Los políticos españoles “nos birlan” 56 euros por cabeza al año, unos 2.600.000.000 € sin contar elecciones y “caprichos”

0
10020
Publicidad
Publicidad

Somos muchos quienes nos preguntamos cómo es posible que estemos viendo a diputados, senadores, diputados autonómicos y provinciales, alcaldes y concejales cobrar sueldos importantes por no hacer nada, o por dejar pasar el tiempo sin ver gestión alguna por su parte, como ha sucedido con la legislatura vencida, donde entre mayo y septiembre hemos estado manteniendo a cientos de personajes, su personal de confianza y todo lo que conlleva la parafernalia de la política nacional, y hechos consumados ni uno al cambio.

En un gran reportaje de Calixto Rivero en la sección de Economía en Okdiario, se analiza de forma concienzuda el coste per cápita que nos pasan nuestros políticos al cobro. En ese reportaje que consideramos aconsejable leer y analizar, se dice que sostener a la clase política cuesta en España, al menos, 2.621 millones de euros. O lo que es lo mismo, el mismo Presupuesto del Ministerio de Educación del Gobierno de España de un año. A esto habría que sumar cuál es el coste de los procesos electorales (cada vez más frecuentes) o de los sueldos en muchas empresas públicas por lo que la cuantía puede ser superior.

De media, cada español tendría que abonar 56 euros al año para poder pagar las nóminas y los gastos de funcionamiento de la alta dirección de las CCAA, las entidades locales (ayuntamientos, diputaciones, cabildos…) y del propio Estado.

Según los datos de los Presupuestos consolidados del conjunto de las CCAA en 2018, las regiones españolas gastan 799 millones de euros en un año en la partida de “Alta Dirección”, que es la destinada a pagar los sueldos de los altos cargos y las estructuras burocráticas.

En los ayuntamientos y diputaciones, la partida presupuestaria destinada a sostener a la clase política se denomina “órganos de gobierno” y asciende a 1.140 millones de euros.

Y en el Estado la partida “órganos institucionales, gobierno y otros” (que hace dos ejercicios se denominaba “alta dirección” aunque el Ejecutivo decidió cambiar su denominación en el libro amarillo de las Cuentas Públicas) asciende a 681 millones de euros.

En esta partida se cuentan los gastos de personal, pero también los gastos de burocracia y funcionamiento diario o las transferencias corrientes y de capital asignadas por las propias administraciones a los altos cargos. Sin embargo, el pago de las nóminas de la clase política se convierte, sin duda, en la cuantía más elevada.

En el Estado los gastos de personal destinados a los altos cargos ascienden a 70,69 millones de euros en 2018. Sin embargo, en las comunidades autónomas (teniendo en cuenta que hay 17 gobiernos y 17 parlamentos) la nómina destinada a pagar a los diputados, consejeros o cargos de confianza asciende, en conjunto a 455,2 millones de euros y en las entidades locales los sueldos del personal directivo y de los órganos de gobierno ascienden, si se suman todos, a 510,8 millones de euros.

En total las nóminas de los cargos públicos cuestan al erario público supera anualmente los 1.000 millones de euros (concretamente, 1.036 millones de euros) en 2018. Es decir, que sólo los sueldos de los directivos públicos cuestan más que la partida de “Comercio, Turismo y Pyme” de un año de las Cuentas Públicas (900 millones de euros) o que la de Cultura (838 millones).
Sin embargo, la crisis que estalló en 2008, y se recrudeció en 2012, no ha hecho que se reduzca el dinero que cuesta las nóminas de los altos cargos, a pesar de los planes de ajuste. En 2008 el coste de las nóminas en todas las administraciones ascendía a 951,6 millones de euros, un 8% inferior. Sólo el estado ha tenido en cuenta la austeridad en esta partida, que pasó de 81,3 millones hace diez años a 70,6 millones el pasado.

Sin embargo, Pedro Sánchez ha roto rápidamente esta tendencia desde que ha llegado a La Moncloa. Hasta el 31 de agosto los gastos de personal de la alta dirección están creciendo un 3,4%, según las estadísticas de ejecución presupuestaria del propio Ministerio de Hacienda.

Foto portada: página web de www.upyd.es

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí