial José Sanús. La beneficiada se llamaba Emilia Cano Sellés.

En Alfaz del Pi la concesión la recibió Ana Pérez Llorens (D.E.P.), esposa del concejal socialista ya fallecido José Soler.

En Benejúzar la cosa estuvo vinculada directamente con Andrés Martínez Martínez, líder socialista dentro del municipio.

En Benidorm hubo dos concesiones, una fue para Miguel Calvo Sala, cuñado de Nicolás Pagés, concejal y presidente entonces local del PSOE, y la otra fue para María Dolores Llorente, esposa de Carlos Tovar, amigo íntimo del entonces alcalde socialista Manuel Catalán Chana.

En Bigastro recayó la concesión en manos de una tía de la esposa del alcalde socialista José Joaquín Moya, quien aparte de alcalde fue senador socialista por las Cortes Valencianas en Madrid.

En El Campello la administración fue a parar a manos de Trinidad Palomares, novia de Emilio Baeza, hermano del entonces alcalde socialista Vicente Baeza.

En Cox el afortunado fue Jesús García Maciá, miembro de la ejecutiva comarcal del PSOE.

En Dolores ya ni se lo pensaron dos veces. La concesión fue a manos de Josefina García, concejala socialista en la localidad vecina de Callosa de Segura.

En Elda la cosa fue para la familia Verdú Picó. Un miembro de la ejecutiva socialista jugó en favor de su hermana.

En Elche tampoco se lo pensaron dos veces. Había ocho concesiones, y seis recayeron en prácticamente en una manzana, sin distancia entre ellas, algunas “a tiro de piedra”. La sombra del favoritismo las puso en el punto de mira a todas ellas.

En Guardamar la afortunada fue Victotia Rastoll Zaragoza, sobrina del concejal y diputado provincial por el PSOE Francisco Zaragoza Baile.

En Orihuela la cosa quedó entre miembros de la ejecutiva local del PSOE. Uno de sus miembros, José María Ballesteros actuó en favor de su prima Concepción Botella Ballesteros.

En Petrel recayó la lotería en Isabel Villaplán Payé, hija de una ilustre militante socialista, Eufemia Payá.

En Rafal la afortunada fue Concepción Zaplana Sánchez, hija de Bienvenido Zaplana, secretario del PSOE en Crevillente y diputado provincial del PSOE.

En Redován la cosa fue a parar a José Antonio Penalva, concejal socialista en Orihuela.

En Rojales y Torrevieja las dos administraciones fueron concedidas a socialistas reconocidos en sus pueblos, María Soledad García Gómez y María Rosa Noguera González respectivamente.

En Villajoyosa la concesión fue a manos de Francisco Martínez Zaragoza, miembro de la ejecutiva local del PSOE.

Hubo algún caso más, pero vamos a dejar de citar porque la lista podría ser interminable, así como la nefasta gestión que hizo el PSOE de este gran escándalo vivido a nivel político en la provincia de Alicante.

Con este panorama, queridos amigos, como comprenderán, y tras casi cuatro décadas más tarde, cuando nos hablan de corrupción en las filas del PSOE es como si nos hablan de archipiélagos y de veleros. Ya todo nos da igual porque nos damos cuenta que todo está corrompido hasta el túetano, y lo que es peor, lo malo está por llegar si a estas gentes les dejamos el mando de ayuntamientos, diputaciones, autonomías y gobierno central, el de la Moncloa, donde el propio PSOE ha permitido llegar con los votos de manos manchadas de sangre y golpistas que incendian ciudades.

Pero quizás lo más grave es que el PSOE, a estas alturas, con gente que se supone está preparada para asumir retos, permita estar liderado por un mentiroso e irresponsable como Pedro Sánchez, un tipo infame y muy peligroso, que poco más de un año está dejando a España como un solar.

Feliz jueves!

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí