Estamos en Adviento, pero los políticos de España no merecen perdón

1
302
Publicidad

Por Toñi Santiago, víctima del terrorismo de ETA

Es domingo 4 de diciembre de 2022 y en España se respira ambiente navideño, siempre marcado en el calendario como un tiempo de perdón, que este año llega contaminado por todos nuestros gobernantes, desde La Moncloa hasta nuestros Ayuntamientos. No cabe ni un traidor más tanto en el gobierno como en la oposición política, todos miserables, a quienes pagamos el sueldo a fin de mes todos los españoles con impuestos confiscatorios.


El criminal de Otegi nos recordó a los españoles estos días que quien manda en España es él, porque mantener a Pedro Sánchez en la presidencia del gobierno depende del apoyo de los herederos de ETA en el Congreso de los Diputados al socialista que llegó a repetir cansinamente aquella frase lapidaria «yo no pactaré con Bildu». Y nadie hace nada por «coser» la boca de este canalla, quien además anuncia movilizaciones el Día de la Constitución, por supuesto para decirnos que no cree en ella pese a que se aprovecha de ella, y sin duda, para intentar romper España.

188 diputados igual de miserables que Otegi y Sánchez aprobaban estos días unos presupuestos generales del Estado que son, sin duda, los presupuestos de la infamia. El voto a esas cuentas, que dejan a Alicante, mi provincia, la última en inversiones per cápita durante 2023 pese a ser la cuarta generando riqueza entre las 52 de España, van a servir y garantizar que la Guardia Civil salga de Navarra. El voto nacionalista iba condicionado a tal traición a la Benemérita.


Los españoles tenemos 221 razones para sentirnos orgullosos de la Guardia Civil porque 221 agentes dieron su vida junto a cientos de personas inocentes, como fue mi hija Silvia Martínez Santiago, quienes dieron su vida en nombre de una democracia sustentada ahora por un presidente y unos socios con sus manos manchadas de sangre con tal de mantenerse en el poder. No se puede ser más miserables.


A todo ello, la ley de la ministrilla Montero nos tiene a todos aturdidos, pero nadie hace nada por enmendar el estropicio que ha efectuado un gobierno a quien tendremos que sentar en el banquillo y pedir responsabilidades ante el daño que están ocasionando a todos los hombres y mujeres de España. Es el mismo gobierno que ha eliminado la sedición como delito enmarcado dentro de un Código Penal que poco a poco empieza a parecerse más a un folleto de chistes de mal gusto que una garantía jurídica a las personas de bien. ¡Quién nos ha visto y quién nos ve a los españoles!.

Los nacionalistas siguen cobrando los pagarés que les entregó Pedro Sánchez a cambio de poder. Lo que más dolor me produce es ver que diputados que ocupan escaños en el Congreso dimanantes de todas las provincias de España, Ceuta y Melilla, apoyen a un traidor olvidándose lo que su voto supone para todos, quienes además les pagamos el sueldo a final de mes.


Han olvidado la esencia de la política, que es aplicar la sensatez, la lógica, el sentido común y el respeto a los «dueños de la finca», que somos todos los españoles. Han olvidado que ellos, los políticos, son nuestros empleados


Estamos cerrando un año donde todos acabaremos más pobres porque la gestión económica está siendo desastrosa. Somos víctimas de mentiras en cascada que nos anestesian y merman la capacidad de reacción. Aún así, estoy convencida que el pueblo español va a poner a cada uno en sus sitio más pronto que tarde.


He dicho que seremos los españoles quienes hagamos limpieza, porque la oposición a este gobierno es tan mala como la carne de pescuezo. Tanto el PP de Feijóo como la formación de Abascal andan a lo suyo. Los populares diciendo que la moción de censura llegará en mayo y seremos los españoles quienes votemos en las urnas. De traca. Los de Vox andan toda esta semana hablando de lo «requetebien» que estuvo una de sus diputadas frente a la ministrina del «sí es sí». Si el PSOE está siendo indigno, lo del PP y Vox es una fotocopia de mala calidad. De Unidas Podemos prefiero no hablar.


Todos ellos olvidan que los enemigos de España están construyendo un nuevo régimen sobre la sangre de quienes han defendido las libertades. Esto ni se puede olvidar ni se puede perdonar pese a que estemos en el mes de Navidad


Los españoles necesitamos reaccionar, y yo anuncié un paso al frente para luchar contra tanta miseria política, y hoy ratifico mi compromiso. Voy a liderar en mi provincia, Alicante, un movimiento social y político que coloque en su sitio a quienes en Madrid apoyan esta infamia pese a haber sido elegidos en una provincia denostada y maltratada. Y hablar de Alicante es hablar de casi todas las provincias españolas, porque todos conocemos las que llevan más de cuarenta años viviendo de un cuento al que debemos poner punto y final.


Ya no caben promesas de aquellos que mienten, traicionan y pisan nuestra democracia. Ahora las riendas las debemos tomar los ciudadanos. De no ser así, sabemos lo que nos espera. El día que los criminales de la ETA asesinaron a mi hija con un coche bomba en la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola, la muerte susurró en mis oídos mientras mi angelito nos dejaba para siempre por una acción criminal de quienes ahora nos gobiernan y presumen de ello.


Yo no voy a mirar hacia la dirección opuesta a la que deberían estar mirando los políticos que ni nos representan ni nos merecemos. Ni olvido ni perdono.

Toñi Santiago

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. Hay un párrafo en el que se refiere a «todas la provincias de España, Ceuta y Melilla». Ceuta y Melilla son tan españolas como Alicante y Murcia. Espero que se trate de una errata. Lo contrario, descalificaría, a mi juicio, a España Suma. Serían unos traidores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí