Pedro Sánchez amenaza con nuevas elecciones en noviembre si no sale elegido presidente en julio

0
10126
Publicidad


Publicidad

Parece ser que Pedro Sánchez no va de farol y hay que empezar a creer que sus amenazas van en serio. Este fin de semana en los mentideros políticos de la capital de España se comenta que el martes venidero, dos de julio, el presidente del Gobierno en funciones anunciará dos cuestiones. La primera, la convocatoria de la fecha de investidura para este mismo mes de julio. La segunda cuestión será el compromiso firme de que renuncia a una segunda ronda de consultas y que, en la hipótesis más que probable a día de hoy que Podemos mantenga la oposición a la investidura en las dos votaciones (la de mayoría absoluta y la de mayoría simple), habrá nuevas elecciones generales sin esperar a más negociaciones ni a más presentaciones de propuestas de Gobierno al Rey. Unos nuevos comicios que se celebrarían a mediados de noviembre.

La facultad para convocar la elección del presidente del gobierno en el Pleno del Congreso de los Diputados es facultad concedida a la presidencia de la Cámara Baja, pero el socialista, en un alarde de regocijarse en su “importancia” sobre los demás, será él quien ponga fecha al acto

Entre las fechas más probables en estos momentos para la primera votación de investidura en el Congreso de los Diputados se encuentran el 10 y el 17 de julio. La del 10 no supone un problema especial salvo por la cercanía de la fecha y que, por lo tanto, la presión de los socialistas sobre Podemos para que dé el brazo a torcer y les apoye sin pedir cargos a cambio será menor. La fecha del día 17 sí implica un problema, ya que las elecciones caerían en el puente de Todos los Santos, lo que restaría participación en todas las provincias españolas.

La hoja de ruta de Sánchez: elecciones en noviembre si fracasa el primer intento de investidura

El Reglamento de la Cámara Baja determina que tras la primera votación fallida, se celebrará la segunda votación pasadas 48 horas. En esta segunda votación el resultado exigido para poder elegir presidente es exclusivamente por mayoría simple. Los números a día de hoy no salen para el bloque “progresista”, y todo apunta a que al final Pablo Iglesias cederá a las presiones, aunque nadie cree que el líder de Podemos renuncie a tener ministros en el Consejo que cada viernes se celebra en La Moncloa.

La maquinaria de unos hipotéticos comicios en otoño se podría poner en marcha en breve si Sánchez no sale elegido presidente este mes de julio. Foto: Antonio Zarco

A partir de ahí, en caso de que Podemos siga bloqueando la investidura de Sánchez también en la segunda votación de la Cámara Baja, tendrán que transcurrir dos meses desde la primera votación fallida para que la presidenta del Congreso someta a la firma del Rey el decreto de convocatoria de nuevas elecciones generales.

Y desde la promulgación de ese decreto, la fecha definitiva de las elecciones se celebrará pasados otros 47 días. Y esos plazos llevan a una fecha cercana al domingo 10 de noviembre ó 17 del mismo mes. Porque otro de los puntos que tiene claro el presidente en funciones es que el día de esas elecciones sería un domingo.

Sanchez Iglesias
Pedro Sánchez con Pablo Iglesias, en La Moncloa. Foto: Agencia6

Según algunos medios nacionales bien informados, Sánchez quiere dejar ya claro que no aceptará a Podemos en el Consejo de Ministros y que, por lo tanto, siPablo Iglesias bloquea la investidura de julio, habrá nuevas elecciones.

Porque C’s ha confirmado ya su rechazo a Sánchez. Y los 123 diputados del PSOE no llegan a soñar con la gobernabilidad ni siquiera sumados a los 6 del PNV, al escaño de Compromís, al del cántabro Revilla, o a los dos escaños de Coalición Canaria. Para llegar a los 176 escaños de la mayoría absoluta o a una mayoría simple -incluso contando con la abstención de ERC y EH Bildu, es necesario Podemos. Y quizás a estas alturas, en la cocina de La Moncloa tengan claro que unas nuevas elecciones puedan eliminar tanta incertidumbre y tanto riesgo de pactos que, sin duda, podrían acabar con la existencia de más de una formación que hoy se consideran “muy importantes”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí