Pedro Sánchez rectifica y acepta dos debates: el 22 en RTVE y el 23 en Atresmedia

0
10037
Publicidad

El Presidente Pedro Sánchez asegura que su intención era celebrar un solo encuentro y considera “una anomalía” que haya dos consecutivos

Publicidad

Pedro Sánchez rectifica y participará finalmente en dos debates a cuatro en televisión el lunes que viene en RTVE y el martes en Atresmedia. El escenario, inédito debido a que ambas citas se celebrarán en días consecutivos y además en la última semana electoral, era la opción que PP, Ciudadanos y Unidas Podemos preferían después de que la Junta Electoral anulara el debate a cinco, incluido Vox, que el grupo privado de comunicación iba a organizar el 23 de abril. El presidente del Gobierno resolvió su participación la tarde del jueves, cuando la celebración de los debates se convirtió en la cuestión central de la campaña.

“Voy a estar el 23 en RTVE con quien quiera debatir. Creo que la radiotelevisión pública es el lugar para celebrar el debate [ese día]”, llegó a afirmar el jueves Sánchez. El candidato del PSOE argumentó entonces que prefería un debate a cinco en el que participara Vox pero que la decisión de la Junta Electoral Central de impedirlo solo dejaba la posibilidad de un único encuentro a cuatro en RTVE. Sánchez, que sí que había dejado abierta la posibilidad de participar en otro con un formato diferente —aunque había descartado el cara a cara con Casado—, se decidió a participar en los dos consciente de que le podría penalizar no acudir al que Atresmedia pretendía celebrar.

“Todo lo que no fuera asistir se podría volver en contra. Y en ambos casos tenía que ser el presidente”, explican fuentes del partido en el Gobierno. “Había que pinchar esa burbuja y que quedase claro que nosotros queremos debatir. Estamos muy interesados en hacerlo”, añaden en el área de estrategia de la campaña de Sánchez. Desde la dirección del PSOE trasladan que los españoles “tienen derecho a escuchar a los candidatos debatir sus propuestas para España” y que, “ante la posibilidad real de que no hubiera ningún debate”, optaron por participar en los dos.

“Va a haber debate por partida doble. Vamos a ir como estamos haciendo esta campaña, con guante blanco. A explicar nuestras propuestas de justicia social, de convivencia y de lucha contra la corrupción”, ha afirmado este viernes Sánchez en un mitin en San Sebastián. “Espero que la derecha y sus tres siglas entiendan que debatir no es insultar. Visto lo visto y escuchado lo escuchado, a mí me parece bien que la cadena pública y la cadena privada Atresmedia pongan el debate fuera del horario de protección infantil por las cosas que dicen del PSOE y a mi persona”, ha remarcado en alusión a los términos que le dedican Casado y Rivera.

Declaraciones de Pablo Casado sobre la celebración de los debates, este viernes. ATLAS

Pese a su disposición a participar en las citas previstas para el lunes y el martes, Sánchez mantiene que prefería un solo encuentro a cuatro. Es más, el PSOE considera una “anomalía” la celebración de dos debates presidenciales y en dos días consecutivos. “No hay precedente alguno en la historia de las democracias occidentales de un planteamiento semejante desde la invención de la televisión. Sin embargo, si los tres partidos de oposición coinciden de nuevo en una posición conjunta, el PSOE no podrá ser acusado nunca de impedir la celebración del debate, aunque lo considere un manifiesto error impropio de una democracia establecida”, aseguró el partido en un comunicado.

A diferencia de Sánchez, los candidatos de los principales partidos de la oposición se han mostrado en todo momento dispuestos a participar en sendos debates, aunque fuera en días consecutivos. “Ante la coincidencia del PP, Ciudadanos y Unidas Podemos en mantener el debate en Atresmedia, aunque el formato haya pasado de la participación de cinco partidos a cuatro, Pedro Sánchez acepta la posición conjunta del resto de fuerzas. Debe primar el acuerdo entre mayorías, tal y como forma parte de sus principios políticos”, se pronunció el PSOE.

En vídeo, declaraciones de Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos. VÍDEO: ATLAS

El PP reaccionó a la decisión de Sánchez asegurando que se ha visto obligado a cambiar de parecer por la oposición. Casado, en un acto en Pamplona, afirmó: “Sánchez solo acierta cuando rectifica. Ha generado un gran desgaste a las instituciones públicas y ha creado una división tremenda en RTVE”.

La dirección de la corporación pública cambió la fecha prevista para su emisión del lunes al martes y la hizo coincidir con la convocatoria del grupo privado de comunicación. La decisión provocó una crisis dentro de RTVE debido al malestar provocado por una modificación que era del gusto del PSOE pero no del resto de partidos y que se tomó sin planteársela al PP, Ciudadanos y Podemos.

El equipo del presidente jugó muy fuerte y su presión —el 23 o nada— hizo que la presidenta del ente público, Rosa María Mateo, cambiara su posición, lo que provocó una inesperada tormenta interna en RTVE. El miércoles, Mateo mantenía su propuesta de celebrar su encuentro el día 22, como estaba previsto, pero se mostraba abierta al 23 “siempre que las diferentes formaciones invitadas lo consensúen entre ellas”. Pero este jueves, sin acuerdo y, según denuncian los partidos, sin ni siquiera llamarles antes de anunciarlo, Mateo hizo público un comunicado en el que cambiaba la fecha al 23, como quería el PSOE, algo que ahora ha rectificado.

Esa decisión no negociada provocó el malestar del PP, Ciudadanos y Podemos. Y algo más grave para la presidenta: una crisis interna que empezó con el rechazo del Consejo de Informativos, el órgano que representa a los trabajadores del ente público, que acusa a Mateo de adaptarse a las exigencias del PSOE.

“El Consejo de Informativos cree que RTVE debe apostar por la imparcialidad y no ajustar su programación a la propuesta de un único partido político”, señaló en un comunicado. A esta crítica se sumaron después varias estrellas de la casa como Carlos Franganillo, director del principal telediario, y sobre todo, en un tono muy duro, Xabier Fortes, destinado a ser el moderador de ese debate en la televisión pública. “Quiero expresar mi más absoluto desacuerdo con la decisión de la presidenta de RTVE de modificar la fecha fijada para el debate y pasarlo al día previsto por una cadena privada, poniendo en entredicho la imagen de independencia de RTVE por la que tanto hemos peleado”, escribió Fortes.

Los periodistas de la casa rechazaban así la decisión de su presidenta porque entienden que el ente público se inmiscuye en una batalla entre los partidos que perjudica su imagen. Mateo se quedó así sola en su decisión.

Por “este triste espectáculo”, Ciudadanos pidió la dimisión de la administradora única de RTVE. “El presidente ha tenido que rectificar por la presión de los trabajadores de RTVE y ahora sabemos por qué Sánchez quería a Mateo ahí”, reprochó José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos. El presidente de la formación, Albert Rivera, calificó de “cacicada” la actitud de Sánchez. Según el candidato de Ciudadanos, la suya ha sido una “actuación sin escrúpulos” y “ha manipulado la televisión pública”.

Para Pablo Iglesias, los trabajadores del ente público “han logrado hacer rectificar a la señora Mateo”. “Tomó una decisión incomprensible, que respondía al uso instrumental e inaceptable por parte del Gobierno”, sostiene. El candidato de Unidas Podemos reiteró su demanda de que los debates sean obligatorios. “Lo que vimos ayer fue un espectáculo terrible”, afirmó. “Estaremos en los dos debates. Ojalá no se vuelva a repetir una situación como esta”.

Los debates siempre han sido un problema en España, donde no está regulado su número ni formato en las campañas electorales. En varias ocasiones no hubo debate entre los líderes porque los favoritos, primero José María Aznar en 1996 y 2000 y después Mariano Rajoy en 2004, se negaron. Pero desde 2008, cuando José Luis Rodríguez Zapatero, entonces en cabeza, sí lo quiso, siempre ha habido un encuentro de líderes en uno u otro formato. En esta ocasión su celebración se ha complicado mucho y todos eran conscientes de que la presión era muy fuerte para que hubiera al menos un encuentro a cuatro. Al final serán dos. Y en dos días seguidos. Lo nunca visto.

FUENTE DE LA NOTICIA: EL PAÍS

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí