El PSOE repudia la coalición y propondrá hoy a Podemos firmar un texto programático sin su entrada en el Gobierno

0
10070
Publicidad
Publicidad

El ultimátum de Pedro Sánchez llegará hoy a manos de Pablo Iglesiasmaterializado en una «síntesis» de 38 páginas de su programa electoral del 28-A. Esgrimiento las diferencias «de fondo» con Podemos en el tratamiento de la crisis catalana, el PSOE repudió ayer —una vez más— la coalición y les ofreció un acuerdo programático. Aguantando el pulso, Iglesias acusó a Sánchez de hacer «márketing» y de poner «excusas» sin haberse movido.

La Comisión Permanente de la ejecutiva federal del PSOE apoyó ayer la postura del presidente en funciones al aprobar por unanimidad «un Gobierno monocolor» en julio y un documento programático como elemento de «cooperación» con Podemos. Fuentes socialistas acusaron ayer a Iglesias de priorizar su entrada en Gobierno antes de hablar de contenidos y «lo lógico», aseguran, es fijar el «perímetro» sobre el que trabajar y luego concretar los niveles de cooperación: «Iglesias ha exigido desde el primer momento hablar de cargos en el Gobierno», critican. Desde Podemos hacen precisamente la misma crítica a los socialistas. «No es momento de hablar de sillones», señalan en las filas moradas.

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, en una comparecencia posterior a la Ejecutiva, rechazó la entrada de Podemos en el Consejo de Ministros y volvió a explicar que en el futuro Gobierno socialista sí «tienen cabida» perfiles independientes propuestos por Iglesias. «Gobierno de cooperación sí, gobierno de coalición no», subrayó Narbona. El PSOE además mantiene la puerta abierta a que dirigentes de Podemos se integren en «segundas instancias de la Administración». Es la última oferta y desde Ferraz aseguran que no se moverán de ahí. «Es una propuesta concreta, un paso definitivo», apuntaló Narbona, que aseguró que los ciudadanos han votado un Ejecutivo en solitario.

Sánchez se reúne hoy con Iglesias a las 12.00 horas en Congreso de los Diputados, donde le presentará el documento con el que pretenden conseguir su apoyo en la investidura los próximos días 22, 23 y 25. Según explicó Narbona, se trata de un texto «abierto» que servirá de base para trabajar matices con el partido morado. Los socialistas lideran ahora el relato de la negociación; si Podemos no les apoya culparán a Iglesias de rechazar un documento progresista y de tumbar un gobierno de izquierdas en julio. Con el respaldo de su Ejecutiva, Sánchez llegará hoy ante su «socio preferente» y rival a partes iguales reforzado después de que les hayan acusado de buscar «una investidura fallida».

El texto se titula «Propuesta abierta de cooperación para un Gobierno social, feminista, ecologista, europeísta y progresista» y se asienta sobre cinco bloques temáticos: «Empleo digno y pensiones justas, feminismo y lucha contra la desigualdad social, emergencia climática, avance tecnológico y España en Europa, España en el mundo».

No obstante, no hace mención a la gestión de la crisis soberanista en Cataluña sino que desliza promover una «España autonómica en una Europa federal» sin ir más allá. «Nadie ha considerado necesario que en este documento para la investidura se haga una mención más detallada de lo que es una posición política que compartimos todos los miembros de la Ejecutiva», expresó Narbona. Sánchez aseguró el pasado jueves que el gran obstáculo para configurar un Gobierno de coalición es la postura de Podemos en la región.

El obstáculo catalán

Fuentes de la dirección de Podemos, según reveló ayer «El Periódico», se comprometieron con Sánchez a firmar un documento dándole garantías de que «asumirían con lealtad el liderazgo del PSOE en materias como Cataluña o política exterior» a pesar de defender en su programa un «referéndum pactado». De hecho, Podemos renunció a que la consulta sea una línea roja. Pero en el PSOE no confían. «Hay discrepancias, hay una postura de Podemos que difiere con el PSOE sobre la crisis catalana», aseguró, tras esgrimir que que los miembros de Unidas Podemos en la Mesa del Congreso votaron en contra de la suspensión de los diputados presospor el «procés» en mayo.

El secretario general de Podemos no cede a la presión y volverá a plantear hoy una negociación «integral» de programas y de equipos de Gobierno. «Si nosotros estamos en el Gobierno no habrá líneas rojas por nuestra parte respecto a nuestra posición sobre Cataluña», aseguró ayer Iglesias, en una entrevista en Telecinco, después de las declaraciones de los socialistas.

El líder de Podemos contraatacó asegurando que «uno puede hacer un gobierno monocolor cuando tiene mayoría absoluta», pero el PSOE no la tiene. «Se debería terminar el periodo de las excusas y ponernos a negociar un Gobierno de coalición ya», dijo Iglesias, que criticó que «después de dos meses» el PSOE llegue con «un corta-pega de su programa electoral».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí