¿Dónde fue a parar el dinero enviado por Europa financiando en Plan de Carreteras 1984-1991 y cuyos viales siguen igual que hace medio siglo y colapsados por completo?

0
10439
Publicidad
Publicidad

Empezamos a hastiarnos de ver que los políticos de la Marina Baja siguen perdiendo el tiempo. Llevan ya demasiados años sin dar un palo al agua la mayoría de ellos, y empezamos a ser “la Cuba” de Europa, con un clima envidiado pero con un deterioro visible y sin que nadie lidere una mejoría en infraestructuras viarias, ferroviarias, sanitarias, culturales, medioambientales, e incluso nos atrevemos a decir que sociales y políticas. Lo peor de cada casa es lo que ha terminado gobernando en cada pueblo, con honrosas excepciones que todos sabemos quiénes son.

Hace una década que la Marina Baja es la peor dotada en camas por mil habitantes dentro de las cientos de comarcas dentro de la Unión Europea, que ya es decir para una tierra que vive del turismo. Y parece ser que poco importa a los irresponsables que gobiernan nuestros pueblos. Antes al menos reivindicaban ante Valencia este asunto, pero ahora ya se han convertido en ciegos, sordos y mudos, no sea que quien levante la voz en favor del pueblo no salga en la foto de los carteles electorales venideros.

Hace una década, Europa envió dinero para eliminar los barracones tercermundistas que eran la vergüenza en muchos colegios de la Comunidad Valenciana. El dinero se esfumó y los barracones siguen en su sitio, viendo como generaciones de niños han estudiado sin una infraestructura educativa digna, como ha sucedido en Villajoyosa. Eso hubiera sido suficiente en un país digno para fulminar a los responsables de esa fechoría, pero aquí incluso llegamos a premiar con mayorías absolutas a Camps y su séquito a principios de siglo. Pero hay que decir que tampoco ha servido de mucho cambiar a Puig, Oltra y toda la tropa que ahora gobierna en Valencia, quienes nos han abandonado como lo hizo el sucesor de Zaplana. Para ellos somos tercer mundo y sólo somos útiles para pagar impuestos.

¿Alguien puede decirnos de alguna inversión digna y responsable en los cuatro años y pico del gobierno PSOE-Compromis-Podemos en esta tierra?

Y por si faltaba poco, Europa ha vuelto a sacarnos los colores, en este caso por las deficiencias en la carretera general 332 que atraviesa nuestra comarca y que fue construida en 1929 por el dictador Primo de Rivera. Dicen desde Bruselas que es un punto negro en el tramo que va desde Benidorm hacia el norte, hacia Valencia. Europa recuerda que hubo un plan de carreteras, financiado mayoritariamente con fondos del entonces Mercado Común, para mejorar ese vial, construyendo variantes en todos los pueblos y eliminando cruces peligrosos.

Aquel Plan de Carreteras, el que en los carteles decía que estaba comprendido para el periodo 1984-1991 no se cumplió. Ahí tenemos la inexistente variante de Altea, la empantanada de Benissa y otros pueblos de la Marina Alta, pero en nuestra comarca lo poco que se ha hecho han sido chapuzas mortales, no en vano la rotonda que da acceso a l´Alfàs del Pi ya cuenta con varios muertos en su asfalto, sin contar la porquería de vial nuevo que la conecta con la vieja carretera, impropia hasta del tercer mundo. En eso sí que somos los líderes del mundo, ¡es vergonzante!

Dice Europa que la carretera N-332 en nuestra comarca es peligrosa. ¿Ustedes creen que alguno de los burriciegos alcaldes, concejales, diputados, senadores y partidos políticos va a exigir que eso cambie a medio, corto o largo plazo?. La respuesta ya se la decimos nosotros: no.

La variante de Villajoyosa olvidó construir un enlace con el Hospital Comarcal. Fue curioso que nadie se dio cuenta de ellos entre la casta política. Fotos: A.Zarco

La carretera general, en el tramo de nuestra comarca, cuenta según se viene desde Alicante, con tramos de curvas y asfalto que ni se han tocado en noventa años. La variante de Villajoyosa se hizo de forma y manera que el Tribunal Supremo sentenció en contra de unas obras hechas de aquella manera, entre otras cosas, sin accesos al hospital comarcal. El tramo de la variante de Benidorm tardó siete años en construir siete kilómetros con casi una docena de muertos por accidentes durante su ejecución. El tramo que atraviesa Alfaz es, en estos momentos, una vergüenza nacional con el caos que se produce a diario en el cruce del Albir. La zona alteana de su polígono industrial y su tramo de casco urbano es insufrible no sólo por la paciencia que hemos de tener si la atravesamos, sino que es insablubre para quienes viven en su entorno por la contaminación acústica y calidad nula en el aire que se respira.

Hace bien Europa en sacar los colores a los políticos de aquí, que aparte de enchufar a amigos y estómagos agradecidos, podrían de vez en cuando hacer algo por el pueblo, por aquellos quienes con sus impuestos pagamos el sueldo que cobran a final de mes. Pero como siempre decimos, donde no hay, no se puede sacar.

Esta es la verdad que sufrimos y padecemos los alicantinos. Y quien no lo quiera ver, será porque es candidato a formar parte de la agrupación política de burriciegos, sordos y mudos que nos mal gobiernan en nuestros pueblos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí