Alicante camina hacia la recesión económica tal y como delatan los datos del desempleo de julio

0
10683
Publicidad
Publicidad

Por primera vez en época estival, hay pueblos de nuestra provincia que han visto incrementar el paro. Si miramos los datos interanuales, entre julio de 2018 y julio de 2019 hay ciudades como Benidorm que sólo han visto reducir sus listas de parados en 24 personas, dos por mes. Eso demuestra tres cosas: la recesión que galopa hacia nosotros es imparable, que la temporada estival está siendo horrorosa por mucho que nos digan, y que estamos en manos de lo peor de cada casa en ayuntamientos, diputaciones y gobiernos autonómico y central.

Las oficinas del paro se preparan para lo peor que puede llegar a partir de septiembre. Fotos: A. Zarco

No es lógico que en una situación de bonanza como nos dicen los irresponsables ministrillos del irresponsable gobierno que tenemos en funciones en España, haya ciudades como Elche, Elda, Alcoy o Villena que hayan visto subir el paro entre junio y julio pasado. Pero aquellas ciudades costeras que cada año han acogido a miles de trabajadores en temporada alta, apenas han movido sus cuentas de empleados , incluso encontramos a pueblos como Altea, l´Alfàs del Pi y La Nucía donde en el último año, de julio a julio, el desempleo ha aumentado. Son síntomas irrevocables de la que se nos avecina, sobre todo cuando la casta política no quiere reconocer la realidad, y andamos como antaño con el infame Zapatero, que llegó a decir que estábamos en la “Champions” de la economía y dejó a España con 5.500.000 parados oficiales.

Alicante capital tiene en estos momentos 26.205 personas buscando empleo, y ciudades como Elche con 22.751 y Torrevieja con 6.252, junto a Alcoy con 4.906 y Elda con 5.502, muestran que las cosas por el centro y sur de la provincia no van nada bien.

Altea es uno de los pueblos donde el paro no se mueve en positivo, las cifras demuestran que algo falla en su gran industria turística

Por la costa, encontramos a su capital Benidorm con 4.124, cuando hace justo un año tenía 4.148, es decir, la bonanza económica y las obras en la ciudad no han dado resultado, ni siquiera en temporada alta. Algo pasa y no es bueno. Quizás los zotes de su Ayuntamiento tendrán que abrir los ojos para darse cuenta que la ciudad fue famosa, lo sigue siendo, pero hoy con internet, o espabilas o te comen otros destinos. Y ahí anda la cosa, que el turismo que llega a Benidorm es de lo peorcito que se pueda imaginar uno, aunque como dijo uno de sus alcaldes, Vicente Pérez Devesa, “el turista malo es aquel que no viene a Benidorm, porque quien llega, deja y genera riqueza”. Eso era en su época, hace una veintena de años, porque ahora, la miseria se apodera de buena parte de los barrios de la ciudad.

El síntoma de Benidorm lo dice todo. Una ciudad donde antaño el paro era nulo, sólo ha generado dos puestos de trabajo al mes en el último año. Sin comentarios

Pueblos como Altea, l´Alfàs, Calpe, Denia, Jávea y La Nucía están a verlas venir, con unas cifras demoledoras por malas, donde o bien seguimos como hace un año, o bien ha subido incluso la lista de parados.

Tenemos nuevos alcaldes o siguen muchos de ellos. Tenemos en Valencia un nuevo gobierno regional que ni está ni se le espera por estas tierras sureñas, y tenemos una Diputación donde han ido a caer en sus poltronas lo peor de cada familia con un presidente que, en fin, mejor nos callamos para evitar disgustos. Y no es que nos olvidemos del “pajarito” de La Moncloa, quizás sería mejor que se quedase en Doñana todo el año y dejara de decir payasadas dejando paso a otro socialista que enderece este entuerto que se nos avecina y que con esta colección de inanes, ya sabemos lo que nos espera a los de siempre, miseria. A ellos quizás ni les afecte la crisis que viene de camino, y que ni ven ni quieren ver, que es lo peor.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí