Abascal busca la verdad de Vox Alicante en whatsapp y audios «determinantes» antes de decidir a sus candidatos locales y autonómicos

1
868
Publicidad

OPINIÓN

No resulta fácil poder opinar sobre lo que estamos viendo en el seno de Vox Alicante en los últimos tiempos. Y no me refiero a los miles de afiliados y simpatizantes alicantinos que no quieren ni oír hablar de Santiago Abascal, Ana Vega, Mireia Moya, David García y toda la patulea infecta que ha utilizado los sentimientos de una sociedad desesperada para llegar a la poltrona, vivir del cuento, y encima, utilizar a las víctimas del terrorismo como si de golpe todos ellos hubieran olvidado la historia de España y de nuestros pueblos donde la sangre acabó con la vida de personas inocentes de manos de la banda criminal y terrorista de la ETA.

Hace unos años muchos creímos que en Vox podría existir un camino de retorno a la sensatez ante tanto desorden implantado por el gobierno socialcomunista de PSOE y Podemos, junto a un PP cómplice que no sabemos si es «el tuerto en el país de los ciegos», o es algo peor. Pero no, no ha sido así. Vox está demostrando ser más de lo mismo, escoria de la casta política como el resto de formaciones que nos han engañado y nos han metido en un callejón sin salida.

Solo hay que ver el comportamiento de la formación verde en los últimos meses, donde su líder nacional solamente se esfuerza cuando hay cámaras de televisión, ya no se le ve por los pueblos preocupándose por los problemas de los españoles. Al terremoto que supuso la salida de Doña Macarena Olona del partido, ni siquiera Abascal parece haber tenido tiempo para llamar a las víctimas del terrorismo que tanto rédito le han dado, y que puede ser su tumba a la vista de lo sucedido en Santa Pola con el comportamiento de Vox Alicante y de Don Santiago durante los actos del XX aniversario del atentado contra la Casa Cuartel de la Guardia Civil del municipio, donde hubo dos víctimas, una de ellas la pequeña Silvia Martínez Santiago.

Flores de padres y hermanos de Silvia Martínez en la Plaza que lleva su nombre en Santa Pola

Santiago Abascal negó que Vox Alicante ordenase no acudir al homenaje de la niña Silvia Martínez Santiago el pasado 4 de agosto. Lo hizo en una emisora nacional ante el estupor de quienes conocíamos la verdad porque los documentos son irrefutables. A Abascal le mintieron desde Alicante y ahora quiere saber la verdad. Whatsapps y audios recientes demuestran lo contrario. Madrid nos ha pedido esos documentos para «cortar cabezas» de quienes han protagonizado estos episodios. El pasado 12 de octubre la ruindad de ciertos políticos de Vox que acudieron a Santa Pola en el homenaje que la Benemérita hizo a la pequeña asesinada estuvo precedida por ciertas conversaciones telefónicas que merecerían ser publicadas aquí y ahora, pero no, no podemos ponernos a su altura.

Aquí pregonamos con el ejemplo y respeto a la familia de Silvia Martínez Santiago, especialmente sus padres, y en concreto su madre Toñi Santiago, quien nos confesó recientemente en la entrevista exclusiva que nos concedió, que había prometido en el último aliento de vida de su hija mientras la trasladaban en ambulancia al hospital de Alicante «hacer justicia». Fueron las últimas palabras de Toñi a Silvia, las últimas palabras de una madre a su hija.

Llevamos días con mucho dolor al saber que desde el infame gobierno de España se han acercado a las cárceles vascas a varios terroristas, entre ellos al criminal que hizo explosionar el coche bomba en Santa Pola. Ahora más que nunca es el momento de estar junto a las víctimas, y Vox ha preferido, al parecer, utilizar el dolor para prolongar su engaño ante la sociedad con un comportamiento repugnante.

David García en Santa Pola el pasado 12/10/2022

Esta semana que hoy concluye he recibido llamadas de teléfono desde el mismo lugar donde me llamaron «hijodeputa» por aquellos artículos que firmé hace un par de años contra la cúpula provincial de Vox Alicante, y que el tiempo, único juez insobornable, ha venido a darme la razón a la vista de cómo se tambalea el partido en esta provincia. Esta semana me han llamado para pedirme favores, uno de ellos que no siga atacando a David García, «el diputado obrero» alicantino que apunta a ser el candidato de Vox a la presidencia de la Generalitat Valenciana en los comicios del 28 de mayo de 2023. Podría ser que se cayese de la terna de posibles nombres que baraja Abascal, e incluso que tuviera que volver a sus trabajos del pasado y olvidarse de la política, tanto él como Ana Vega y el zompo de su marido.

Ya que los políticos no ponen cordura, creo que debemos hacerlo los ciudadanos. Agencia6 se ha convertido en una referencia para muchos españoles que confían en nosotros trasladándonos documentación comprometedora, y en este caso disponemos del material que acabaría con todos estos de un plumazo. Pero como buen católico, apostólico y romano, no voy a hacer leña del árbol caído. Perdonamos a quienes hayan podido ofendernos siempre y cuando veamos en los próximos días un reconocimiento desde Vox Alicante de su error, y por tanto, pidan perdón a Silvia Martínez Santiago, y especialmente a su madre Toñi, quien estos días sufre como pocas veces hemos visto llorar a una madre.

Dicen que rectificar es de sabios. Creo que estamos en tiempos donde debemos reconocer nuestros fallos, nuestros pecados, y nuestros tropiezos. Vox Alicante está a tiempo de comportarse de forma justa, pedir perdón y rectificar. Si no lo hiciese, que nadie dude que quienes estamos dispuestos a perdonar hoy, actuaremos de forma procedente mañana ante quienes no merecerían obtener nuestra confianza ni representarnos a los alicantinos, porque si no hicieran este acto de humildad, demostrarían que no tienen ni siquiera capacidad para representarse a sí mismos, y por tanto, mucho menos el de representar al pueblo español.

Silvia Martínez Santiago necesita la implicación de todos. Por nuestra parte aquí está tendida nuestra la mano y el perdón. La familia de la pequeña espera un gesto. Es la hora de altura de miras. No hay otra salida. Santiago Abascal, Ana Vega, David García y resto de Vox pueden lograr todo con ese pequeño gesto. El tiempo, que como siempre digo es un juez insobornable, nos dirá pronto si estamos ante gente noble o ante miserables. Ojalá sea lo primero y con ello mis ojos vean que el dolor de Toñi Santiago mengua, porque su dolor es el de todos los españoles y alicantinos de bien.

In Memoriam

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. No solo eres valiente, eres una madre coraje, que luchas contra la injusticia de una sin razón ,que las víctimas de terrorismos cruel y criminal :: Sin conciencia ni alma, estan sufriendo ,, como esta liberando a los asesinos ,,,,ya es crueldad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí