La Guardia Civil confirma que la cabeza aparecida en una caja en Castro Urdiales pertenece al novio de la detenida como sospechosa

0
10041
Publicidad
Publicidad

El cráneo que apareció metido en una caja en Castro Urdiales (Cantabria) corresponde a Jesús María B.R., un bilbaíno de 67 años desaparecido desde el pasado mes de abril y pareja de María del Carmen M.G., la mujer a la que un juez mandó a prisión por este caso

Fuentes cercanas al caso han indicado a Efe tras los análisis practicados al cráneo, que estaba prácticamente descarnado, se ha determinado que corresponde a Jesús María B.R., cuya desaparición denunció precisamente la detenida por la Guardia Civil.

La mujer, natural de Utrera (Sevilla), de 61 años y afincada desde hace siete en Castro Urdiales, fue detenida este fin de semana en el edificio Mar Llana de la calle Padre Basabe de esta ciudad costera.

María del Carmen había entregado una caja a su vecina que contenía, según le dijo, juguetes eróticos que no quería que encontrara la Guardia Civil si registraba su casa tras la denuncia de la desaparición de su pareja.

Pasado un tiempo y debido al hedor que desprendía, la vecina abrió la caja y encontró el cráneo dentro, justo en la madrugada del viernes al sábado y, tras el hallazgo, tuvo que ser atendida por servicios sanitarios.

Poco después, la pareja del desaparecido fue arrestada por la Guardia Civil, ante la que no quiso prestar declaración.

Este martes, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Castro Urdiales acordó como medida cautelar la prisión provisional, comunicada y sin fianza para ella, mientras que se sigue buscando el resto del cuerpo del desaparecido.

Los agentes continúan inspeccionando el piso de la mujer así como otras zonas del municipio donde este hombre tendría algunos terrenos. Así, según ha podido saber Europa Press de fuentes cercanas al caso, estos registros se podrían llevar a cabo también en unos terrenos del Sámano de su propiedad, cerca de los cuales vive un primo del desaparecido, Jesús B., y su mujer.

Esta última, Begoña Arias, ha señalado esta mañana, en declaraciones a Europa Press, que Jesús, de 67 años, era “un pedazo de pan” y que la detenida, Carmen M., “ha hecho con él lo que le ha dado la gana”. Según ha contado, fue su marido quien puso la denuncia por la desaparición de su primo, después de que pasara el tiempo sin que éste contestara a su mensajes de whatsapp.

“Estábamos preocupados porque nunca se marchaba de viaje sin decírnoslo” y “tampoco su hermano sabía nada, sólo por ella y él nos lo decía a nosotros” Finalmente, y ante la falta de noticias y de informaciones que nunca llegaban a confirmarse, como que su primo se había ido a Galicia o a San Sebastián, el pasado mes de abril denunciaron su desaparición.

“Sospechamos que ella sabía más de lo que decía”, ha relatado Begoña, quien ha reconocido que ella y su marido tenían “muy poco” trato” con la detenida. “Venía algún día por aquí”, pero poco más.

Ahora, reconoce que lo que ha ocurrido es “fortísimo”. “Pensábamos que no iba a volver, pero no así, no de esa forma”, ha lamentado. “Desde el minuto uno sabíamos que no se había ido a meditar, nosotros y más gente de los que le conocíamos de toda la vida”, ha señalado Begoña, que lo que espera ahora es que “se resuelva” el caso y que “aparezca el cuerpo” del desaparecido

Foto portada: Agencia EFE

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí