El Gobierno de España y su socio preferente, Unidas Podemos, celebraron ayer la decisión del Tribunal Supremo de condenar a 15 años a la Manada

0
10073
Publicidad
Publicidad

El Gobierno se apropia de la sentencia de la Manada, mientras Podemos lo atribuye al poder de la calle. Los socialistas habían hecho bandera de una reforma para clarificar los tipos delictivos.

Desde el Ejecutivo se intento acomodar esta sentencia con la propuesta que han venido defendiendo de reformar el Código Penal bajo la máxima del «si una mujer no dice sí expresamente, todo lo demás es no». Aunque esa reforma no ha llegado a desarrollarse más ampliamente, el anuncio de la misma fue planteado por los socialistas durante la campaña electoral.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, celebró ayer la decisión del Tribunal Supremo: «Fue una violación. El fallo del Supremo sobre La Manada así lo confirma. Solo sí es sí. España sigue avanzando en la protección de los derechos y libertades de las mujeres, y no se va a detener. Porque la creímos, porque os creemos. Porque os queremos VIVAS, LIBRES, SIN MIEDO».

El reconocimiento de que «solo sí es sí» por parte del presidente vendría a reconocer que la reforma normativa que plantea el Gobierno podría no ser necesaria ninguna modificación legal, ya que el Tribunal Supremo que la ley podía haber sido mal aplicada pero que con la norma en sí se puede concluir esta sentencia. Aunque desde el Ejecutivo ayer se apuntaba a que su reivindicación pide «más claridad» en la redacción de la norma. Pero también es cierto que el Tribunal Supremo sienta jurisprudencia.

«En sintonía con el Gobierno»

El mensaje que puso la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, gran impulsora de esta reforma y de este discurso en el Ejecutivo socialista fue claro en este sentido, ya que reivindicó que la decisión se amolda a lo que estaba reivindicando el Gobierno: «El fallo del Tribunal Supremo sobre el caso de la Manada reconoce la credibilidad de la víctima y está en sintonía con la modificación legal propuesta por el Gobierno para diferenciar el delito de violación y agresión sexual, del delito de abusos», indicó la número dos del Gobierno. ¿Es entonces pertinente o no la reforma? Desde el Gobierno ayer no se transmitían certezas respecto a si este asunto seguirá siendo o no una prioridad. «Hoy se ha hecho justicia y se ha dado un paso más en la defensa de los derechos de las mujeres en España», celebró la portavoz, Isabel Celaá.

El Ejecutivo había manifestado su crítica a la primera decisión de la Audiencia Provincial de Navarra planteando estos cambios legales. En Podemos fueron menos sutiles. Se habló de Justicia franquista y patriarcal. Ayer, claro, tocaba cambiar el paso. Pero los dirigentes de la formación populista atribuyeron la decisión del Tribunal Supremo a la presión en las calles, delata su particular concepción respecto a la independencia judicial. «La Manada no fue abuso, fue violación. Millones de mujeres dijeron en las calles ‘yo sí te creo’ y por fin han sido escuchadas por la Justicia. Enhorabuena al movimiento feminista por esta victoria que no habría sido posible sin su lucha». En la misma línea, la portavoz Irene Montero indicó que «esta sentencia no sería posible sin el empuje del movimiento feminista».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí