El alcalde de Benidorm (PP) coloca en los váteres públicos del Ayuntamiento carteles indicando qué ha de hacerse “después de cagar”

1
10551
Publicidad
Publicidad

El popular Toni Pérez, el peor alcalde de la historia de Benidorm, se empieza a cubrir de gloria tras conseguir su mayoría absoluta el pasado mes de mayo. Ha colocado carteles en los váteres públicos dispersos por las plantas del Ayuntamiento avisando a la gente de algo que es evidente, tirar de la cadena después de “cagar”.

El mensajito utiliza por una parte un término escatológico, no sabemos si es que al pobre hombre no le dan para más sus conocimientos en sinónimos del verbo “cagar” que utilizamos el resto de los humanos, tal y como se recoge en cualquier diccionario, hoy en día a mano conectándose a internet.

Lo verdaderamente indignante es que, además y por si fuera poco, el alcalde ha ordenado que se añada en el texto algo que todos saben en Benidorm, y es que tiene un hijo de cuatro años, ya que fue padre en el año 2015

Aparte de utilizar términos escatológicos, el alcalde ha dado órdenes de relacionar todo con la edad de su hijo. Fotos: Antonio Zarco

Según ha tenido conocimiento Agencia6, han sido muchos los usuarios de los servicios públicos del W.C. del Ayuntamiento de Benidorm que se han dado cuenta del mal gusto, y han mostrado sus quejas verbales a los pocos funcionarios que trabajan este mes de agosto en el edificio, pese a que la ciudad es manifiestamente turística y es ahora cuando deberían estar todos en sus puestos de trabajo para atender a los cientos de miles de turistas que colman en un 92.1% los establecimientos de la ciudad.

Al efecto, recordar para quien no lo sepa, que Benidorm no está considerado un municipio turístico para el Gobierno de España. No es cosa del actual irresponsable de La Moncloa. La cosa viene de lejos, y promesas de conseguir tal honor ha pasado por manos de gobiernos del PP y PSOE sin haber logrado el objetivo, incluso cuando en Madrid hubo ministros que presumían de ser benidormenses, como Eduardo Zaplana o Leire Pajín, que nada hicieron por desentuertar el entuerto.

Toni Pérez, actual alcalde de Benidorm en una sesión plenaria de su Ayuntamiento

Estas cosas, W.C. incluído, sólo pueden pasar en Benidorm y con políticos del tallaje del actual alcalde, zompos como ellos sólos. Sin ir más lejos, hablamos de un político que es edil de su pueblo desde 1995, es decir, lleva veinticuatro años largos, camino de cinco como alcalde, y ésto es lo más brillante de cuanto se le ha ocurrido. Ver para creer.

Publicidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí