8.000 trabajadores de la empresa de seguridad Ombuds llevan sin cobrar tres meses mientras son abandonados por políticos, sindicatos y medios afines al régimen socialista

0
11673
Publicidad
Publicidad

Grandes centros comerciales, estaciones de tren y metro de las capitales de España, líneas de ferrocarril y aeropuertos están pendientes de las decisiones de la dirección de la empresa Ombuds, quien ha cobrado de sus clientes, y sigue sin abonar las nóminas de los tres últimos meses a la plantilla. Los afectados están dispersos por todas las provincias españolas, y están siendo ninguneados por buena parte de los grandes medios de comunicación a la vez que sienten estar abandonados por los políticos de todas las formaciones. Los sindicatos han tardado en denunciar los hechos, pero la presión de familias y trabajadores han provocado que los líderes sindicales se hayan movilizado tras el “sospechoso” posicionamiento inicial según han denunciado los propios trabajadores, algunos de los cuales confiesan estar “en quiebra”.

Resulta difícil de entender que con una recesión económica que tenemos en las puertas debido a la irresponsabilidad de políticos y empresas creadas alrededor de los poderes, y con unos sindicatos más interesados por sus prebendas antes que por la defensa de sus representados, haya en España 8.000 personas con sus respectivas familias que estén abandonadas tras denunciar que llevan tres meses sin cobrar sus nóminas sin que nadie se haya preocupado por ellos. Éso es lo que está sucediendo en la plantilla de Ombuds.

Ombuds, antaño la empresa que prestaba los servicios de escolta a cargos amenazados por ETA, suma 52 contratos públicos en los últimos años, casi todos de seguridad. Solo sus mayores adjudicaciones superan los 105 millones, entre ellos los 35,9 millones del nuevo contrato de Metro de Madrid, 14,5 millones de Renfe, 14,4 millones de Correos, 17 millones de Patrimonio Nacional y 23 millones de los centros penitenciarios. También tiene a su cargo dependencias de RTVE. Ahora, según todas las fuentes consultadas, ha presentado concurso de acreedores.

¿Dónde ha ido a parar el dinero público si sus trabajadores no han cobrado? ¿Acaso el gobierno de España y las empresas nacionales que se gestionan con el dinero de todos pueden hacer y deshacer a su capricho sin un control que frene este dislate a las primeras de cambio? ¿En manos de quiénes estamos?

Ocho mil familias abandonadas por esta empresa mimada por el Estado. ¿Quiénes están detrás y por qué se ha permitido llegar a esta situación?

Este lunes 22 de julio hay previstas concentraciones de las plantillas de Ombuds en todas las provincias de España. Apelan al sentido común y al cobro de sus honorarios, muchos de los cuales se sustentan a base de horas extraordinarias que en algunos casos consultados por Agencia6, llegan a ser de hasta sesenta horas mensuales, hablamos de casi un 50% más del trabajo habitual de una persona en cualquier empresa de nuestro país. Y eso, aunque parezca mentira, tampoco lo han cobrado. Mientras tanto, los líderes de los sindicatos representantes de las plantillas, han callado provocando indignación entre los afiliados a estas formaciones. El escándalo está servido, y una vez más, todo viene de la mano de entes relacionados con eso que llaman algunos la izquierda, el socialismo y el comunismo. Un cóctel que en este caso está arruinando si no se remedia a tiempo a 8.000 familias.

Amén de los contratos obtenidos por esta empresa con dinero público, el de todos por mucho que le pese a la ministra Carmen Calvo, Ombuds ha firmado contratos con grandes empresas privadas instaladas en España como es Carrefour, quien ya anunciado la ruptura de relaciones con la mercantil ahora en concurso de acreedores. Según han confirmado a Agencia6, los pagos los han realizado mensualmente como corresponde al contrato firmado por ambas partes, pero al parecer la gran deuda contraída por Ombuds con la Seguridad Social y Hacienda han provocado embargos que han acaparado el dinero que debería haber sido para los trabajadores.

Todos escuchamos desde la casta política que “lo primero siempre son las personas”. En este caso, se está viendo de nuevo que lo primero para ellos son Hacienda y la Seguridad Social. Si los trabajadores no tienen para comer, que se busquen la vida. A este extremos estamos llegando en España

Según han comunicado un sector de los afectados en la provincia de Madrid a Agencia6, se han producido casos de bajas de compañeros que no podían soportar más tiempo sin cobrar, y lo han hecho para buscar un nuevo trabajo para dar de comer a sus hijos y pagar los gastos que tienen todas las familias en España, como son las hipotecas y pagar impuestos confiscatorios a unos políticos que luego, llegado el caso, abandonan a los españoles como estamos viendo. Ellos, por buscar una salida a su situación dramática, saben que ya no cobrarán lo que tienen pendiente al haberse dado de baja.

Pero el caso más dramático es el de una joven empleada de Ombuds que se ha tenido que dar de baja debido a su estado de buena esperanza. La gran deuda de la empresa con la Seguridad Social ha provocado que quede desamparada desde el Estado a la hora de percibir cobros de todo lo que se le adeuda. Así lo han confirmado esta misma tarde compañeros indignados de la joven al conocer el mal trato recibido desde el Ministerio correspondiente.

Este es un tema del que habrá que seguir sus pasos en los próximos días, y por supuesto, nos debe preocupar a todos. El abandono que están sufriendo desde las altas instancias del Estado merece una reflexión por parte de todos. Y lo más lamentable, es que los medios del régimen, esos que viven a costa de préstamos multimillonarios otorgados por gobiernos de España, como es el caso de la Cadena Ser y El País, no hayan dicho palabrita de la situación de estas 8.000 familias españolas. Ver para creer.

Suceda lo que suceda, todos ellos saben que cuentan con nuestro apoyo y respaldo desde Agencia6. Seguiremos informando puntualmente de todo lo que suceda.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí