El gran problema de Santiago Abascal se llama Vox Alicante

0
11655
Publicidad
Publicidad

La filtración desde el seno del partido de la candidatura de Vox por la provincia de Alicante en los comicios generales del 10 de noviembre próximo delató a más de uno de quienes conforman la cúpula de la formación que lidera Santiago Abascal. La falta estrepitosa de seguridad, lealtad y fidelidad de sus miembros vino a ratificarse cuando la líder de Vox en Alicante, Ana Vega, tildó de “basura” a la prensa por dar a conocer aquello que ella misma debió haber evitado, bien por su responsabilidad en el control del partido, o bien por no haber sido ella misma la “filtradora”, porque visto lo visto, se duda de su palabra según se nos afirma desde Madrid.

Ayer fue un día donde nuestros lectores se convirtieron de nuevo en nuestros mejores reporteros. A raíz del insulto de la líder de Vox en Alicante, empezaron a llegarnos informaciones que quisimos contrastar con responsables del partido, y como si se los hubiese tragado la tierra, ni cogían los teléfonos ni respondían a los whatsapp que les lanzábamos desde Agencia6.

Mónica Borrás (izda), la responsable del presunto delito electoral cometido el 27 de abril, junto a Rocío Monasterio en un acto de Vox a nivel nacional

Lo relevante, ciñéndonos al caso de la filtración de la candidatura publicada en El Mundo, es que horas después de que Ana Vega llamase “basura” a la prensa, Agencia6 publicó detalles sobre un presunto delito electoral cometido desde el seno de Vox en Alicante durante la jornada de reflexión del 27 de abril pasado. La responsable entonces de la comunicación del partido, Mónica Borrás, incitó a los afiliados y simpatizantes a pedir el voto en una jornada donde hacerlo era delito.

Fue cuando nos pusimos manos a la obra, y Agencia6 tuvo en su poder una carta donde quedaba justificado que ella, la “insultadora” a los medios de comunicación, supo de ese presunto delito, y lo intentó ocultar. Aquí tienen la prueba:

Carta del responsable de RRSS de Vox en Villajoyosa mostrando su descontento por la actuación de la cúpula provincial pidiendo su baja ante el presunto delito electoral

Ana Vega supo del presunto delito cometido por Mónica Borrás desde Vox Villajoyosa, donde su responsable de Redes Sociales lo puso en conocimiento de la líder del partido en la provincia de Alicante, y además, solicitó su baja del partido el día posterior a las elecciones, el 29 de abril de 2019, poco antes de las siete de la tarde. El email enviado desde la capital española del chocolate es irrefutable.

Desde entonces, Vox en la provincia ha vivido diferentes “tormentas”, sobre todo en las elecciones municipales de mayo, donde la representación conseguida en ciudades y pueblos fue pobre. Precisamente uno de los ediles que lograron escaño fue el actual portavoz de Vox en la capital, quien desde hoy mismo será el marido y esposo de Ana Vega, el joven Mario Ortolá, un hombre con apariencia de ser amante de los bollicaos, pero sin ojo clínico para la política. Aprovechamos para felicitarles por su feliz unión en matrimonio.

En la foto aparece Mario Ortolá (izda) y Ana Vega en el centro con Mónica Borrás a la derecha de la imagen

Los desatinos desde la cúpula de Vox en la provincia se han venido sucediendo en cascada. Como responsable de implantatación en los pueblos de Alicante colocaron a un señor nacido en las Vascongadas, criado por tierras de Sudamérica, aterrizado en Zaragoza en su madurez, y “presumiendo de haber luchado contra la Kale Borroka de ETA” sin haber vivido en las tres provincias vascas, y lo más próximo que él vivió el terrorismo callejero fue a doscientos kilómetros.

El responsable de implantar líderes en los pueblos de la provincia, Andrés Íñigo, desconoce incluso cómo llegar a ellos al ser un completo desconocedor de Alicante.

Hablamos de Andrés Ínigo Martínez, persona que cuando acude a los pueblos con la misión de “implantar” líderes, según nos dicen desde el propio partido, se pierde por las carreteras al desconocer el terreno que pisa, algo incomprensible en un partido como Vox, que tiene a miles de alicantinos dispuestos a trabajar con dignidad porque conocen la provincia como la palma de su mano. Decirles a todos Ustedes que dentro de la formación se le llama a este caballero como “el cojo manteca”, desconocemos los motivos aunque suponemos que es por su afición a llevar habitualmente un bastón consigo por si procede “dar palos” a la primera de cambio. Quienes tenemos cierta edad sabemos la afinidad del personaje de la historia reciente de España con el que se le relaciona.

El caso es que un partido como Vox, en una provincia como Alicante, la cuarta en el ránking de riqueza de España en todos los parámetros, está liderado en estos momentos por gente indeseable, irrespetuosa, malévola e infame.

Agencia6 y su equipo siempre dando la cara ante noticias de impacto social

No seremos nosotros quienes acusemos de cosas más graves, pero desde el seno del partido nos han llegado pruebas muy preocupantes. Santiago Abascal debe echar, no sabemos si a patadas o amablemente, a gente que se le ha “colado” como ratas de alcantarilla en el partido.

No será Agencia6 quien denuncie que en las candidaturas locales, no todas pero sí en algunas, hubo personajes vinculados con actuaciones punibles, no en vano en la de Benidorm iba entre los cinco primeros puestos una mujer vinculada con uno de los delincuentes más buscados por la Policía Nacional y los Juzgados de España, con más de treinta órdenes de “búsqueda y captura” con el mandamiento de orden inmediata en prisión. Un personaje que en la actualidad, según nos han confirmado, utiliza personalidad falsa para poder huir de la acción de la Justicia. Un especímen con más de trescientas anotaciones en su ficha policial, lo que se dice en el argot de las Fuerzas de Seguridad, “un fichaje”. El sentido común impone que cualquier ciudadano vinculado con gente de esta talla tiene derecho a vivir, pero no de la política.

No será Agencia6 quien denuncie que algunas personas que han ido en listas electorales, y que nos han pedido la confianza a través de nuestro voto, estaban relacionadas con negocios de prostitución. Esas personas, una vez sepan que en cualquier momento puede salir todo su pasado a la luz, deberían ser honestas consigo mismas, si es que tienen capacidad para ello, y marcharse haciendo “mutis por el foro” sin hacer mucho ruido, con discreción, evitando provocarnos y obligarnos a mostrar toda la documentación que obra en nuestro poder y contrastada por el director de este medio.

Desde dentro de Vox se piden explicaciones a miembros de la candidatura del partido en Benidorm en las elecciones municipales del pasado mayo (archivo)

Este medio, Agencia6, de forma excepcional, va a ser prudente pese a que desde el seno de la Junta Gestora Provincial nos han insultado y vetado. Voces de los altos cargos han dicho que a Agencia6, un medio liberal y con línea editorial “de derechas”, no se nos dé “ni agua”. Pese a ello, esperaremos que la purga interna funcione antes de levantar un escándalo que tiene su primer fascículo en este artículo periodístico.

Hoy en Alicante se están dando cita casi toda la cúpula de Vox en la provincia y la Comunidad Valenciana. No es cuestión de amargar la tarta de boda de la feliz unión entre Ana Vega y Mario Ortolá, matrimonio desde hoy que han pasado de ser mileuristas a ser “multimileuristas” gracias a la política que tratan a patadas abusando de la confianza de los ciudadanos que depositaron el voto en un partido como Vox. Yo fui uno de ellos, y por eso pido y exijo explicaciones ante tanto dislate y comportamientos que han ofendido a muchos alicantinos.

Amén de explicaciones por comportamientos presuntamente delictivos, hoy pido la dimisión de toda la Junta Gestora de Vox en Alicante. Los impuestos de Ustedes y un servidor, de toda la sociedad, no pueden ir a parar a personajes infectos que nos toman por subnormales en primer curso de aprendizaje sin esfuerzo.

Santiago Abascal debe obligar a dimitir a Ana Vega, a Mónica Borrás, y a todos aquellos personajes que sin tener cargo público ni vara de mando, tienen un pasado relacionado con actividades muy sospechosas, demostrables con documentos oficiales. Vox no puede ser la cara de la renovación pública y política de nuestro país, presentándose con estas credenciales en ningún rincón de España.

El bisturí del líder debe activarse hoy mismo, y en caso de no hacerlo, se deberán presentar las correspondientes pruebas ante la justicia y la sociedad española. Basta ya de engaños y de aprovechados que llegan a la política siendo peores que quienes  nos han arruinado en el último cuarto de siglo. Toda sociedad exige un gobierno fuerte y una oposición tan fuerte o más que el propio gobierno, para que en caso de fallar quienes lideran el ejecutivo, cambiarlo a las primeras de cambio a través del voto. Por eso en su día creímos importante la aparición de Podemos, como entendemos que es mucho más importante el apoyo a Vox, a un líder como Santiago Abascal, pero es imposible continuar apoyando a esta formación si entre los más cercanos del propio partido sólo encontramos desolación y la misma corrupción, o quizás más, que en los políticos de toda la vida. Para este viaje no hacían falta ningún tipo de alforjas.

Santiago Abasacal junto a Ortega Lara en un acto de Vox celebrado en Alicante en diciembre de 2017 ( foto: Antonio Zarco)

El firmante de este artículo siempre ha sentido admiración por Santiago Abascal. Hace años, cuando todos los que ahora enarbolan la bandera de España junto a él estaban desaparecidos, un servidor acudió al homenaje que se le ofreció en Alcoy por su lucha contra los etarras y su ímpetu por lograr un país mejor. Ahí pueden ver la foto de portada, en un claro homenaje al líder de Vox en España. Pero lo cortés no quita lo valiente, y hoy toca sacar trapos y meterlos en la lavadora. No seremos nosotros quienes pongamos el detergente y el suavizante. Como medio de comunicación libre estamos en la obligación de denunciar lo que hoy hacemos aquí. Y al igual que hoy toca Vox por sus corruptelas y personajes en Alicante, mañana serán otros partidos y otros políticos que son nuestros empleados porque les pagamos el sueldo a fin de mes usted y un servidor. A eso, o precisamente eso, es lo que entendemos como prensa libre. Lo otro es prostitución y basura, precisamente el término que utilizó ayer la líder de Vox en Alicante para demostrar que hoy, antes de decir “sí quiero”, debería dimitir.

Feliz sábado 12 de Octubre, Día Nacional y Día de la Hispanidad. ¡Viva España!

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí